Despliega el menú
Branded

especial obra nueva

¿Qué claves hay que tener en cuenta para comprar una casa de obra nueva?

En ocasiones, las gestiones necesarias para la adquisición de una vivienda pueden resultar algo complejas. Para que este tipo de procedimientos cuenten con todas las garantías, numerosos expertos recomiendan tener muy presentes una serie de aspectos legales como los contratos.

Los expertos aconsejan recopilar toda la información disponible sobre la vivienda para poder comprobar en el futuro si se ajusta a lo anunciado.
Los expertos aconsejan recopilar toda la información disponible sobre la vivienda para poder comprobar en el futuro si se ajusta a lo anunciado.

Comprar una casa es, sin duda, uno de los momentos más importantes en la vida de una persona. Un proceso cargado de ideas e ilusión pero también de nervios y estrés. Estas sensaciones se deben a menudo a los numerosos trámites que han de realizase para este tipo de operaciones y que, en ocasiones, pueden resultar algo complejos. Con el fin de que el procedimiento sea lo más sencillo posible pero que cuente igualmente con todas las garantías, los expertos recomiendan prestar especial atención a una serie de aspectos legales muy relevantes.

El primero de ellos es el contrato. En primer lugar, antes de realizar la compra de una vivienda, es importante que las partes firmen un contrato con validez legal donde se pongan por escrito las condiciones que han pactado, para asegurar personal y legalmente la opción de compra. Con la firma de este documento por parte de los vendedores del inmueble (particulares o agencias) y los compradores del mismo, se asegura la operación mientras se gestiona el préstamo hipotecario.

Ese contrato para formalizar la compraventa puede ser de diferentes tipos: privado de compraventa –por el que se pacta en firme la operación, obligando al vendedor a entregar la vivienda y al comprador a pagar el precio acordado–, de señal o arras –que formaliza por escrito la entrega del comprador al vendedor de la señal o garantía de compraventa–, promesa de compraventa –que da derecho al comprador y al vendedor de exigir el cumplimiento de lo pactado– u opción de compra –que permite la compra en una fecha determinada y con un precio pactado en el caso de que el comprador no la pueda adquirir en el momento actual–.

Información

Otro de los consejos más importantes que dan los expertos en este sentido es el de revisar y guardar toda la información disponible sobre la vivienda, incluyendo los folletos publicitarios, ya que estos tienen carácter contractual y pueden servir para comprobar en el futuro si el inmueble se ajusta o no a lo anunciado.

Cabe destacar que el promotor debe entregar toda la información sobre las viviendas –planos, memorias de calidades, fechas de entrega...–. Un conjunto de datos que se recogen en el libro del edificio, un manual que conviene leer con detenimiento antes de tomar la decisión final sobre la compra. 

Asimismo, y en base a la nueva ley hipotecaria, el cliente ha de acudir obligatoriamente al notario antes de la firma de la hipoteca con la entidad bancaria con el fin de recibir asesoramiento gratuito sobre las condiciones del préstamo. Tras comprobar que la documentación entregada por el banco es correcta y que el comprador ha entendido los términos del préstamo, emitirá un acta notarial imprescindible para autorizar la escritura de la hipoteca.

Por último, y según la Ley orgánica de la edificación, conviene recordar que existe una garantía de un año en los acabados, tres años en lo referente a las instalaciones y diez para los vicios ocultos o defectos que afectan a la estabilidad y seguridad del edificio, o sea, que presenten desperfectos de obra importantes en la estructura. Pero cabe subrayar que esos plazos empiezan a contar desde la fecha del certificado de fin de obra.

Subrogar la hipoteca

Una de las ventajas de adquirir una vivienda de obra nueva es la de subrogarse a una hipoteca ya negociada por la promotora en una condiciones más ventajosas que si se compra una casa usada a un particular. 

El pago inicial para poder entrar en la vivienda nueva puede hacerse mes tras mes durante la obra, de forma que, llegado el momento de la entrega, el cliente ha desembolsado ya el 20% del precio. Por el contrario, en la compra de una casa de segunda mano, este 20% tiene que estar inmediata y totalmente disponible para la escritura, ya que el banco no suele financiar más del 80% del valor del inmueble. 

Además, si se subroga al préstamo, el comprador de una vivienda nueva se ahorrará el coste de la tasación, puesto que ya está realizada por la promotora.

- Ir al especial 'Obra nueva'.

Etiquetas
Comentarios