Despliega el menú
Branded
Suscríbete

Tercer Milenio

EN COLABORACIÓN CON INFINITIA

Infinitia y BSH Electrodomésticos, empresas a la vanguardia de la innovación en materiales

La colaboración, establecida en 2014, se centra en la Ingeniería Forense y se espera que la startup se convierta en el servicio técnico oficial de materiales de BSH.

La colaboración entre Infinitia y BSH se centra en dar respuesta a necesidades específicas en el campo de la innovación en materiales.
La colaboración entre Infinitia y BSH se centra en dar respuesta a necesidades específicas en el campo de la innovación en materiales.
Infinitia

La multinacional BSH Electrodomésticos España colabora con distintas startups y empresas para dar respuesta a necesidades específicas en el campo de la innovación en materiales, que solo pueden satisfacerse a través de su cooperación con socios externos. Entre ellos, y con una colaboración estable desde 2014, se encuentra la startup Infinitia.

Ubicados en la fábrica del centro de Innovación Corporativo de BSH en Montañana (Zaragoza), espacio que combinan con su oficina en la sede de Impact Hub, también en Zaragoza, en Infinitia están especializados en Ingeniería Forense, área que complementan con la Innovación en Materiales, el Diseño Estratégico y el Prototipado. “La combinación de estas tres áreas y especialización en el sector industrial es lo que nos hace diferentes”, remarca Javier Sanz, CEO de Infinitia.

La Ingeniería Forense, su especialidad, centra e instituye la cooperación con BSH. Así lo destaca Sanz: “Los departamentos de calidad suelen ser capaces de resolver la mayoría de los problemas cotidianos, gracias a su experiencia y conocimiento de sus productos. No obstante, en ocasiones surgen casos complejos que requieren un profundo conocimiento en diferentes campos de la ciencia de los materiales para poder dar con la clave y resolverlos”.

En 2020, Infinitia facturó unos 750.000 euros

“La función de Infinitia es dar respuesta a las necesidades del Grupo BSH”, según explica Fernando Planas, jefe del departamento de Tecnología en el centro de Innovación Corporativa de BSH. “Estas necesidades pueden originarse en cualquier fase del proceso, desde fases tempranas con un producto en pre-desarrollo, hasta fases más avanzadas como la mejora de su calidad, reducción de costes o incluso ayuda en la propia línea de producción. Día a día se producen roturas, desgastes inusuales o problemas estéticos que debemos solucionar. Trabajar con Infinitia nos ayuda a generar gran parte de las hipótesis y soluciones que necesitamos. Son el ‘CSI de los materiales’”, explica Planas.

La denominada ingeniería forense es la responsable de descifrar los enigmas que de otro modo serían imposibles de averiguar. Aglutinar lo que Planas define como un “conocimiento global” sobre el material y el producto es “muy complicado”. “Lo habitual”, matiza el jefe de BSH, “es disponer de una amplia formación en la fabricación de plásticos y sus propiedades, o bien conocer cómo se comporta el electrodoméstico en casa del usuario y, por tanto, saber qué le pasa a la pieza. Es difícil profundizar en ambos campos a la vez. Con Infinitia en nuestro equipo podemos atacar ambos frentes”.

Existen fábricas de BSH por todo el mundo, sin embargo, cuando se originan situaciones que se salen de su día a día “son las áreas corporativas las que dan la respuesta”, puntualiza Planas. La ubicada en Zaragoza ha aumentado su importancia con el paso de los años y de ser el destino de las “llamadas” en España, en la actualidad también gestionan un alto nivel de consultas transmitidas desde todos los países con presencia de BSH en el mundo.

Futuro servicio técnico oficial de materiales de BSH

Infinitia cuenta con 16 trabajadores en plantilla, entre ellos ingenieros industriales, mecánicos y químicos. En cifras del 2020, al acabar el año se facturaron unos 750.000 euros, tras registrar un incremento en la cifra de negocio, respecto a 2019, del 70%. En cuanto al número de casos, se están realizando en torno a 25 servicios anuales, con un crecimiento promedio anual entre el 20 y el 40 %.

Selección de materiales y proveedores para asegurar una mayor durabilidad, problemas de corrosión en piezas metálicas por incompatibilidad con algunos limpiadores o la rotura parcial de piezas plásticas por desviación en las propiedades del material son solo algunos ejemplos de casos en los que se ha trabajado. Se suelen abordar los problemas a través de tres pasos: diagnóstico previo, hipótesis y validación experimental. Por último, análisis de riesgos y selección e implantación de soluciones.

Desde el punto de vista de los expertos en ingeniería forense de Infinitia, Vanesa Rodríguez y Javier Graus explican que la estrecha colaboración con BSH “aporta un conocimiento profundo del sector electrodomésticos desde dentro”, lo cual permite a la startup aragonesa seguir aprendiendo, a la vez que aporta su conocimiento para resolver los problemas que llegan de fábrica o mercado.

Se espera que Infinitia se convierta en el servicio técnico oficial de materiales de BSH, aunque en la práctica ya ejerzan como tal

“Nos sentimos parte del equipo del centro de Innovación Corporativa de BSH”; palabras que se traducen en una colaboración que facilita la comunicación con los clientes para poder resolver las necesidades que surgen de la forma más rápida y eficiente, ya que “confían en nosotros y saben que les aportamos valor”, según relatan Rodríguez y Graus.

“Disponer de acceso a las instalaciones y laboratorios que la multinacional posee en Zaragoza nos permite abordar multitud de proyectos de gran complejidad” añade Sanz. “Es una relación win-win que nos permite trabajar en temas y con tecnologías muy interesantes, así como realizar contactos y estar en foros de discusión relevantes a nivel nacional e internacional”.

La evolución de Infinitia es muy positiva y sus planes futuros pasan por convertirse en el servicio técnico oficial de materiales de BSH, aunque en la práctica ya ejerzan como tal.

Etiquetas