Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

BAJO CINCA

Recuperan en una chatarrería de Tarragona las 70 toneladas de aluminio de Mequinenza

Los ladrones usaron solo dos camiones para llevar el material a Valls, por lo que condujeron durante casi 80 kilómetros con el doble de la carga autorizada

La Guardia Civil ha resuelto en un tiempo récord el robo de 70 toneladas de aluminio en el polígono industrial Riols de Mequinenza. En poco más de 24 horas, los investigadores han conseguido localizar el botín en una chatarrería de la localidad tarraconense de Valls, donde fue vendido por una quinta parte de su valor. De momento, Interior no ha cerrado la operación, por lo que no ha informado del número de detenidos ni de su procedencia. Sin embargo, el chatarrero ya ha sido interrogado por su presunta implicación en los hechos.

Según ha podido saber este periódico, el material robado de la empresa del grupo Aluzal, barras de aluminio de siete metros de largo y 600 kilos de peso cada una, fue trasladado en solo dos camiones a Tarragona. De confirmarse este extremo, los ladrones habrían cargado los vehículos con el doble del peso autorizado. Y lo que es más grave, habrían recorrido 80 kilómetros por la autopista de Barcelona (AP-2) poniendo en peligro la vida del resto de usuarios.

El exceso de peso hizo que los cacos llegaran con retraso al lugar pactado, una chatarrería situada en medio de una zona residencial con numerosos chalés. Los vecinos también debieron extrañarse por la llegada de los camiones en plena madrugada del sábado. Además, parece que parte de la carga fue depositada fuera del recinto vallado de la chatarrería. Concretamente, entre unos frutales ubicados en la parte trasera.

Según explicó ayer gerente del grupo Aluzal, Miguel Ángel Zalba, se ha recuperado toda la mercancía robada, "tanto la materia prima como las sacas de chatarra". De hecho, el empresario estuvo organizando ayer la expedición que debía volver a llevar el material desde Valls a las instalaciones de Mequinenza. "Aunque parece que ellos lo hicieron con solo dos camiones, nosotros tenemos que transportar el aluminio en cuatro", indicó.

Un botín de 40.000 euros

El dueño de la chatarrería donde apareció el material ha declarado que no sabía que la carga procedía de un robo. Al parecer, manifestó que le dijeron que llegaban desde Andalucía e incluso firmaron facturas. En cuanto al precio, pagó 40.000 euros, cuando su valor real ronda los 250.000.

Por otro lado, la Guardia Civil detuvo el pasado lunes a dos jóvenes de 24 y 32 años como presuntos autores de cuatro delitos de robo con fuerza en las cosas, perpetrados durante los meses de julio y agosto en las localidades de Boquiñeni y Tauste.

Los arrestos de A. G. B., de 24 años, y de J. M. B., de 32, ambos naturales de Zaragoza, se produjeron en Luceni y Pedrola, respectivamente. Los agentes del puesto de Gallur abrieron una investigación el pasado verano, tras tener conocimiento del robo de gasóleo de maquinarias pesadas, herramientas y otros utensilios, cuyo valor supera los 12.000 euros, en obras en construcción.

Los detenidos tienen antecedentes policiales por hechos similares, y ambos fueron arrestados ya el pasado mes de junio en Lucena de Jalón, cuando fueron sorprendidos in fraganti por funcionarios de la Guardia Civil.

La Policía Nacional informó también ayer de la detención de otras tres personas por dos robos con fuerza en la periferia de la capital aragonesa. Según fuentes de la Jefatura Superior, un hombre de 28 años, identificado como R. H. C., fue arrestado como presunto autor del robo de maquinaria agrícola en un desguace de Montañana. El botín obtenido rondaba los 3.000 euros. Por otro lado, R. B. B. y J. A. B. B., de 30 y 24 años, fueron sorprendidos en el interior de una nave industrial de la carretera de Logroño, donde entraron forzando la puerta.

Etiquetas