Día mundial del reciclaje

La UE dice adiós a ciertos envases de plástico

A partir del 1 de enero de 2030, la Unión Europea prohibirá el uso de algunos tipos
de plásticos para frenar el aumento constante de los residuos.

Las nuevas medidas de la Unión Europea incluyen objetivos de reducción de envases (5% para 2030, 10% de aquí a 2035 y 15% para 2040).
Las nuevas medidas de la Unión Europea incluyen objetivos de reducción de envases (5% para 2030, 10% de aquí a 2035 y 15% para 2040).
FREEPIK

Un ciudadano europeo genera casi 190 kilos de residuos generados por envases al año. Así lo recogen los datos de 2021 que, en total, se traducen a 84 millones de kilos al año. Teniendo en cuenta los 66 millones que se generaban en 2009, se trata de un crecimiento constante que prevé alcanzar los 209 kilos en 2030 si no se toman medidas.

El Parlamento Europeo, respondiendo a las expectativas ciudadanas de construir una economía circular, ha tomado cartas en el asunto y ha aprobado una nueva legislación que no solo fomenta los envases reciclables, sino que también prohibirá el uso de algunos plásticos de un solo uso con el objetivo de conseguir reducir su producción progresivamente: un 5% en 2030, un 10% para 2035, y hasta alcanzar un 15% en 2040.

Se restringen los envases de un uso de alimentos y bebidas, de productos de higiene y las bolsas de plástico pequeñas

El nuevo reglamento también busca disminuir los envases innecesarios, por lo que, además de exigir a los países miembros la reducción de sus residuos en particular, la Unión Europea establece una ratio máxima de espacio vacío del 50% para los envases colectivos, de transporte y de comercio electrónico.

Envases prohibidos

Catalogados como envases de un solo uso, los plásticos que recojan frutas y verduras sin procesar, los alimentos y bebidas que se sirven en cafeterías y restaurantes, los de porciones individuales (condimentos, salsas, crema, etc.), los envases pequeños de productos de higiene personal y las bolsas de plástico de menos de quince micras quedarán restringidos a partir del 1 de enero de 2030. No obstante, para prevenir efectos nocivos contra la salud de sus consumidores, el reglamento prohíbe las "sustancias químicas eternas" (sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas o PFAS) por encima de determinados umbrales, para envases que están en contacto directo con los alimentos.

Según las nuevas normas, todos los envases, a excepción de los de madera ligera, corcho, textil, caucho, cerámica, porcelana y cera, tendrán que ser reciclables cumpliendo unos criterios estrictos. El objetivo, además, es conseguir que de aquí a 2029 el 90% de los envases de bebidas de plástico y metal de un solo uso, de hasta tres litros, se recojan por separado.

Este tipo de medidas, como bien expuso la ponente y miembro del Parlamento Frédérique Ries, "impulsarán la innovación e incluyen exenciones para las empresas más pequeñas. Ahora apelamos a todos los sectores industriales, los Estados miembros y los consumidores para contribuir a la lucha contra el exceso de envases".

REALIZADO POR AML
Este contenido ha sido elaborado por Aragón Media Lab, unidad Branded Content de Henneo.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión