Despliega el menú
Aragón

Los masones estrenan sede en Las Delicias con la ilusión de crecer y abrirse a la sociedad

La Gran Logia de Aragón quiere romper con las ideas preconcebidas y dice que cualquier persona «buena y tolerante» puede acceder a la entidad.

Los masones inauguraron ayer las nuevas instalaciones.
Los masones inauguraron ayer las nuevas instalaciones.
asier alcorta

"Tenemos que vernos y que los demás nos vean por lo que hacemos". Con estas palabras, Jesús Aznar, Gran Maestro de la Gran Logia de Aragón, se dirigía ayer a los hermanos masones presentes en la inauguración del nuevo local que la organización tiene en Las Delicias y que duplica el espacio de las instalaciones que hasta ahora tenían en el mismo barrio.

Su apuesta por crecer, trasladar la masonería a este siglo, romper con la idea de ser una secta y sobre todo abrir la organización a cualquier persona "buena y tolerante" ha llevado a la Gran Logia de Aragón-Gran Oriente de Aragón a desmarcarse en los últimos años de la estructura de la masonería tradicional en su funcionamiento y estatutos (entre otras cuestiones, permite, por ejemplo, que haya mujeres).

"Nosotros hacemos los actos basados en el mundo real de hoy", señala Aznar. "Nuestros encuentros están llenos de contenidos de lo más diverso, como corresponde a un encuentro de libertad. Eso sí, con un método ordenado, que nos permite escuchar y ser escuchados, apostando por la eficacia del tiempo", añade.

La organización huye de los clasismos y, por supuesto, de que se les tache de elitistas, y deja claro que a esta entidad puede entrar gente de todas las ideologías y profesiones. En las reuniones, celebradas una o dos veces al mes, se habla sobre diversos temas, como la Constitución, los derechos humanos, frases del pensamiento filosófico o de la simbología masónica.

Esta apertura a la sociedad ha propiciado que la Gran Logia de Aragón haya tenido una expansión territorial en la Comunidad no conocida en las organizaciones masónicas "en los últimos años desde su legalización en la etapa democrática". En esta se engloban actualmente organizaciones más pequeñas: la del Conde de Aranda, la de Joaquín Costa, la de Juan de Lanuza y la expansión continúa ya que hay nuevos hermanos masones en Teruel, Huesca, Alcañiz y, próximamente, en Calatayud.

Quieren, en definitiva, que la organización de Aragón se conozca por la calidad humana de sus afiliados, "conectados con el tejido social", y se estreche lazos de amistad y reconocimiento mutuo con otras Grandes Logias de España y del resto del mundo. De hecho, algunas ya se han puesto en contacto con ellos para fijarse en su modelo de funcionamiento. Las reuniones de la Gran Logia de Aragón entrarían dentro de la masonería más liberal. Empiezan sus talleres apelando a la Humanidad y no al ‘Arquitecto del Universo’ como se hace en otras.

Etiquetas
Comentarios