Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SISTEMA IBÉRICO

Una belleza natural

La denominada Dehesa del Moncayo, perteneciente a Tarazona, fue reconocida ya en 1927 como Sitio Natural de Interés Nacional.

Esta ruta nos posibilita hermosas vistas.
Una belleza natural
PRAMES

La denominada Dehesa del Moncayo, perteneciente a Tarazona, fue reconocida ya en 1927 como Sitio Natural de Interés Nacional. Convertido más tarde en Parque Natural, en 1997 el Gobierno de Aragón amplió el primitivo espacio protegido, de tan sólo 1.389 ha hasta las 9.848 ha con que cuenta actualmente para incluir en él los robledales del monte de la Mata, los pastizales y matorrales de alta montaña del collado de Bellido, el collado del Muerto y la muela del Horcajuelo, y toda la zona cárstica de las muelas del Morrón y Beratón, las Peñas de Herrera y la plana de Valdeascones.

Salir del aparcamiento de Agramonte bajando por la carretera en dirección a Veruela. Poco después de pasar las escaleras del bar, a mano derecha, veremos nuestro sendero, bastante ancho, que asciende entre robles y pinos.

En unos 10 minutos y tras un corto zigzagueo llegamos a una bifurcación. Dejar el camino de la derecha y seguir recto unos pocos metros más hasta la denominada 'Casa Blanca' o de los Ingenieros, por cuya pista desembocamos en la carretera del Santuario.

Continuar carretera arriba. Pasaremos junto al área recreativa de la fuente de la Teja y por la fuente de los Tres Caños y llegaremos al refugio de la Paridera Alta o de Tarazona (un enorme edificio de piedra a la izquierda de la carretera), donde nos encontramos con el sendero GR 90.1 que, proveniente de Lituénigo, lleva hacia el santuario del Moncayo.

Tomar el GR que sube entre el bosque, pasa por el área recreativa de la fuente del Sacristán y cruza un par de veces la carretera antes de llegar cerca de los aparcamientos de la fuente de los Frailes (1.350 m).

Abandonaremos aquí el sendero GR 90.1, que prosigue su ascensión hasta el santuario del Moncayo, e iremos a la izquierda por la carretera hasta encontrar, en una cerrada revuelta la pista de Morca (con cadena en la entrada). Por ella, en unos 15 minutos, llegaremos al collado de la Mata (1.365 m). Desde el collado el ascenso final al cabezo de la Mata no presenta demasiada dificultad, siempre y cuando tengamos precaución y la habilidad suficiente para trepar por la tortuosa senda que, entre pinos y enebros, lleva a la cima (1.434 m), donde disfrutaremos de una hermosa vista sobre el circo de Morca y el Moncayo, y de una buena panorámica sobre el somontano ibérico.

Etiquetas