Despliega el menú
Branded

guía de bodas

Renovarse o triunfar: cuando seguir la tradición es lo más

¿De dónde vienen las costumbres que, a día de hoy, los novios siguen repitiendo en su boda?

Durante la ceremonia, los novios suelen intercambiar sus alianzas.
Durante la ceremonia, los novios suelen intercambiar sus alianzas.
Unsplash

El lanzamiento de arroz, llevar algo azul o el intercambio de arras son solo algunas de las costumbres que, en la actualidad, muchos novios siguen manteniendo en el día de su casamiento. Seguro que quienes estén preparando su boda se han preguntado qué tradiciones quieren seguir y con cuáles van a romper durante la celebración de su enlace, aunque para tomar esta decisión, lo primero es conocer qué simbolizan.

Las más populares

Entre los ritos más populares se encuentra el del lanzamiento de arroz a los novios tras su salida de la ceremonia oficial, pero, ¿de dónde viene esta tradición? Se cree que esta costumbre es originaria de Asia, donde se lanzaba un puñado de semillas como símbolo de fertilidad, de abundancia y de prosperidad para la pareja de recién casados. Ahora, en algunas celebraciones, el arroz es sustituido por pétalos de flores, pompas de jabón o confeti.

Vinculado a la virginidad que se exigía a las jóvenes solteras en la antigüedad, la costumbre por la que el esposo le arrebata la liga a la novia tiene que ver con la primera relación sexual que se esperaba que esta mantuviese con su marido durante la noche de bodas.

Otra de las costumbres más arraigadas es la de que los novios no deben verse el día previo a la boda ya que, de hacerlo, esto les supondría mala suerte durante su matrimonio. Esta práctica se remonta a cuando las uniones eran concertadas por conveniencia y, para evitar que el novio se arrepintiera antes del enlace y este no pudiera materializarse, la familia de la novia la mantenía fuera de su vista hasta el momento de la celebración.

Las arras matrimoniales, 13 monedas que los esposos se pasan de unas manos a otras tras el intercambio de alianzas, en las ceremonias católicas, representan los bienes materiales que, a partir de ese momento, compartirán los recién desposados, quienes además aceptan la responsabilidad de que nunca falte de nada en el hogar que van a construir juntos como matrimonio. Cada una de estas monedas simboliza uno de los 12 meses del año, y una más, que se da a la caridad.

En el caso de tratarse de personas religiosas, y si la boda va a celebrarse por la Iglesia, existe una costumbre española para asegurar prosperidad a los recién casados y un buen tiempo durante la celebración del enlace. Esta tradición consiste en donar a un convento de monjas clarisas una docena de huevos en forma de ofrenda.

Prestado, nuevo y viejo

Entre las costumbres más fáciles de seguir se encuentra la de incorporar al atuendo de la novia algo nuevo, viejo, prestado y azul. Este rito parte de la premisa de que cada uno de estos elementos tiene su propio significado, y todos ellos están dirigidos a procurarle un futuro próspero a la pareja. Lo nuevo representa el futuro de los recién casados. Lo viejo está relacionado, para la novia, con la continuidad y la conexión con el pasado y con su familia. Por otro lado, lo prestado hace referencia a compartir la felicidad de alguien que ya se encuentra casado con los futuros esposos. Para concluir, lo azul simboliza la fidelidad y el compromiso mutuo. 

Lanzar el ramo

Una de las imágenes más repetidas en las bodas es la del lanzamiento del ramo, ya que esta costumbre es una de las más internacionales y extendidas. La tradición consiste en que la recién nombrada mujer arroja su ramo a sus amigas y familiares solteras para que quien tenga la suerte de recogerlo se convierta en la siguiente en casarse, o no.

Algo azul

Como símbolo de fidelidad y compromiso de la pareja, la novia tiene que incluir algo de color azul en su atuendo durante el día de la celebración de su boda.

- Ir al especial Guía de Bodas

Etiquetas
Comentarios