Branded
Suscríbete por 1€
noticia patrocinada

La voz de una empresa que cumple diez años en China

Fersa Bearings empezó su implantación en el mercado chino en 2008 con un agente comercial. Actualmente, su sede representa el 29% de su producción del grupo

Una de las líneas de producción de la fábrica de Fersa Bearings en Jiaxing.
Una de las líneas de producción de la fábrica de Fersa Bearings en Jiaxing.
Fersa

Fersa Bearings nació hace más de cincuenta años en Zaragoza, donde contaba con dos pequeños talleres familiares y, hoy por hoy, es una multinacional española especializada en soluciones de rodamientos para automoción. La clave de su éxito radica en tres pilares: su cultura corporativa, su apuesta por la innovación y la tecnología y un fuerte impulso a la internacionalización.

Esos mismos pilares fueron la clave para su implantación en China en el año 2011, cuando la compañía abrió su primera fábrica fuera de España en la ciudad de Jiaxing. Este proceso de expansión en el país fue gradual: antes de la fábrica contaron con un agente comercial en 2008, un almacén en 2009 y una oficina comercial en 2010. Con la apertura del centro de producción en Jiaxing en 2011, Fersa buscaba fabricar desde China para el mercado local. La sede supuso un impulso importante para la compañía, pasando en 2018 a representar un 6% de la facturación global y un 29% de la producción del grupo.

El grupo empresarial también cuenta desde 2017 con una segunda planta en la ciudad china de Shenyang, a través de una ‘joint venture’ con un socio local. Esta planta va destinada a la producción de rodamientos para aplicaciones industriales destinadas a la marca NKE.

¿Por qué China?

El mercado del automóvil chino es el primero a nivel mundial. Esa fue la motivación principal de Fersa para estar presente en el país. Su primer gran cliente fue la entrada como proveedores oficiales del gigante asiático SAIC Motor, la mayor empresa automotriz de China, que en 2016 ascendió al puesto 41 en la lista de las 500 empresas más grandes a nivel mundial elaborado por la revista Fortune. En Fersa, comenzaron ofreciendo rodamientos de rueda para el modelo Maxus D90. A este le siguieron otros modelos como el Maxus G 10 (uno de los de furgoneta más vendidos de China), el V80 y el T60.

El mercado del automóvil chino es el primero a nivel mundial. Esa fue la motivación principal de Fersa para estar presente en el país 

Actualmente en la compañía han puesto en marcha una iniciativa para suministrar rodamientos para los camiones FAW. Se trata del primer gran proyecto como proveedores de equipo original de camión en China y comenzará a finales de este año.

Proyectos para hoy y mañana

La compañía se encuentra inmersa en un fuerte proceso de transformación digital a nivel mundial, para los cuales va a invertir más de seis millones en la mejora de sus plantas productivas. Fersa acaba de invertir en dos líneas totalmente automatizadas en las plantas de Steyr (Austria) y en la fábrica de la capital aragonesa.

Solo esta última ha supuesto una inversión de cuatro millones de euros y será la encargada de producir los rodamientos para ejes de Mercedes-Benz después del acuerdo alcanzado con el gigante alemán Daimler a principios de este año 2019.

Para Fersa es un paso importante en la apuesta por la fabricación de rodamientos de alta precisión, con un producto complejo y una alta responsabilidad. El proyecto abre las puertas a Fersa a nuevos proyectos de Mercedes-Benz en el resto del mundo, incluidas sus fábricas de China. En este país, se está incorporando una tercera línea destinada a aplicaciones industriales de gran tamaño ‘offhighway’, que estará destinado, principalmente, al suministro de rodamientos para Caterpillar. Contará con maquinaria de última tecnología y todos los avances de la industria 4.0.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión