Despliega el menú
Aragón

COMUNIDAD DE CALATAYUD

Calatayud ha reducido un 60% su consumo de agua en 17 años

La sustitución de las tuberías antiguas ha hecho que disminuya el número de averías. Aunque hay 3.000 clientes más, el gasto es de 5.500 litros, 4.500 menos que en 1991.

La cantidad de agua que se consume en la ciudad de Calatayud se ha reducido un 60% desde 1991. Según datos de la empresa Gestión de Aguas de Aragón (GAA), concesionaria del servicio de abastecimiento y saneamiento, hace 17 años, cuando había 8.000 abonados, se gastaban 9.000 metros cúbicos al día. En la actualidad, se consumen unos 5.500 litros diarios que salen de los depósitos para abastecer a 3.000 clientes más.

"Con los 11.000 abonados que tenemos a día de hoy, deberíamos estar gastando 12.000 metros cúbicos, lo que significa que no tendríamos suficiente para el municipio", explica Pascual Lallana, jefe de GAA en Calatayud. La ciudad bilbilitana se abastece del embalse de La Tranquera, con una concesión de 7.800 metros cúbicos al día, de manera que si se hubiera mantenido el gasto de hace casi dos décadas, no llegaría el agua, ni siquiera con el suministro de otros 2.000 metros cúbicos procedentes de pozos de reserva.

La sustitución de tuberías de fibrocemento, de casi medio siglo de antigüedad, por otras nuevas y fabricadas con materiales más modernos y flexibles, ha disminuido el número de averías y la pérdida de agua. También ha contribuido al ahorro, el control diario del sistema de abastecimiento.

"Lo primero que hacemos todas las mañanas es tomar la lectura de los contadores de todos los depósitos que tenemos, y si vemos que durante dos días seguidos nos hemos ido 100 metros cúbicos, buscamos las fugas", indica Lallana.

El concejal de Servicios Públicos del Ayuntamiento, Miguel Lavilla, considera que el ahorro es "significativo" y recuerda que se contaba con una red muy vieja de tuberías. "Luego tenemos el problema de la composición del subsuelo (de yesos), en el que causaban muchos problemas los materiales con los que se hacían las redes", afirma el edil.

Hace dos décadas había que cortar el agua de los depósitos por la noche para que pudieran recuperarse y volver a abrir la red por la mañana. Menos tiempo ha transcurrido desde que las averías en las calles de la ciudad eran continuadas. "Gracias a la buena gestión y al dinero que ha invertido el Ayuntamiento hemos conseguido una cifra récord en el consumo de agua", dice Lallana.

Y aún se puede ahorrar más, según coinciden en señalar el responsable de GAA y Miguel Lavilla. Hace cuatro años, la empresa concesionaria del servicio de agua redactó un plan director para la renovación de redes según el cual habría que gastar unos 12 millones de euros. De momento, se han ejecutado obras por valor de dos millones de euros y, con la ayuda de otras administraciones, las actuaciones se prolongarán durante al menos seis años más.

La rentabilidad de la red (es decir, la relación entre la cantidad de agua que sale de los depósitos y llega a la depuradora) es satisfactoria. "Estamos en un 75%, una cifra razonable, pero tenemos que alcanzar el 85%", explicó Lavilla.

Desde el Consistorio bilbilitano se están impulsando otras medidas para reducir el gasto de agua, como la sustitución de unas 25 fuentes de salida libre por otras activadas con pulsador. Esta medida supondrá un ahorro anual de 25 millones de litros (el consumo de 250 familias). En las instalaciones municipales se irán instalando sistemas para economizar agua. Además, a los vecinos les han facilitado unos perlizadores para colocar en los grifos y, en la ordenanza que regula el precio del agua, se tendrá en cuenta el ahorro de este recurso escaso.

Etiquetas