Branded
Suscríbete
EN COLABORACIÓN CON FEMZ

Un nuevo rumbo que marca el paso en el objetivo de la transición energética

La Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ) tiene un marcado compromiso con la descarbonización, proceso en el que sus asociados van poco a poco logrando metas.

Las empresas asociadas a la FEMZ apuestan por la descarbonización.
Las empresas asociadas a la FEMZ apuestan por la descarbonización.
FEMZ

La Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ) lleva casi 50 años creciendo al ritmo de la sociedad zaragozana. En su desarrollo han ido adaptándose a las novedades con ilusión. Son conscientes de que se enfrentan a un mundo nuevo y desde la federación han querido abanderar ese cambio y caminar hacia la sostenibilidad desde el profundo convencimiento de que es la base para la estabilidad empresarial. Por ello, han generado nuevas estructuras, equipos y estrategias para afrontar el presente y mirar al futuro de la mejor forma posible. Un ejemplo de su ansia renovadora es la apuesta por la descarbonización bajo la dirección del nuevo presidente, Benito Tesier. Para ellos escuchar las exigencias climáticas no es solo es una obligación; es un compromiso necesario para seguir construyendo una sociedad mejor.

Esta organización empresarial de ámbito provincial integra a los empresarios de las actividades del sector metal bien de forma individual o bien articulándose a través de diferentes asociaciones gremiales. En FEMZ trabajan para representar, gestionar y defender los intereses de todos ellos para seguir contribuyendo al desarrollo de Aragón.

El sector del metal es el corazón de la industria aragonesa. Aporta el 48% del Valor Añadido Bruto de la industria y genera 70.000 puestos de trabajo en la Comunidad. Conscientes de la importancia del sector dentro de la economía autonómica, desde la FEMZ entienden que deben afrontar nuevos retos para seguir siendo un actor clave. Realizan su trabajo sobre los pilares del compromiso, la transparencia, la innovación y la profesionalidad. Todo ello sin perder de vista que deben mirar al futuro desde "la responsabilidad social y sostenibilidad", apunta Benito Tesier, presidente de la FEMZ desde el pasado febrero.

Consideran que una empresa sostenible es aquella que es capaz de crear valor económico, medioambiental y social, contribuyendo al progreso de las generaciones presentes y futuras. Por ello, entre los compromisos que se marcan en esta organización como ineludibles en la nueva etapa que acaba de comenzar está impulsar un proceso de transición energética mediante la utilización en los procesos productivos de nuevas fuentes cada vez más comprometidas con el medioambiente. Además, la FEMZ ayuda a sus asociados al cumplimiento de las obligaciones medioambientales y ofrece a las empresas un servicio actualizado de normativa vigente.

La descarbonización es un proceso progresivo de reducción de las emisiones de carbono a la atmósfera. Las mismas, que en el caso de las organizaciones asociadas a la Federación de Empresas del Metal de Zaragoza son principalmente de dióxido de carbono, son consecuencia de la actividad humana y la manera en que producen su energía, así como la ganadería y la agricultura intensivas.

En esta entidad empresarial surgida a finales de los años setenta del siglo XX, han estado desde su fundación a la vanguardia en innovaciones que ayuden a sus asociados y a la sociedad en general. En este momento, son conscientes de que si logran reducir la contaminación y alcanzar las llamadas cero emisiones netas, estarán dando un paso muy importante en la lucha contra el calentamiento global. En esta línea, Tesier apunta que la industria ha sido «la primera que ha hecho un esfuerzo por la descarbonización».

Compromiso

La descarbonización es clave para conseguir que las empresas sean más sostenibles. Los asociados de la FEMZ son conscientes y ponen en práctica iniciativas para llevar a cabo una transición energética justa. Arpa EMC considera la sostenibilidad, junto con la internalización, la calidad y la innovación como uno de los cuatros pilares sobre los que sustentar su empresa. La compañía abraza el cuidado del medioambiente de la mano del hidrógeno con la mirada puesta en brindar soluciones que mejoren la vida de las personas. "El hidrógeno es el elemento más abundante en el universo. Constituye el 75% de la masa del universo", comentan. Una de las ventajas del hidrógeno, según cuentan en Arpa, es no depender energéticamente de manera excesiva de otros países ajenos a la Unión Europea.

"Al principio, no se podrá producir el 100%, pero podremos empezar con un porcentaje y después escalarlo. Si nos ahorramos un 17% de entrada, ya es un número para considerar", cuentan. Además, los beneficios del hidrógeno son extensibles a diversos campos. Según explican, se puede usar para generadores de energía en eventos, en la construcción de obras públicas, en estaciones remotas de telecomunicaciones, en agricultura para la alimentación de riegos en zonas remotas, aisladas o extensas. «También se puede emplear en bases científicas, militares o mineras en sitios remotos; en núcleos poblacionales dispersos donde tender una línea sea complicado, poco o nada rentable o en hospitales de campaña ubicados zonas de catástrofe o conflicto, donde el hidrógeno generado ‘in situ’ sea usado a través de las pilas de combustible», concluyen.

Con esta realidad en mente, Arpa quiere "ser pionera y líder de la descarbonización industrial". Por ello ha desarrollado ArpaChange, un proyecto cuyo objetivo es ayudar a empresas y administraciones a transicionar hacia la descarbonización.

En Ebroacero también consideran el cuidado al medioambiente como una pieza clave para su empresa. La ISO 14001 que obtuvieron en 2014 lo certifica. En esta línea, hace unos años pusieron en marcha una estrategia de sostenibilidad basada en criterios ESG e incrementaron las medidas en materia de descarbonización. Así, la empresa aragonesa se ha visto obligada a asumir importantes inversiones para poder desarrollar un plan de eficiencia energética enfocado a la reducción del consumo de gas y electricidad. En esta línea, ha instalado placas solares y una granalladora que ha reducido significativamente su huella de carbono. Alguno de estos proyectos lo ha realizado gracias a subvenciones, lo que les ha permitido recuperar parte de lo invertido. Pero, en otros casos, «los plazos de resolución de las subvenciones han sido más largos de lo esperado», señalan.

Asimismo, obtuvieron el sello de Aragón Circular en su primera edición y se han presentado a la primera convocatoria de subvenciones a tal efecto. Según lo recogido en el documento para optar a ellas, la compañía considera que las empresas se encuentran ante un reto que no para de crecer y que requiere un gran esfuerzo a las industrias que, hasta hace no mucho, estaban centradas en producir más y mejor. Creen que ahora se trata de producir lo máximo posible, pero consumiendo menos, garantizando la sostenibilidad y la viabilidad.

REALIZADO POR AML
Este contenido ha sido elaborado por Aragón Media Lab, unidad Branded Content de Henneo.