Despliega el menú
Branded
noticia patrocinada

Naturalidad para recordar siempre

Fotocracia inmortaliza la naturalidad de una boda sin artificios 

Novia captada por los fotógrafos de Fotocracia cambiándose el calzado en el gran día
Novia captada por los fotógrafos de Fotocracia cambiándose de calzado en el gran día.
Fotocracia

Una boda es uno de los acontecimientos más especiales en la vida de una pareja, pero los nervios pueden jugar malas pasadas cuando no dejan saborear cada uno de los momentos del día y encima se escapan las horas.

Casi no da tiempo a disfrutar todo lo que sucede, por eso existen las grandes fotografías que ayudan a recordar los instantes más especiales de la ceremonia. «Las fotos deben servir para recordar, incluso revivir, los momentos y emociones de un día único», así lo explica Manuel Medrano, responsable de Fotocracia, una empresa de fotografía que inmortaliza con naturalidad el día más importante de los novios, sin artificios. «Tratamos de contar la historia vivida con la misma técnica que un foto-periodista: sin intervenir y captando la realidad, del modo más bonito posible», apunta Medrano.

Y es que sin naturalidad no hay emociones. Esto lo tiene muy claro Fotocracia, que se encarga de capturar los momentos que surgen de un modo espontáneo, sin obligar a los novios a posar. «A la gente no le gustan los posados o tener que preocuparse en su gran día», explica Fotocracia.

El reportaje de una boda es una inversión para toda la vida y la base de tus recuerdos en el futuro. Para lograr la naturalidad en estas historias personalizadas, Fotocracia se reúne con los novios en varias entrevistas previas a la boda para conocerlos y saber qué destacar en sus imágenes.

Trato personalizado 

Todo lo que sea importante para la pareja tendrá un trato preferente en el día del ‘sí quiero’. «Nosotros tratamos de reproducir del modo más fiel lo que vemos en una boda», destaca Medrano.

En Fotocracia siguen la historia de los novios para documentar la boda y que el gran día dure para siempre. Además, para que el resultado sea bueno, la empresa se implica en cada uno de los trabajos y vive las ceremonias de manera intensa como todos los invitados

«Poca gente se casa sin asegurarse antes que va a tener un montón de imágenes de ese día para recordar durante toda la vida», señala Medrano, ya que «lo único que te queda, aparte de la pareja, son las fotos», apunta.

Los profesionales de Fotocracia recorren Aragón para inmortalizar cada una de las bodas como se merecen. Pero no solo en la comunidad aragonesa, también en el resto de España.

Aunque desde Fotocracia prefieren capturar los momentos más naturales de una boda, sin interferir en el gran día, muchas parejas también eligen lugares de ensueño para los posados post-ceremonia tan de moda. «Siempre existe un momento después de colocar las alianzas en el dedo para fotografiar a la pareja aprovechando la ventaja de tiempo que poseen los novios, la emoción y la relajación tras el ‘sí quiero’», explica el responsable de Fotocracia.

Convertir la ceremonia en algo único no tiene porque tener fecha de caducidad, gracias a unas buenas fotografías puede durar para siempre.

No existe detalle que no capture una cámara

Las cámaras de Fotocracia no se perderán ni un solo momento importante de una boda. En celebraciones de entre 100 y 300 invitados se desplazan hasta dos fotógrafos. Uno de ellos se centra en el novio y su entorno, mientras que el otro hace lo mismo con la novia. De esta manera, ningún detalle se desenfoca ni se escapa y todas las emociones se inmortalizan.

- Ir a la Guía de Bodas 

Etiquetas