Aragón

Feliz aniversario del paso de La Entrada

La popular imagen de Jesús montado sobre la burra cumple 75 años recorriendo las calles de Zaragoza. Este año también se conmemoran los 80 años de la destrucción intencionada del paso de Antonio Palao.

Cuando esta mañana se abran las puertas de la iglesia de San Cayetano para la salida del paso de La Entrada de Jesús en Jerusalén, se cumplirán 75 años del primer desfile procesional de este conjunto escultórico realizado por los hermanos Albareda y estrenado el día 17 de marzo de 1940. También en este mismo año se conmemora el 80 aniversario de la destrucción intencionada, al anochecer del 9 de abril de 1935, del anterior paso del mismo misterio, obra del escultor Antonio Palao Marco.

En el capítulo extraordinario celebrado el 8 de junio de 1862 por la Hermandad de la Sangre de Cristo se acordó la construcción de un paso de La Entrada de Jesús en Jerusalén, que fue contratado con el escultor Antonio Palao Marco (Yecla, Murcia, 1824-Zaragoza, 1886), miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Luis, quien lo debía tener acabado para finales de la Cuaresma de 1863. Estrenado en la tarde del Viernes Santo de ese año, constaba de siete figuras y delante de Cristo aparecía corriendo un niño, Carlos, el hijo del artista, luego afamado escultor.

Este paso fue incendiado hacia las nueve y media de la noche del 9 de abril de 1935 cuando penetraron en el antiguo garaje de pasos de la calle de Monreal uno o varios individuos con el fin de destruir todos los grupos procesionales que estaban preparados para ser trasladados a la iglesia de San Cayetano con motivo de la cercana Semana Santa. Aunque las llamas lo alcanzaron en gran parte, no quedaron muy dañadas las imágenes posteriores, principalmente las de Jesucristo, San Pedro y San Juan, aunque sí quedó parcialmente destruida la del menado niño.

Desechada en 1937 la idea de restaurar el paso de Palao, la Hermandad de la Sangre de Cristo convocó un concurso nacional para la construcción de un nuevo paso de La Entrada al que concurrieron dos proyectos. Finalmente, el elegido en noviembre del mismo año fue el presentado por los hermanos José (Caspe, 1889-Zaragoza, 1967) y Joaquín Albareda Piazuelo (Zaragoza, 1893-1968), quienes tenían de plazo para su realización hasta las celebraciones de Semana Santa de 1940.En pino de Flandes

Bendecido el nuevo paso en la tarde del Domingo de Ramos de 1940, la Hermandad de la Sangre de Cristo lo confió a la nueva cofradía de La Entrada que había sido fundada el 7 de agosto de 1938 por un grupo de empleados de banca y que el Domingo de Ramos 17 de marzo de 1940 procesionó por primera vez con sus nuevos hábitos y paso.

Inspirado en los pasajes evangélicos que narran este momento triunfal de la vida de Jesús, consta de nueve figuras sobrias y elegantes, de tamaño natural, talladas en pino de Flandes luego policromado. Centra la composición la imagen de Jesús, montado sobre la burra en el momento de la entrada en Jerusalén, rodeada de otros personajes entre los que destacan los apóstoles que caminan detrás de él y otro grupo hombres, mujeres y niños que le reciben.

Etiquetas