Despliega el menú
Branded

ESPECIAL TALENTO ARAGÓN JOVEN 2020

¿Qué habilidades se necesitan para triunfar en el mundo laboral?

Los expertos en gestión de los recursos humanos hablan de las ‘hard and soft skills’, que van más allá de los conocimientos prácticos y teóricos.

La organización es clave para alcanzar los objetivos.
La organización es clave para alcanzar los objetivos.
Unsplash

Hace algunos años, los expertos en la gestión de los recursos humanos identificaron y comenzaron a darle valor entre sus plantillas a las conocidas como ‘soft skills’, habilidades de los trabajadores que van más allá de sus conocimientos prácticos y teóricos.

Este término, junto al de ‘hard skills’, importado del inglés, se refiere a las habilidades personales que desarrollan los profesionales a lo largo de la vida y que les ayudan, de manera indirecta, a sacar el máximo partido a su potencial como trabajadores. Al contrario de las ‘hard skills’, que son, por definición, las capacidades puramente profesionales, este tipo de habilidades se encuentran al margen del empleo elegido, aunque pueden jugar un papel importante en el éxito o fracaso del trabajador en el mundo laboral.

Por eso, existen profesionales con un alto nivel de ‘hard skills’ que no consiguen progresar en su carrera. Esto se debe a que no han desarrollado y ejercitado habilidades necesarias para optimizar su talento y convertirlo en un valor diferencial dentro de la empresa.

‘Soft skills’

Trabajo en equipo, capacidad de adaptación, creatividad, organización, pensamiento crítico, inteligencia emocional, dotes comunicativas y liderazgo son, según un informe de la empresa de trabajo temporal Randstad, las ocho ‘soft skills’ necesarias para triunfar en el mercado laboral.

En muchos puestos de trabajo es habitual que un mismo proyecto sea gestionado entre varios miembros del equipo. Por eso, la facilidad para tratar con compañeros, adaptarse a sus ritmos y aprovechar las virtudes de cada uno para alcanzar el objetivo común es una de las capacidades más valoradas entre los profesionales de cualquier sector.

Adaptarse a los cambios y transformaciones constantes a los que están sometidas las organizaciones, acelerados por las novedades tecnológicas y la digitalización, es fundamental para mantenerse actualizado. Ser capaz de salir de la zona de confort y asumir riesgos es otra de las capacidades más valoradas por los equipos de recursos humanos a la hora de seleccionar a un candidato. Como la creatividad, que, al contrario de lo que pueda parecer, es una cualidad que puede desarrollarse con el tiempo.

Para alcanzar los objetivos de la manera más eficaz y eficiente posible, una buena organización es prioritaria. Por eso, quienes trabajan con una correcta planificación alcanzarán con mayor facilidad sus metas. Por otro lado, uno de los grandes valores que aportan las personas a las empresas es su capacidad de razonar y aplicar la lógica con el fin de mejorar los procesos productivos y tomar decisiones. Por eso, quienes poseen pensamiento crítico son capacer de desarrollarse a la vez que ayudan a crecer a la organización a la que pertenecen.

En cuanto a la emociones, aquellos que conocen las suyas y son capaces de convertir sus impulsos en frenos aportarán a la empresa un valor adicional. Cualidades como la empatía, el autoconocimiento o el optimismo son elementos intangibles con los que cualquier organización quiere estar vinculada.

Un buen nivel de comunicación dentro de un equipo de trabajo contribuye a afrontar de mejor manera los retos y los contratiempos que van surgiendo y a ganar en productividad, ya que evita roces y malos entendidos entre los miembros del grupo. Por eso, mantener una actitud abierta con los demás, escuchando y siendo claro con las demandas y peticiones que desean hacerse, es básico para ayudar al mejor funcionamiento del conjunto. Esta habilidad es especialmente importante en aquellos que desempeñan funciones de responsables dentro de las compañías o gestionan equipos humanos.

Por último, la habilidad de liderazgo, que va más allá de dirigir a un equipo, es esencial para conseguir que el grupo funcione como un engranaje perfecto. Los buenos líderes son aquellos que conocen a cada uno de los profesionales que trabajan con ellos, siendo capaces de potenciar sus virtudes y fomentar el trabajo en equipo.

- Ir al especial 'Talento Aragón Joven 2020'

Etiquetas
Comentarios