Despliega el menú
Branded
Comarca de el maestrazgo

Un legado histórico y natural

La comarca turolense de El Maestrazgo ofrece turismo cultural y de aventura para todas las edades.

Esta comarca turolense ofrece al viajero una experiencia única. Su notable legado histórico, su rico patrimonio cultural y su increíble naturaleza hacen de esta tierra un lugar inolvidable con identidad propia. Hacer un recorrido por los pueblos y villas del Maestrazgo es como adentrase en lo más profundo de nuestra historia a través de símbolos arquitectónicos que fueron testigos de tiempos pasados, siendo especialmente la etapa del medievo la que forja la personalidad del territorio.

Al pie de una cordillera de elevadas rocas se alza Castellote, en un pintoresco e irregular terreno natural que convierte esta pequeña localidad en un lugar mágico. Uno de sus grandes atractivos es su castillo medieval, donde tuvieron lugar algunos de los episodios más importantes de la historia templaria y carlista de la localidad. La empinada senda que sirve de acceso y los numerosos buitres que anidan en las inmediaciones le dan un toque muy especial. Siguiendo el mismo camino se llega al antiguo acueducto, desde donde se puede divisar el barranco del Llovedor, con una ermita del siglo XVIII encajada entre las rocas musgosas.

En pleno corazón del Maestrazo se encuentra La Iglesuela del Cid, una preciosa localidad atravesada por dos riachuelos y con una de las arquitecturas en piedra seca más hermosas de nuestra Comunidad. El casco urbano está presidido por la Torre de Nublos, último vestigio del antiguo castillo de los Templarios. Junto a ella se encuentra la iglesia de la Purificación, construida en el siglo XVII sobre un antiguo templo gótico, del que aún se conservan las bóvedas de la nave central y el ábside poligonal. Además, el Centro de Interpretación del Textil y de la Indumentaria aguarda una colección permanente de instrumentos, máquinas y prendas del increíble trabajo artesanal de la zona.

La villa de Mirambel, situada entre murallas, es una tranquila localidad en la que parece que el tiempo se haya detenido. En 1980, fue declarada Conjunto Histórico Artístico por ser «villa cargada de historia, que conserva en su totalidad el recinto amurallado y las notables construcciones, sin alterar la imagen y el ambiente medieval». Entre los edificios históricos más relevantes se encuentran el castillo Templario, la muralla, el convento de Agustinas o la iglesia parroquial de Santa Margarita. Esta tierra ha servido de inspiración a muchos artistas y ha sido escenario de múltiples películas, como ‘Tierra y Libertad’, de Ken Loach, cuyos escenarios pueden recorrerse gracias a una ruta creada para tal efecto.

EL PODER DE LA NATURALEZA

Fruto de la evolución geológica, las serranías del Maestrazgo están configuradas por una diversidad de preciosos paisajes naturales.La mitad septentrional de la comarca se caracteriza por formas enérgicas de relieve, barrancos profundos, crestas puntiagudas y escarpes verticales. Como representación de esta naturaleza abrupta se encuentran los Órganos de Montoro, una gran formación caliza de estratos subverticales formada por la erosión del agua a lo largo del tiempo, y cuya azarosa disposición recuerda a los tubos de un órgano musical. El roquedo calcáreo da lugar a simas y cuevas, entre las que destacan por su extraordinaria belleza las Grutas de Cristal de los Molinos. Otro de los imprescindibles es el nacimiento del río Pitarque, donde emerge el agua subterránea recogida en el deposito natural que forman las calizas de la Lastra y la Sierra de la Cañada. En el sector suroriental predominan las grandes muelas calcáreas, pesadas estructuras horizontales individualizadas por profundos valles que ha generado la red fluvial.

NO DEJES DE VER...

- ‘The silent route’. La comarca del Maestrazgo y la de Andorra Sierra de Arcos comparten el trazado de la carretera A-1702, que recorre 63 serpenteantes kilómetros a través de algunos de los paisajes más bonitos de la provincia de Teruel. Esta ruta panorámica quiere fomentar el ‘slowdriving’, conducción lenta, para poder disfrutar a cada paso del camino de un espectáculo natural en el que reinan la tranquilidad y el silencio. El nacimiento del río Pitarque, los estrechos del Guadalope o los Órganos de Montoro son algunos de los rincones más pintorescos del itineriario. Para gozar de la experiencia en toda su magnitud, vale la pena aparcar un rato el motor y continuar por los senderos a pie.

- Los restaurantes de la zona. La gastronomía del Maestrazgo se basa en la calidad y el respeto por los productos de la tierra, elaborados de una manera tradicional. Productos naturales y viejas recetas caseras, esa es la clave. Destacan el jamón curado, la cecina de toro, las conservas de cerdo en aceite de oliva, el queso de Tronchón, los adobos de conejo y perdiz con guarnición de robellones, la trucha, las tortas de alma y, por supuesto, los famosos vinos del Bajo Maestrazgo.

ANOTA EN EL CALENDARIO

- Los templarios vuelven a Castellote. Durante más de 100 años, esta localidad fue una villa templaria, cuya huella es claramente palpable entre sus calles. Cada mes de noviembre, los castellotanos realizan una recreación histórica y reviven la capitulación de la Orden del Temple ante Jaime II el 2 de noviembre de 1808.

- El Robellón. Septiembre es el mes del robellón y otras setas que se crían en los montes de la zona. La localidad ha organizado diversas propuestas entorno al mundo de la micología: descubrir las diferentes especies que se pueden recolectar, cómo se deben tratar en la cocina, otros usos...

- XVIII Ciclo de música y palabra. En octubre, las Grutas de Cristal de Los Molinos acogerán este festival, que pretende dar protagonismo a la música y la poesía en un entorno idílico.

- Ir a especial Aratur 2019.

Etiquetas
Comentarios