TURISMO en Aragón

Los hoteles bajan sus precios, pero las reservas no remontan

El pasado mes de mayo volvieron a ofrecer las habitaciones más baratas de España.

El Gran Hotel de Jaca.
La larga temporada de esquí obliga a muchos hoteles a cerrar ahora hasta Semana Santa
LAURA ZAMBORAÍN

El sector hostelero aragonés sigue sin levantar cabeza por los embates de la crisis. Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) no son halagüeños y reflejan una tendencia al alza: nuestros visitantes se alojan menos días y cada vez apuestan más por acampar o por el turismo rural antes que por descansar en un hotel.

El pasado mes de mayo (últimos datos disponibles según el INE), los precios de las habitaciones en establecimientos hoteleros aragoneses estaban cuatro puntos más bajos que en el mismo periodo del año anterior, a pesar de que en el conjunto de España también había bajado, pero solo un 0,5.

Además, el negocio seguía sin salir del todo rentable: el precio de cada habitación ocupada al día era de 53 euros (11 menos que la media española). Solo las Islas Baleares facturaban un poco menos por habitación (52,5 euros), si bien en este destino los datos son muy estacionales, y seguramente se recuperarán en las fechas actuales.

En mayo de 2008 los establecimientos aragoneses aplicaban una tarifa media diaria de 65,6 euros (12 euros más que la actual). Este año, el de la Expo, los hoteles de cuatro y cinco estrellas alcanzaron tarifas de entre 150 y 200 euros en los meses previos a la cita internacional.

Por otra parte, si se mira cuánto dinero han ingresado en mayo los hoteles aragoneses por habitación disponible, aparece el peor dato a nivel nacional: 17,4 euros por cada una, la mitad que la media nacional y una cantidad un 7,6% inferior a la del año pasado. No obstante, la hostelería de otras comunidades autónomas ha aplicado también descuentos notables: en Galicia, los establecimientos ingresaban un 13,6% menos que el año anterior (18,3 euros por reserva) y, en Castilla La Mancha, un 10,4% menos (19,5 euros). Los mejores datos los conseguían Madrid (57,5 euros), Canarias (41,7) y Cataluña (41,4). En el caso de Aragón, además, estos 17,4 euros son casi la mitad que los 29,6 que percibían en el mismo mes de 2008.

Una caída continuada

Las reservas hoteleras en Aragón han caído en picado en los últimos años. Tras la ‘borrachera’ de ocupación alcanzada con la celebración de la Expo, durante el verano del año 2008, los gestores buscan las causas del descalabro, que son múltiples. Hay menos congresos (o, al menos, con menos asistentes), la duración de los eventos se ha reducido, el Palacio de Congresos no alcanzó las expectativas creadas entre 2008 y 2010 -según algunos de los consultados- y la crisis golpea a nivel estatal.

Además, algunos apuntan a un exceso de oferta para la demanda que tiene la ciudad. La capacidad hostelera aumentó un 40% para la Expo, momento desde el que Zaragoza dispone de más de 10.000 camas repartidas en 5.320 habitaciones de 57 hoteles de entre una y cinco estrellas.

La caída de reservas se ha logrado frenar algo en los últimos meses, pero sigue siendo una realidad, y la Semana Santa tampoco alivió la situación. El pasado mes de abril, se alojaron en hoteles aragoneses 189.778 personas y hubo 367.337 pernoctaciones. El año anterior, estas fiestas cayeron en los últimos días de marzo y principios de abril hubo entre 180.000 y 188.000 alojados, pero las pernoctaciones llegaron a ser 412.493 en marzo y a 372.493 en abril, es decir, en cualquiera de los dos meses se superaron las de la Semana Santa de 2011.

No obstante, y si el volumen de turistas aumenta, ¿dónde se alojan? La respuesta es que muchos más que antes optan por los cámpines o similares. El pasado mes de mayo, 19.767 viajeros los eligieron (2.008 más que el año anterior) y se registraron casi 46.000 pernoctaciones (6.200 más que en mayo de 2010).

Este tirón no lo comparten ni los apartamentos turísticos ni los alojamientos de turismo rural, que se mantienen en niveles parecidos a los del año anterior. Estos últimos alcanzaron un buen dato en el mes de abril, posiblemente por la Semana Santa, cuando se registraron 13.903 viajeros y 38.033 pernoctaciones. No obstante, las cifras del último mes han sido muy similares a las del mismo periodo de 2010.

Los expertos en Turismo señalan que no es contradictorio que crezca el número de visitantes y, a su vez, exista una crisis hotelera y señalan que el perfil de viajero que actualmente visita Zaragoza es el de un extranjero joven, que llega en vuelos ‘low cost’ y que prefiere ahorrar dinero en alojamiento (echando mano de albergues, hostales o casas de conocidos) para invertirlo en ocio y cultura. Esta tendencia -aseguran- se registra desde el verano de 2009 y también afecta a la restauración, dado que los establecimientos más selectos también están acusando una caída en las reservas y las ventas.Cinco estrellas, por 65 euros

La bajada de precios hace posible que una pareja que visite Zaragoza quiera alojarse en un cinco estrellas en el fin de semana del 24 y 25 de julio pueda hacerlo por 65 euros. Es el caso del Hotel Meliá, tras consultarlo en una página web. Quedarse en un tres estrellas, como el Tibur, en pleno centro, es posible por 35 euros la noche y en un cuatro estrellas, por 45 (Hotel Husa Puerta de Zaragoza).

En otras ciudades, no obstante, también se ha notado una bajada de precios notable, y solo se permiten tarifas más elevadas los destinos más turísticos.