Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

PLAYA EN AGOSTO

Los aragoneses 'se mudan' a la Costa Dorada

El turismo aragonés, junto al catalán y navarro, sigue siendo el más abundante en la Costa Dorada durante los meses de julio y agosto, aunque según los hosteleros de la zona el turismo nacional cada vez gasta menos.

Las playas de la Costa Dorada son el destino favorito de los aragoneses
Los aragoneses 'se mudan' a la Costa Dorada en agosto
M. V.

Sin duda alguna los aragoneses son los que más visitan la Costa Dorada durante la temporada de verano y concretamente lo hacen a sus segundas residencias. Después de ellos, los catalanes y los navarros siguen llenando los apartamentos de Salou, Cambrils y La Pineda a partir de la segunda quincena de julio.

Una quincena que aunque no se ha cerrado todavía augura buenos resultados si vemos los datos de los primeros quince días de julio que sitúan la ocupación en torno al 85%, según la Asociación Hotelera Salou-Cambrils-La Pineda. Esta cifra es ligeramente superior a la alcanzada durante el mismo periodo del año anterior. Pero además este 85% se ha conseguido sin tener que realizar las ofertas agresivas que se aplicaron el año pasado para poder atraer a los turistas a la Costa Dorada.

El vicepresidente de la Asociación, Joan Antoni Padró, comenta que «en el 2010 se hicieron más descuentos y ofertas en servicios, como por ejemplo incluir las bebidas en las comidas, aumentar la edad de los niños gratis, etc, con el fin de conseguir que los turistas nos siguieran visitando. Con esta estrategia y en una época en plena crisis económica, obtuvimos una buena ocupación, en cambio este año estamos consiguiendo los mismos resultados sin hacer nada».

Este fin de semana es uno de los más fuertes turísticamente hablando, ya que coinciden los que finalizan la segunda quincena de julio y los que empiezan las vacaciones de agosto, que son la gran mayoría.

Las previsiones para este mes son muy buenas, aunque cueste dar una cifra, ya que el turismo nacional es el que menos previsión tiene. Según apunta Padró «contratan a última hora, hacen estancias más cortas y sobre todo gastan menos». En este sentido, el vicepresidente de la Asociación explica que el gasto por turista ha descendido mucho: «Los restaurantes, comercios, los bares de los hoteles, todos ellos notan que el turista no gasta tanto como antes. Aquí sí que se nota la crisis».

El mes de septiembre volverá a ser un mes para el turismo extranjero, principalmente para el turismo británico que es el que alarga más la temporada. Por el contrario franceses y rusos prefieren más junio y julio.

Etiquetas