Despliega el menú
Afición
Suscríbete

Afición

El Real Zaragoza patina en casa ante el colista

La expulsión de Enrique y las ocasiones falladas, acaban pasándole cara factura al Real Zaragoza.

Real Zaragoza: Azón, Antonio Pérez, Marcén, Ballarín, Álvarez, Carrasco, Soro (Boriko, 76), Enrique, Tresaco (Javi Pérez, 69), Albajara (Baselga, 53) y Arasa (Kike Navarro, 66).

Manacor: Jaume, Lucas, Francesc, Pau, Jeroni, Sergi, Sorell, Marcos, Iván (Llull, 53), Pere (Rentero, 91) y Javi.

Goles: 1-0, min. 14: Ballarín. 1-1, min. 80: Llull.

Árbitro: Ruiz Esquinas. Amonestó a Marcén, por el Zaragoza y a los baleares Lucas, Pau y Sergi. Expulsó por doble amarilla a Enrique, en el minuto 68.

Saltó la sorpresa en la Ciudad Deportiva, y lo hizo de manera negativa para los intereses del Real Zaragoza, que se veía sorprendido en el tramo final de partido por el último clasificado del grupo, un Manacor, que salió vivo de los momentos de mayor dominio zaragocista, para terminar llevándose un punto que deja con mal cuerpo a los de Javier Garcés.

La historia se repitió de nuevo y volvió a faltar dar la puntilla y aprovechar alguna de las oportunidades generadas, para haber hecho el segundo gol, y mandar a la lona a los baleares.

Pronto llegó el tanto local, en la primera aproximación. Soro saca un buen centro al primer palo desde la izquierda, y Ballarín, atento, lanza un disparo seco e intencionado, batiendo al meta.

Tras el gol, el Real Zaragoza siguió dominando a placer. El carrusel de ocasiones lo abrió Tresaco, que solo ante Jaume lanzaba de vaselina fuera. Un minuto más tarde, era Enrique el que cabeceaba a las manos del cancerbero. Al filo de la media hora, Soro se topaba con el larguero. El rival era un quiero y no puedo.

El Zaragoza, con uno menos

El choque entró en una fase de falta de tensión, como si todo estuviera ya decidido. Todo cambió cuando Enrique vio la segunda amarilla. El Manacor dio un paso adelante y empezó a asustar. Baselga salvó bajo palos una volea de Llull, y este mismo jugador, empataba en un pase interior, que tras pegar en el poste, entraba con suspense.

Etiquetas