Despliega el menú
Afición
Suscríbete

Afición

José Juan Aranda: "Volví a la natación porque me hace sentir bien"

El nadador José Juan Aranda.
El nadador José Juan Aranda.

Tras tres temporadas sin competir y con apenas unos meses de entrenamiento a sus espaldas, José Juan Aranda ha sido capaz en el inicio del año de batir dos récords de España máster. ¿Esperaba un regreso tan triunfal?

No creía que los récords fuesen a llegar tan pronto. Sí que me había marcado el objetivo de conseguir medallas en el Nacional, pero no de conseguir plusmarcas. Ha ido todo muy rápido

¿Qué le hizo decidirse a volver a ponerse el bañador y el gorro de baño?

En el tiempo que estuve sin competir seguí nadando, aunque también lo compaginé con el surf, otra de mis pasiones, y el running. Participé en alguna carrera popular y vi que no tenía buenas sensaciones, no conseguía estar delante y después no me sentía bien. Así que me dije que si nadando siempre había disfrutado, se me daba bien y me encontraba genial ¿por qué no volver a las pruebas populares?

De hecho, su idilio con la natación viene de mucho tiempo atrás.

Salvo, un corto espacio de tiempo que estuve en el Zoiti de Huesca porque estudiaba allí, siempre he estado vinculado a El Olivar. Empecé a nadar con ocho años y he pasado por todas sus categorías hasta ahora. También he sido monitor, socorrista, director técnico de la sección de natación y entrenador. Como nadador logré ser internacional en 1994 y batí dos récords de Aragón.

¿Ahora cómo se ha estado preparando?

He compaginado semanalmente tres o cuatro horas de natación con dos de entrenamiento fuera del agua. Es una tercera parte de los que hacía cuando competía en absoluto y he alcanzado marcas muy próximas a las de hace años.

¿Cuál ha sido su secreto?

Creo que he mantenido la técnica, además de jugar a mi favor ciertos aspectos motivacionales.

El primer récord, en cien espalda, llegó en un torneo en El Prat de Llobregat.

Fue inesperado. Me estaba suavizando tras la prueba y entonces empezaron decir por megafonía mi marca y vi a mi padre en la grada con el pulgar levantado. Sentí sorpresa, alegría y emoción.

Dos semanas después consiguió su segunda plusmarca nacional. Esta vez en 50 espalda y en el Campeonato de España Máster.

El segundo fue diferente. Mi entorno se había enterado del récord anterior y me animó mucho para volver a hacerlo. Lo conseguí por una centésima, pero no quedé muy satisfecho. También me colgué la plata en los 50 libres. La competición fue en Gijón y estuve apoyado por mi novia, mis padres y mis suegros.

¿Qué meta se marca ahora?

Me voy a centrar en el Campeonato de España de verano. Mi primera intención era acudir al Europeo, pero el lunes pasado se abrió la inscripción y el miércoles ya se habían cubierto las 14.000 plazas disponibles. Es increíble el auge que está viviendo el deporte popular.

Etiquetas