Despliega el menú
Branded

Al pie del cañón para garantizar calidad y confianza

Ribawood, líder del palé de plástico en el sur de Europa, no ha dejado de innovar ni ofrecer el mejor producto al cliente a pesar de la crisis.

Vista general de la fábrica de la empresa, situada en Villanueva de Gállego.
Vista general de la fábrica de la empresa, situada en Villanueva de Gállego.
Ribawood.

Apesar de la delicada situación que han vivido en los últimos meses, muchas empresas han conseguido mantenerse a flote a base de un esfuerzo y una dedicación encomiables.

Es el caso de Ribawood, compañía líder del palé de plástico en el sur de Europa y con más de cuatro décadas de exitosa trayectoria a sus espaldas, que durante la crisis no solo no ha cesado su actividad, sino que ha tratado de reinventarse y adaptarse a la nueva situación tomando diversas medidas. "A pesar que la situación coyuntural no es la deseada, no hemos cancelado nuestros planes de inversión para este año, pues consideramos que prepararse es aprovechar las oportunidades para el futuro y lo que pueda venir. Creemos que es fundamental conseguir los mejores recursos para afrontar todo de la mejor forma posible, sin dejar de innovar ni ofrecer el mejor producto al cliente", relatan desde la familia Rivera, propietaria de la entidad.

Así, en este tiempo han priorizado los principales valores que la caracterizan: el compromiso, la sostenibilidad, el cliente, las personas y la innovación, "ya que es en estos momentos cuando hay que estar unidos y centrados en reforzar la marca Ribawood y en salir adelante", sostienen.

En este sentido, la empresa puso en marcha en la crisis acciones para combatir los efectos del virus y destinadas principalmente a posibilitar que se pueda trabajar de la forma más segura posible en los sectores a los que pertenecen sus clientes, especialmente los de primera necesidad, como el de la alimentación.

De esta forma, suministraron 60.000 metros de tejido TNT para la confección de batas, patucos y otros materiales sanitarios. Asimismo, para los trabajadores de la empresa se tomaron una serie de medidas especiales con las que garantizar su seguridad y comodidad, como el aporte de medios a todo el personal que estaba teletrabajando, el cambio en el horario de los turnos para que comenzasen y concluyeran con diez minutos de desfase para evitar el contacto entre empleados, el cambio en el sistema de fichaje para evitar que se plasmasen las huellas dactilares o el suministro de EPIs a toda la plantilla.

Sin embargo, y a pesar de los intensos trabajos de las últimas semanas, el esfuerzo por parte de los miembros de Ribawood no cesa. "Es momento de reinventarse y de buscar nuevas oportunidades manteniendo la misma filosofía familiar pero acordes con el carácter internacional de la compañía. Son tiempos de hacer alianzas y de trabajar en conjunto para aprovechar la experiencia de todos", concluyen desde la familia Rivera.

- Ir al especial 'Empresas familiares de Aragón'.

Etiquetas