Aragón

Un tercio de los hogares de Aragón no pueden disfrutar de internet de alta velocidad

A las operadoras les resulta mucho más costoso instalar los servicios en las zonas rurales.

Un tercio de los hogares de Aragón no pueden disfrutar de internet de alta velocidad

Las diferencias entre el Aragón rural y el urbano siguen quedando patentes en el acceso a las nuevas tecnologías de la información. En los municipios aragoneses de menos de 10.000 habitantes internet va más lento, y no es porque las opciones de contratar un servicio se vean limitadas, sino porque a la mayoría de las operadores no les interesa asumir los costes que supondría la instalación. Y la diferencia, con la reciente implantación de la fibra óptica en los núcleos urbanos, irá a más.

Así lo señala un reciente estudio elaborado por el comparador de precios y consumos 'online' Kelisto, quien señala que la cobertura de las grandes operadoras del país se ve altamente mermada en las zonas rurales, espacio en el que se ubican casi un tercio de los hogares habitados de la comunidad, en concreto, 161.500 según datos del Instituto Nacional de Estadística.

En estos municipios, a pesar de ofertarse ADSL, la distancia desde la conexión entre el hogar y las centrales de las operadoras hace que llegue una velocidad mucho más reducida que la contratada, algo que, en menor medida, también pasa en la ciudades. "Es un viejo caballo de batalla de las organizaciones de consumidores", explica José Ángel Oliván, presidente de la Unión de Consumidores de Aragón (UCA), que señala que un hogar que esté solamente a 4 kilómetros de la central de origen ya empieza a recibir una importante merma en la velocidad contratada al pasar antes esa distribución por otros núcleos, "algo de lo que tendrían que avisar las operadoras".

El problema, como es lógico, se amplía cuanto más recóndito y pequeño sea el municipio al que tenga que llegar el servicio, una situación en la que Aragón ? con 619 de 731 municipios con menos de 1.000 habitantes- parte con desventaja. De hecho, el último informe sobre cobertura de banda ancha en España, elaborado por el Ministerio de Industria, ya alertaba de que Aragón se situaba cuatro puntos por debajo de la media española en lo que a eficiencia en la conexiones a internet se refiere.

En la actualidad, y al menos hasta 2016, Telefónica es la única operadora que por ley está obligada a prestar el llamado servicio universal. Esto es, llevar al menos 1 mega de internet allí donde un usuario lo requiera. Eso sí, a un precio que, a falta de competencia, asciende a 24,08 euros al mes más una cuota de alta de 46 euros, montante por el que en núcleos urbanos como Zaragoza, Huesca o Teruel se pueden contratan hasta 30 Mb. No en vano, la última estadística del INE sobre uso de internet en los hogares contemplaba que, de los 146.042 hogares que carecían de internet en la Comunidad, un 26,5% lo hacía por el elevado coste que le suponía el servicio.

El objetivo 2020, 30 megabytes

La solución para esta pérdida residual de velocidad la viene a dar la transmisión por fibra óptica, un servicio que reduce en gran medida la pérdida de conectividad y que todos los operadores han instalado ya, o están empezando a instalar, al menos en Zaragoza. Y es que, parece que por el momento, la 'ultravelocidad' solo llegará a los núcleos urbanos. Como muestra, Orange por el momento solo ha empezado a tirar el nuevo cable en 12 ciudades españolas (entre ellas la capital aragonesa), mientras que ONO, que cuenta con la mayor red de fibra óptica ya instalada -motivo por el que la adquirió Vodafone hace solo unas semanas- solo distribuye a núcleos urbanos.

Con este escenario, parece complicado que en 2020 Aragón llegue a alcanzar el objetivo marcado por la Agenda Digital Europea que recomendaba que dentro de 6 años cualquier ciudadano de la Unión tuviera acceso a internet con una velocidad mínima de 30 Mbps. Un horizonte lejano, que, no obstante, la DGA planea alcanzar impulsado este mismo año un convenio público-privado para llevar internet de alta velocidad a casi 300 municipios desconectados.

Etiquetas