Branded
Suscríbete por 1€
EN COLABORACIÓN CON EL AYUNTAMIENTO DE TERUEL

Zonas verdes, paisajes únicos y recorridos por la naturaleza confluyen en Teruel para el disfrute de toda la familia

La ciudad cuenta con interesantes rutas que comienzan a solo diez minutos del casco histórico y que son aptas para todas las edades, como la del camino natural del río Guadalaviar.

Dos senderistas pasan por un puente en el camino natural del río Guadalaviar.
Dos senderistas circulan por las pasarelas del camino natural del río Guadalaviar.
Ayuntamiento de Teruel.

Teruel es un destino muy atractivo para multitud de planes familiares. Al encanto de Dinópolis, principal reclamo del turismo familiar, o diferentes eventos festivos, como la recreación medieval de la historia de los Amantes, se suma una oferta muy interesante en lo que tiene que ver con la naturaleza.

Ejemplo de ello son los originales recorridos que pueden llevarse a cabo a tan solo diez minutos del casco histórico y que son aptos para todas las edades, así como las amplias y llamativas zonas verdes con las que cuenta. A este respecto, destaca el Parque de Los Fueros-Ricardo Eced, ideal tanto para las personas interesadas en hacer deporte sin salir de la ciudad como para aquellas a las que les gusta disfrutar de la tranquilidad de un espacio de estas características, que a su vez incluye una gran variedad de vegetación, múltiples áreas de juegos para los más pequeños, con un gran juego infantil con forma de castillo medieval, y que se encuentra en una zona muy céntrica de la localidad, siendo considerado el pulmón verde de Teruel.

La red de senderos del parque de Las Arcillas, por su parte, cuenta con 11 recorridos diferentes, conectados entre sí, que representan un amplio abanico de posibilidades y combinaciones. La dificultad es diversa, con desniveles que van de los 0 a los 259 metros y duraciones que oscilan entre los 25 minutos y las dos horas y media.

Camino natural del río Guadalaviar

En cuanto a las rutas por la naturaleza, cabe subrayar también la del camino natural del río Guadalaviar. Muy cerca de Teruel, en el barrio de San Blas, comienza este recorrido, que cubre una distancia de unos ocho kilómetros. Para llegar al inicio, se ha de ir, saliendo desde Teruel, por la carretera A-1513 hasta San Blas. El sendero está muy bien señalizado y es muy cómodo. Asimismo, permite contemplar la flora y fauna del entorno hasta llegar al embalse del Arquillo. Allí, atravesar las pasarelas que pasan por encima del cauce permite vivir una experiencia natural impresionante que hace las delicias de los más pequeños. El propio embalse del Arquillo es otro de los grandes atractivos, al tratarse de una zona de esparcimiento en la que se puede disfrutar de actividades como el piragüismo o los recorridos en kayak y canoa, así como relajarse disfrutando del paisaje o montados en hidropedales.

La ruta Fuente Cerrada-Fuente Carrasco es asimismo una opción idónea para disfrutar de un maravilloso día de campo y naturaleza, pues se puede realizar este paseo (perfectamente señalizado y apto para todas las edades), hacer un pequeño picnic y regresar, para finalmente relajarse y refrescarse en la piscina de Fuente Cerrada.

Por otro lado, los amantes del lejano oeste también pueden tener su protagonismo gracias a la ruta del Barranco de Barrachina, de casi tres horas de duración y con 10,5 kilómetros de recorrido. Saliendo de Teruel por la N-330, en dirección a Cuenca, entre los kilómetros 299 y 298 se puede encontrar ese bonito entorno, que recuerda a los grandes clásicos del western. Además, los gigantescos cortados teñidos del característico color rojo de la arcilla llevarán al visitante directamente hasta el Cañón del Colorado.

Vía verde y Alto Chacón

La diversidad de paisajes con la que cuenta la provincia turolense puede contemplarse en su máxima expresión gracias a la vía verde. Un trazado muy fácil en todas sus etapas, adaptado a cualquier edad y a personas con movilidad reducida que puede realizarse tanto a pie como en bici y que sigue lo que en su día fue el recorrido del tren desde Ojos Negro a Sagunto, en pleno apogeo del comercio minero de hierro.

Por último, la visita al Poblado Ibérico del Alto Chacón es otra de las paradas obligadas. Una propuesta muy interesante y que ayuda en gran medida a los más pequeños a conocer la historia de sus antecesores y que permite disfrutar de unas vistas únicas del entorno de la ciudad. El yacimiento se encuentra en el extremo más occidental del macizo montañoso de La Muela, próximo a la ciudad de Teruel; y el poblado está ubicado sobre un montículo amesetado, que alcanza los 900 metros de altitud y que está rodeado de pendientes abruptas, que constituyen unas defensas naturales.

Toda la información acerca de estos y del resto de atractivos turísticos de la capital turolense puede encontrarse en la Oficina Municipal de Turismo de Teruel.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas