Aragón

Las donaciones de padres a hijos descienden un 20% en tres años

Las transmisiones de inmuebles se han reducido mientras que las monetarias se mantienen.

Las donaciones de padres a hijos descienden un 20% en tres años

Las donaciones, tanto económicas como de inmuebles, se han convertido en comunes durante los últimos años, especialmente, desde 2009 cuando la DGA decidió regular las que se realizaban de padres a hijos y las efectuadas entre cónyuges. “Desde ese momento, todos aquellos que cumplieran unos determinados requisitos podían hacer la transmisión de manera gratuita”, detalla Tomás García Cano, vicedecano del Colegio de Notarios de Aragón.

Así, en 2009 casi se cuadruplicaron el número de donaciones realizadas en Aragón, pasando de 1.612 en 2008 a 4.832 en 2009. Al año siguiente, en 2010, las trasmisiones llegaron a su punto más alto con 5.118, sin embargo, a partir de ese momento, comenzaron a descender y en 2013, tras dos años de caídas, se produjeron 4.119 donaciones, casi un 20% menos que en 2010

“La decisión de la DGA fue muy positiva y tuvo una gran repercusión en la sociedad aragonesa, ya que cada padre podía donar hasta 150.000 euros a su hijo sin tener que pagar ningún tipo de impuesto ni tasa”, sostiene García Cano. Este requisito, unido a la necesidad de que los participantes sean aragoneses y de que el patrimonio del que recibe la donación no supere los 400.000 euros, provoca que muchos ciudadanos ya no tengan que pagar el impuesto de donaciones y sucesiones que podía llegar al 34%.

El sector inmobiliario, el más afectado

Mientras que las transmisiones económicas no han variado, el descenso se ha concentrado en el sector inmobiliario. “Cuando una vivienda, que antes costaba 60.000 euros y en la actualidad se tasa en 160.000, se pone a nombre de un descendiente o del cónyuge, el antiguo dueño debe declararlo en su renta y, por lo tanto, ya no le saldrá totalmente gratuito”, puntualiza el vicedecano. Además, subraya que cuando se lo ha explicado a sus clientes, algunos de ellos han decidido no hacer la transacción por el coste que terminaba suponiendo.

La subida catastral en ciudades como Zaragoza también supone un gasto añadido para aquellos que buscan la donación como un traspaso totalmente gratuito. “Siempre que hay una donación de una vivienda, un local o un garaje, el anterior propietario debe pagar la plusvalía municipal”, sostiene García Cano. El vicedecano del Colegio de Notarios de Aragón resalta que en tiempos de bonanza esta plusvalía no era representativa, pero “ahora la gente mira más el dinero y hace las cuentas necesarias para saber si le sale o no rentable”.

Por el contrario, el perfil de los clientes que piden este tipo de servicios no ha cambiado con el paso de los años. “Generalmente son personas mayores de unos 60 o 70 años que dejan parte de su dinero o inmuebles a nombre de sus hijos, de entre 30 y 40 años”, afirma.

Adelantos de herencia o ayudas para hijos

El hecho de que desde hace cuatro años sea gratuita la donación de bienes -siguiendo los requisitos antes nombrados- ha propiciado que muchos padres adelanten parte de las herencias a sus hijos. “De esta manera ya no hay que pagar el impuesto de sucesiones, que muchas veces no es entendido por la ciudadanía”, detalla García Cano. De la misma opinión es Simón Lahoz, un abogado zaragozano especialista en este tipo de transmisiones. “Se está intentando asegurar las transmisiones de la forma menos gravosa posible”, asegura.

Otra opción es la ayuda a hijos en paro o que quieren empezar una nueva vida. “Antes para darles dinero para que se compraran una casa era necesario pagar unos impuestos, sin embargo, ahora se puede hacer de forma gratuita una vez en la vida”, destaca García Cano. Lo mismo puede ocurrir con hijos que necesitan un dinero extra ya que no cuentan con ninguna prestación por desempleo. “En todos los casos, lo que se intenta es ayudar a los descendientes”, puntualiza.

Otra promesa electoral incumplida

Cuando en 2011, Luisa Fernanda Rudi se convirtió nuevamente en la presidenta del Gobierno de Aragón, aseguró que el impuesto de sucesiones y donaciones, que regula la propia comunidad autónoma, se extinguiría. Sin embargo, tres años después y a un año de las nuevas elecciones, este impuesto sigue recaudando grandes cantidades de dinero para las arcas autonónimas, pese a las bonificaciones que está teniendo desde 2012.

"Este incremento se debe a que se está mejorando la gestión tributaria y se realizan los trámites con mayor agilidad", puntualizan desde la DGA. Así, en los últimos tres años -desde que fueran las últimas elecciones- se ha incrementado en un 31% el dinero recaudado con este impuesto. "En 2011 se percibieron 145 millones, mientra sque en 2013 ascendía a 190", señalan. 

Actualmente, este impuesto tiene una bonificación de hasta el 50% y, según aseguró la presidenta de la comunidad, durante el 2015 se ampliará. Aunque en ningún momento ha especificado los datos concretos. 

Etiquetas