Despliega el menú
Aragón

Duodécimo aniversario

El homenaje a Giménez Abad reivindica el valor de la política

Las Cortes de Aragón, como cada 6 de mayo, han acogido el homenaje al presidente del PP aragonés asesinado por ETA en 2001.

Homenaje a Giménez Abad.
Homenaje a Giménez Abad
JOSE MIGUEL MARCO

Manuel Giménez Abad fue asesinado por ETA en Zaragoza el 6 de mayo de 2001, en plena calle, cuando se dirigía desde su domicilio al campo de fútbol de la Romareda a presenciar un partido del Real Zaragoza, acompañado por su hijo Borja, que entonces tenía 16 años.

Su asesinato fue el motivo que llevó a las Cortes de Aragón a crear, al año siguiente, la Fundación Manuel Giménez Abad de Estudios Parlamentario y del Estado Autonómico, cuya actividad se ha consolidado desde entonces convirtiéndose en una "referencia inexcusable" en los estudios sobre política y descentralización, ha dicho el presidente de las Cortes y copresidente de la fundación, José Ángel Biel.

El hijo mayor de Giménez Abad, Manuel Giménez Larraz, es el otro presidente de la fundación, y durante su discurso en el acto de homenaje ha recordado emocionado a su padre y a los terroristas que "se arrogaron la capacidad de disponer de su vida, arrebatándole todo lo que le quedaba por vivir".

Además, ha dicho que hoy muchos ciudadanos exigen a sus representantes políticos que aparquen las luchas partidistas y se unan frente a la "gravísima crisis", porque la percepción que tiene la sociedad de que lo que se hace es lo contrario "agrava la concepción que tienen los ciudadanos respecto de la política".

Mientras que en el debate público parece que "todo ha quedado reducido a la crisis y el déficit", en la fundación, ha explicado, se sigue reivindicando la política "como el instrumento imprescindible y como el campo en el que pueda germinar la felicidad de los ciudadanos".

Por eso, ha asegurado Manuel Giménez Larraz, es el momento de las ideas, que ofrecen "un inmenso abanico de posibilidades para hacer política con mayúsculas".

José Ángel Biel, por su parte, ha reivindicado la vocación de servicio público de Manuel Giménez Abad, así como ha querido hacer una manifestación de agradecimiento hacia todas aquellas personas que han sufrido "absurdas e injustificables extorsiones".

Ha reconocido que los actuales "no son buenos tiempos para lo público", y ha asegurado que los miembros de la fundación son "conscientes" del "descrédito y el desvalor" de la política y lamentan "la distancia" que separa a los políticos de los ciudadanos.

El poder de los representantes públicos para acabar con la crisis es "limitado", según Biel, pero éste también ha reconocido que es "lógico" que los ciudadanos exijan soluciones a quienes han elegido.

Y su deber, ha añadido, no es otro que "servir a los ciudadanos con democracia y estado de derecho", así como "transmitir mejor" el trabajo que "todos los días" hacen los 67 diputados del parlamento aragonés.

En el acto, se ha entregado el VII Premio "Manuel Giménez Abad" para trabajos de investigación sobre el Parlamento, Juan Miguel Matheus Fernández, doctor en Derecho por Universidad Navarra, por su trabajo "La disciplina parlamentaria".

Etiquetas