Branded
Suscríbete

'mujeres'

Marta Robles: "En la vida no hay que buscar el éxito, sino la excelencia"

Su pasión por la escritura, su talento y su capacidad de trabajo son sus señas de identidad.

La escritora y periodista madrileña Marta Robles
La escritora y periodista madrileña Marta Robles
Ángela Retortillo

Desde que comenzara su carrera profesional haciendo unas prácticas mientras estudiaba Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, su trayectoria en el mundo de las letras ha crecido de manera exponencial. La revista Tiempo, Telemadrid, Cadena SER, Antena 3, Onda Cero, La Razón, la Agencia EFE, TVE… Además de una amplia experiencia en diversos medios de comunicación, Marta Robles ha escrito más de una quincena de libros, desde novela negra hasta autoayuda.

¿Cuándo supo que quería ser periodista?

En realidad, no había pensado en ser periodista; siempre quise ser escritora. Pero tenía un novio que me convenció para que estudiara periodismo porque decía que tenía una gran capacidad para la comunicación. Y es cierto que, desde el primer momento en el que empecé la carrera, el veneno del periodismo se me metió en las venas y no ha salido hasta hoy. Por eso siempre digo que, aunque un día me dedique solo a la escritura, siempre seguiré siendo periodista y seguiré teniendo esa vocación de traducir el mundo y conseguir que sea un poco mejor.

Ha trabajado en prensa, radio, televisión… ¿Con qué se quedaría?

Antes que cualquier otra cosa, soy escritora. Es lo que quería ser de niña y lo que siempre he sido. Empecé en prensa escrita y nunca la he abandonado, e igual que escribí mi primera novela a los 16 años (está sin publicar, por suerte, porque es muy mala), casi no recuerdo un día de mi vida sin escribir. De hecho, publiqué mi primer libro en 1991 y desde entonces hasta ahora he escrito diecisiete… Nunca me gustó elegir entre la radio y la televisión porque es como hacerlo entre papá y mamá. La televisión es inmensa, porque las imágenes son un milagro. Pero la magia de la radio y esa relación casi íntima e inmediata con los oyentes es inigualable.

¿Qué le diría a esos jóvenes que están estudiando Periodismo ahora mismo?

Lo mismo que a cualquiera, que tienen que poner la misma pasión y el mismo interés en el trabajo que hagan para cualquier medio, sea grande o pequeño. La vocación se demuestra teniendo iniciativa y dedicando el alma entera a cualquier trabajo. Yo presento mis libros con el mismo entusiasmo en un auditorio con dos mil personas que en una reunión con doce lectores.

Su primera novela de ficción fue ‘Las once caras de María Lisboa’, un libro de relatos de mujeres. ¿Cómo se enfrentó a ese proceso creativo?

Me adelanté al tiempo en el que los libros tenían nuestras historias de protagonistas. Son once relatos con una filosofía común: María Lisboa somos todas. Solo nos diferencia el lugar en el que nazcamos y de quién nos enamoremos.

Antes de escribir ese libro llevaba ya, no lo recuerdo bien, cinco o seis de no ficción. Para entrar en la ficción esperé a sentirme preparada, tanto porque no quería decepcionar como escritora como por el gran respeto que tengo a la literatura, que ha sido siempre mi vía de escape y mi manera de vivir dos veces.

Enfrentarme a la ficción fue algo muy natural. Para escribir lo importante es tener algo que contar y una manera personal de hacerlo, que logre emocionar. Y eso fue lo que me planteé y me sigo planteando cuando escribo.

‘Pasiones carnales’, su último libro, es un ensayo novelado. ¿Qué podemos encontrarnos entre sus páginas?

Es un paseo por la trastienda de la historia de España, por los amores de los reyes y poderosos que han determinado los acontecimientos y cuyas pasiones, que son las que mueven el mundo, no aparecen en los libros de texto. Si hay algo que determina el comportamiento de los seres humanos es el amor. Ese sentimiento único y preciso que todos buscamos y en torno al cuál están la pasión, la lealtad, la deslealtad, la traición y hasta el asesinato. Las pasiones nos mueven a todos, pero mientras las nuestras solo nos afectan a nosotros, las de los poderosos afectan también a aquellos sobre los que ejercen el poder. Las grandes decisiones no se toman ni en los campos de batallas ni en los despachos; se toman en las distancias cortas.

Elegir la estructura de ensayo novelado tenía la finalidad de incluir datos certificados de los doce siglos que recorro, desde Rodrigo hasta Alfonso XIII, aportar mi punto de vista y ofrecer al lector esa parte de ficción, construida sobre las investigaciones y lecturas infinitas que han servido para que conozca bien a los protagonistas y pueda interpretarlos.

¿Prefiere escribir ficción o no ficción?

La ficción para mí siempre es un paso más, ya que cuenta con el misterio de la imaginación o de la reinvención de la realidad. Pero lo cierto es que escribir ficción o no ficción me provoca la misma satisfacción. Muchas veces he pensado que la ficción puede ser más conmovedora y más eficaz a la hora de mover nuestros endurecidos corazones, pero la realidad es que también puede ocurrir desde la no ficción, cuando está contada de manera literaria, es decir, bien estructurada y con un mensaje interesante para el intelecto y para el alma.

¿Escritores a los que admire?

Mi lista es interminable. Borges, García Márquez, Jane Austen, Patricia Highsmith, T.S. Elliot, Carlos Zanón, Chandler, Camus… En fin, se me ocurren estos ahora mismo pero son tantos los escritores a los que admiro... Entre ellos, por cierto, a mi querida Paloma Sánchez Garnica, finalista del Planeta y grandísima escritora.

La experiencia es un arma muy valiosa y es de suponer que a lo largo de su vida profesional ha aprendido muchas lecciones que le han servido de ayuda. Si pudiera hablar con su yo de 20 años, ¿qué consejo le daría?

El mismo que acabo de señalarte para cualquier profesional que esté empezando en el periodismo y, en realidad, en la vida: que le ponga la misma pasión y entusiasmo a todo lo que haga independientemente de que sea más “importante” o menos. Y que tenga iniciativa. Solo la pasión, la iniciativa y el hacer las cosas lo mejor que sabemos y podemos nos dejan satisfechos. ¿El éxito? Puede llegar o no, y además es un impostor. No hay que buscar el éxito sino la excelencia. Es lo que yo he hecho toda mi vida. Y no me ha ido mal…

¿Podría mencionar alguna mujer que haya influido en su carrera profesional?

Muchas, pero señalaré tres grandes. Nativel Preciado, a quien conocí en la redacción de la revista Tiempo cuando entré en prácticas y ella ya era una grande; Carmen Posadas, a quién conocí en mis inicios como reportera cuando ella publicó su primera novela, y Charo Ruiz, a quien también conocí cuando era yo muy jovencita y ella ya llevaba tiempo persiguiendo el sueño de ser una gran diseñadora de moda. La influencia de las tres ha sido esencial en mi trayectoria profesional y también en la personal. También la de mi abuela, una mujer extraordinaria que combatió los prejuicios de su tiempo y que sacó adelante a su familia tras sacarse unas oposiciones y convertirse en una mujer moderna pese a haber nacido a principios del siglo XX.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión