Despliega el menú
Branded
noticia patrocinada

San Juan de Dios, la prueba de que un edificio 100% sostenible es posible

El proyecto energético que la empresa iEner ha diseñado para el San Juan de Dios de Zaragoza ha supuesto un ahorro de más de 400.000 euros desde su implantación y ejemplifica el potencial de las renovables.

Vista del Hospital San Juan de Dios, el primer hospital 100% sostenible.
Vista del Hospital San Juan de Dios, el primer hospital 100% sostenible.

San Juan de Dios es el primer hospital 100% sostenible y con 0 emisiones de dióxido de carbono. Desde la implantación de su sistema de eficiencia, llevada a cabo por la empresa iEner, el proyecto ha resultado galardonado con prestigiosos reconocimientos, entre ellos el Premio a la Innovación Facility Management & Services o la condición de finalista en el Primer Premio Aragonés al Emprendimiento Social por su beneficioso impacto medioambiental.

Además, ha sido seleccionado por el Servicio de Planificación Energética del Gobierno de Aragón e incluido en su boletín anual de coyuntura energética como ‘Proyecto ejemplarizante’, dado que toda la energía procede de fuentes renovables.

Todas estas distinciones han sido posibles gracias a un equipo humano de profesionales y voluntarios altamente cualificados y comprometidos con la mejora continua del Hospital San Juan de Dios, representados por su gerente Carmen Vicente y Julián Sapiña, Hermano Superior de la Orden Hospitalaria, y Pedro Hernández, director administrativo.

Las claves del proyecto

Son varias las actuaciones orientadas a favorecer el medioambiente y cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El 100% de la energía consumida por el Hospital San Juan de Dios procede de fuentes energéticas renovables, tanto la eléctrica como la térmica. Esta última, además, la geotermia etiquetada con la más elevada calificación medioambiental. Desde iEner, se fabricó un prototipo especial, pionero en su género, con diseño e ingeniería propia ajustada a las necesidades del centro hospitalario. A cierre de 2018, la geotermia había supuesto un ahorro de 400.000 euros y unas 400 toneladas métricas en emisiones de CO2.

La fototermia, que combina la energía solar térmica y la fotovoltáica, reduce la factura eléctrica

Otra de las soluciones técnicas implantadas por la empresa y que ofrece máxima eficiencia es la fototermia, que paliaría los inconvenientes de las instalaciones convencionales mediante solar térmica, pues las horas de mayor aportación solar se dan en verano durante las horas centrales del día cuando la mayoría de usuarios se encuentran fuera de su vivienda o en periodo vacacional. Contrariamente, en invierno, incapaz de generarse suficiente energía térmica, se recurre frecuentemente a la adición de anticongelantes, algunos contaminantes. La fototermia podría laminar las cargas energéticas y además, generando frío, calor, o ambos de forma simultánea. Trabajando en paridad eléctrica, cada kilowatio eléctrico generado se multiplicaría por 8,4 y resultaría posible trasladar laminando, esta energía acumulada a otro horario.

Otras de las medidas de este proyecto 100% eficiente es la reducción del impacto térmico al freático. En fase de ejecución se encuentra la instalación de unas fuentes de agua filtrada y desmineralizada para uso de pacientes, personal y visitantes, con las que se espera ahorrar unos 100.000 envases de PVC anuales y ofrecer un agua de gran calidad. También está en proyecto la rehabilitación energética de la cubierta y la envolvente del hospital, para lo cual se ha proyectado la utilización de unas ‘tejas solares’ de aspecto idéntico a las existentes, pero capaces de generar por sí mismas energía eléctrica.

Finalmente, cabe mencionar el uso del biogás y de las energías renovables para las cocinas y el control de la atmósfera, que asegura un aire respirable aséptico en todo el centro hospitalario. 

Etiquetas