Branded
Suscríbete por 1€

día mundial del medioambiente

Especies exóticas invasoras, una de las
principales amenazas para la biodiversidad

El Ejecutivo autonómico está ultimando el nuevo catálogo de especies amenazadas, que actualizará un texto que tiene más de 15 años y que hará que el urogallo o el visón europeo se incluyan en el epígrafe de ‘en peligro de extinción’.

Suelta de ejemplares de milano real en La Alfranca por parte de alumnos del colegio Tío Jorge.
Suelta de ejemplares de milano real en La Alfranca por parte de alumnos del colegio Tío Jorge.
Asier Alcorta.

Constituyen uno de los principales problemas que amenazan los ecosistemas naturales y la biodiversidad existente en el planeta en la actualidad y son la segunda causa de pérdida de biodiversidad. No en vano, las especies exóticas invasoras, tanto de flora como de fauna, suponen un gran peligro para la conservación de las especies autóctonas.

En este sentido, el Gobierno de Aragón trabaja en diversas líneas para afrontar los problemas derivados de esta situación, con una estrategia que se basa en los ejes de la prevención, la detección temprana y el control y la mitigación. La información juega un papel clave en este tipo de medidas, razón por la cual existe la página web www.invasara.es, en la que se pone a disposición de los ciudadanos datos de interés referentes a las especies invasoras.

A este respecto, el Ejecutivo autonómico está ultimando el nuevo catálogo de especies amenazadas, que actualizará un texto que tiene ya más de 15 años y que, por ejemplo, hará que el urogallo o el visón europeo se incluyan en el epígrafe de especies ‘en peligro de extinción’, donde ya se encuentran desde hace años el quebrantahuesos, el cangrejo de río, el oso pardo o el milano real.

El nuevo catálogo simplificará las categorías y solo mantendrá dos: ‘vulnerable’ y ‘en peligro de extinción’, por lo que desaparecerán otros subtítulos como ‘sensible a la alteración del hábitat’ o ‘de interés especial’, aunque las especies que las integraban quedarán reubicadas en otras categorías, tal y como han explicado desde el departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente.

El futuro decreto prevé un incremento de especies declaradas en peligro de extinción, que pasa de 26 a 42 (un 61% más). Aragón contará así con hasta 360 especies de fauna y flora silvestre en régimen de protección especial, es decir, 131 más que en 2006, que es la fecha de la última revisión de este inventario de plantas y animales. La mariposa ‘euchloe bazae’, el visón europeo o la orquídea ‘epipogium aphyllum’ se integrarán en esta lista, en la que también figuran la avutarda, el urogallo o la ‘margaritifera auricularia’.

Cabe destacar que, según una investigación llevada a cabo el pasado año por miembros de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos y la Universidad de Valencia, la población de urogallos en el Pirineo aragonés ha descendido un 58% entre los años 2000 y 2017. Se calcula que apenas quedan 50 machos reproductores de urogallo en el Pirineo aragonés, por lo que la especie ha entrado a formar parte del máximo grado de protección, del que gozan ya otras especies muy mermadas como el cernícalo primilla o el llamado ‘picapinos’.

Flora autóctona

El nuevo catálogo también incluye numerosas especies vegetales, pues buena parte de la flora autóctona de Aragón se encuentra en horas bajas. Desde hace años el Gobierno ha fomentado planes de recuperación, por ejemplo, de la orquídea conocida como ‘zapatito de dama’, que en la Península Ibérica solo está presente en el Pirineo oscense, concretamente en los valles de Tena, Ordesa y Pineta, en las localidades de Sallent, Torla y Bielsa.

Unas flores que son muy vistosas y, precisamente, es su recolección por parte del ser humano lo que ha hecho que se perdieran numerosas poblaciones en Europa.

Su situación es parecida a la de algunas hierbas y musgos, también protegidos, y que por desconocimiento, en ocasiones, se retiran de los bosques. La Navidad, por ejemplo, supone una amenaza para muchos líquenes, pues llegan a arrancarse plantas como el acebo (cardonera) o los briófitos (musgos), que crecen sobre rocas, suelos y cortezas de árboles, y cuyo mantenimiento es fundamental para contribuir a la conservación de los suelos, así como para evitar la erosión, ya que retienen el agua y favorecen la germinación de semillas.

Acabar con algunas de estas plantas es constitutivo de un delito ecológico que conlleva una sanción administrativa de hasta 60.000 euros y penas que oscilan de los cuatro meses a los dos años de prisión, según el artículo 332 del código penal, que castiga a quien "corte, tale, queme, arranque, recolecte o efectúe tráfico ilegal de alguna especie o subespecie de flora amenazada o destruya o altere gravemente su hábitat".

Respecto a los animales, las amenazas son diversas pero muy comunes. Por ejemplo, en el caso del milano real, su población ha descendido drásticamente por la colisión con aerogeneradores o con el tendido eléctrico, mientras el visón autóctono está en apuros debido a que el americano, una especie invasora que se introdujo en España a través de granjas, se le está comiendo el terreno.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión