Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

"Falta mucha información sobre cómo tratarnos a los transexuales"

Erik, transexual zaragozano de 27 años, asesora a otros y pide un acceso más rápido a los tratamientos médicos.

Erik quiere crear una asociación de transexuales en Aragón
"Falta mucha información sobre cómo tratarnos a los transexuales"

Erik García, transexual zaragozano de 27 años, tiene clara su identidad sexual desde que era un niño. En el instituto empezó a vestir con ropas de chico. El pasado verano empezó a usar socialmente su nombre de chico y comenzó el tratamiento hormonal con testosterona. En junio quiere realizarse la mastectomía en el hospital Miguel Servet. Y más adelante espera someterse a la operación de reasignación de sexo. Pero aún deberá esperar unos años. Erik cuenta su historia y da la cara para reclamar un acceso más rápido a los tratamientos médicos y para ayudar a otros transexuales.

"Yo me sentía un chico aunque tuviera genitales femeninos. Pero estaba muy perdido, no sabía lo que me pasaba, no había mucha información. Vengo de una familia religiosa y tradicional. En 2010 empecé a informarme gracias a internet y las redes sociales. Vi claro que era transexual y fui al médico a pedir ayuda. Los transexuales no somos raros. Somos personas en las que el sexo psicológico no coincide con el físico", afirma Erik.

Ahora lleva tres años de tratamiento, primero psicológico y desde hace nueve meses, hormonal. "A mí me dieron la hormonación bastante rápido pero hay otros compañeros que llevan años esperando. No hay unos protocolos claros. Ahora en Aragón hasta los 18 años no se empiezan los tratamientos hormonales. En otras comunidades empiezan a los 16. Y están los bloqueadores hormonales para los adolescentes. Hay sitios donde se dan y hay sitios donde no. Deberían facilitarlos a los que lo solicitan. Hay mucha desinformación entre los propios médicos", apunta.

"Las cosas han cambiado mucho y aún tienen que cambiar más. Falta mucha información sobre cómo tratarnos a los transexuales. Ahora hay niños que con tres o cuatro años ya tienen claro que son transexuales y tienen el apoyo de sus familias. La ventaja de que nos estemos visibilizando es que facilitamos las cosas a los que vienen por detrás", afirma. Él está empezando a montar una asociación de transexuales aragoneses.

Mientras sigue con sus tratamientos médicos y busca trabajo, Erik asesora a otros chavales, a sus familias y a centros escolares. Recientemente fue a dar una charla a un instituto de Zaragoza para explicar a los profesores y a los compañeros de otro chico transexual cómo tratarle. El chaval se había aislado mucho y había dejado de ir a clase. "Fui con la madre de una niña transexual y les explicamos que tienen que tratarle como a uno más, respetando su identidad y su nombre. Es muy importante sentir que la gente te entiende y te apoya. Él ha vuelto a las clases, está contento y ha empezado el tratamiento médico con hormonas", explica Erik.

Erik ha tenido diferentes trabajos de comercial y teleoperador. Ahora está en el paro y buscando empleo. Tiene distintos estudios de formación profesional y cursos del INAEM de automoción, electricidad, placas fotovoltaicas y programación. Ya está en lista de espera para la operación de reconstrucción genital en el hospital Carlos Haya de Málaga. La lista de espera es de 8 años. No sabe si esperará tanto o recurrirá a la sanidad privada.

Etiquetas