Branded
Suscríbete
en colaboración con JCV SHIPPING

Apoyo profesional y planificación para salir adelante

Desde JCV Shipping, dedicada al transporte marítimo de mercancías, destacan las claves para poder exportar en el contexto actual.

La previsión es uno de los principales puntos en los que se ha de poner la atención con el fin de minimizar las demoras que se están sufriendo en los tiempos de tránsito.
La previsión es uno de los principales puntos en los que se ha de poner la atención con el fin de minimizar las demoras que se están sufriendo en los tiempos de tránsito.
JCV Shipping

Una de las patas más importantes del sector es el transporte marítimo de mercancías, un ámbito que sigue inmerso en una situación de gran incertidumbre a causa de la pandemia del coronavirus.

"Los desajustes que se produjeron en la cadena logística marítima a partir de febrero de 2020 como consecuencia del confinamiento en China y que provocaron un efecto dominó agravado por eventos puntuales como el bloqueo del Canal de Suez todavía persisten. Retrasos, precios de transporte en máximos históricos y la falta de espacio en los barcos o contenedores disponibles son algunas de las consecuencias que seguimos sufriendo", explica Óscar Calvo, director general de JCV Shipping, empresa dedicada a esta actividad desde hace más de 25 años.

En cuanto al futuro del sector, la clave estará en la forma en la que se comporte el virus y en las medidas que tomen los diferentes gobiernos al respecto. "Si cuando la variante ómicron golpee China sus autoridades confinan a la población, volveremos a la casilla de salida: paralización de la actividad y acumulación de pedidos que, cuando esta se retome, bloquearán de nuevo la cadena logística y provocarán cuellos de botella que harán que todo se colapse. Si, por el contrario, la actividad se mantiene, oferta y demanda se irán ajustando y, con ello, los servicios recuperarán sus plazos de tránsito habituales y los precios niveles más bajos", indica Calvo.

Exportaciones

Teniendo en cuenta el escenario actual y dada su amplia experiencia en este campo, desde la empresa recomiendan a las compañías del ámbito que quieran exportar tener mucha previsión y planificación para minimizar las demoras que se están sufriendo en los tiempos de tránsito, las esperas desde que se contrata un embarque hasta que se consigue espacio en un barco determinado y que pueden derivar en incumplimientos con los compromisos adquiridos.

"Es importante tener cuidado con la validez de las ofertas, pues las navieras están dando, en la mayoría de los casos, validez de un mes a sus cotizaciones y podemos encontrarnos con variaciones importantes de un mes para otro que hagan que los costes se incrementen por encima de nuestros cálculos", manifiesta Calvo, quien añade que su consejo en este sentido es separar la validez del precio del producto puesto en fábrica de la del precio de transporte.

Una digitalización y trazabilidad que ayuden a tener el control de los embarques y detectar incidencias que permitan dar una calidad de servicio es otro de los puntos clave, así como apoyarse en los profesionales del sector. "Los transitarios somos cada vez más necesarios. Las navieras han apostado por la digitalización sin tener en cuenta a sus clientes, implantando complejas plataformas, centralizando la gestión y minimizando el personal de atención, lo que hace cada vez más difícil el contacto", concluye el director general de JCV Shipping.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.