Despliega el menú
Branded
Suscríbete
Especial turrones chocolates lacasa elaborados por eva arguiñano

"En esta vida siempre hay que recordar de dónde venimos"

La mediática repostera Eva Arguiñano colabora con Chocolates Lacasa en la elaboración de tres originales turrones que ha preparado tomando como base sus recuerdos más personales.

Eva Arguiñano en Chocolates Lacasa, donde disfrutó del proceso de elaboración de sus turrones.
Eva Arguiñano en Chocolates Lacasa, donde disfrutó del proceso de elaboración de sus turrones.
C.L

Recordaba Antonio Machado en uno de sus versos más famosos que su infancia "son recuerdos de un patio de Sevilla y un huerto claro donde madura el limonero" y lo propio hacía Federico García Lorca cuando con su pluma escribía que "las emociones de la infancia están en mí. Yo no he salido de ellas". Décadas después es la conocida repostera Eva Arguiñano quien ha evocado sus recuerdos infantiles para transformarlos, de la mano de Chocolates Lacasa, en un delicioso y original turrón de plátano meloso con crujiente de galleta, con sabor a su merienda favorita.

Eva y sus hermanos, Karlos, Loinaz y María José, se criaron en el Goierri,  una comarca situada en el sureste del territorio histórico de Guipúzcoa, en una zona montañosa, que abarca los valles del Oria y del Urola. En su pueblo, Beasain, donde iban al colegio entre semana, los hermanos jugaban a adivinar el color de los tintes que habían elaborado en las fábricas de los alrededores en función del color que tenía aquel día el agua del río Oria. Y si durante la semana se entretenían con estas labores adivinatorias, en vacaciones y fines de semana se convertían en granjeros y  cambiaban las calles de este municipio industrial por los verdes pastos del caserío de su familia materna, donde sus abuelos, Josefa y Matías, criaban animales: vacas, gallinas y hasta un toro y una mula que fueron los grandes compañeros de aventuras de los más pequeños de la casa. "De niños nunca conocimos el lujo, pero tuvimos la infancia más feliz del mundo. Nos criamos junto a mis primos, así que vivimos mil y una aventuras", recuerda con cariño Eva, mientras insiste una y otra vez en la suerte que tuvo de haber nacido en el seno de su familia.

"De niños nunca conocimos el lujo, pero mis hermanos y yo tuvimos la infancia más feliz del mundo" 

Cuando Chocolates Lacasa le pidió a Eva que colaborara con ellos para elaborar una serie de turrones inspirados en sus recuerdos, lo primero que se le vino a la cabeza fueron las meriendas que tomaban ella y sus hermanos.  De lunes a sábado, pan con chocolate, y el domingo tocaba plátano, todo un privilegio en aquellos años. Cuando nació una de sus primas, en el caserío familiar sus tías y su madre, Pepita, le preparaban una deliciosa papilla con plátanos y galleta que todos querían probar si la pequeña se dejaba algo. "Es uno de los recuerdos de mi infancia que más ha prevalecido en el tiempo, por eso quise hacer este turrón, y tengo que reconocer que el resultado final ha sido todo un acierto. Los profesionales de Lacasa han hecho magia, porque además de disponer de la tecnología adecuada ellos tienen el conocimiento y eso es clave para conseguir lo que han logrado", explica Eva.

Turrón de plátano meloso con chocolate y galleta.
*

Turrón de plátano meloso con crujiente de galleta

Lacasa es tradición por el chocolate y ese es el primer olor que le vino a Eva Arguiñano cuando pensó en los recuerdos que quería convertir en turrón. Un clásico que unido al plátano y a la galleta ha sido y es la merienda preferida de todos. Una 'mezcla inmortal' que gusta a un público muy amplio, desde niños hasta abuelos. El truco para sorprender con este turrón es añadirle un poquito de pimienta antes de su consumo.

Del banco a los fogones

Con el paso de los años las meriendas de Eva fueron cambiando y también su día a día. Atrás quedaron las vacaciones interminables en el caserío, rodeada de primos, las clases en el colegio de monjas y los juegos infantiles con los amigos. Llegó la adolescencia y se fue del pueblo a Tolosa, a estudiar Secretariado porque su madre, una mujer emprendedora, que fue la primera costurera del Goierri con afiliación a la Seguridad Social, quería que trabajara en un banco. "Yo siempre le decía a mi 'ama' que si trabajaba en el banco terminaría en la cárcel, porque nunca me han gustado los números y estaba segura de que las cuentas nunca me cuadrarían". 

"A mí no me gustaba nada cocinar, así que lo mío, al principio, no fue una pasión, fue una obligación"

Las calificaciones académicas de Eva no eran muy buenas y su madre la castigaba mandándola en verano a ayudar a su hermano Karlos al restaurante que había abierto en Zarautz. Y bendito castigo porque gracias a él, Eva se ha convertido en una de las grandes reposteras de nuestro país y en una gran divulgadora gracias a la cantidad de libros y programas de televisión que ha elaborado en torno a este mundo. "A mí no me gustaba nada cocinar, así que lo mío, al principio, no fue una pasión, fue una obligación. A quien siempre le ha gustado cocinar ha sido a Karlos, yo me limitaba a seguir sus indicaciones, porque siempre ha sido mi referente y mi guía personal y profesional", explica. 

Con el paso de los años Eva, Karlos y el resto de la familia siguen siendo una piña. Cada uno de ellos ha creado su propio hogar, con sus hijos e incluso sus nietos, pero nunca olvidan sus orígenes, el calor del hogar del Goierri, el esfuerzo de sus padres, el cariño de sus abuelos y tíos, la solidaridad de sus vecinos, los juegos infantiles y el sabor y el olor de esas comidas, cenas y meriendas familiares que a la larga han resultado ser tan inspiradoras. Porque como Eva dice varias veces en la entrevista: "En esta vida siempre hay que recordar de dónde venimos".

La gama de turrones elaborados por Chocolates Lacasa, basados en la inspiración y los recuerdos de Eva Arguiñano, se completa con estas dos delicias:

Turrón de frutos de invierno.
*

Turrón de frutos de invierno con fragancia de vainilla

Los turrones transportan al invierno, una época del año en la que abundan las frutas y frutos secos, como piñones, higos, pasas, orejones, con una deliciosa base de chocolate. El mejor dulce para disfrutar de la Navidad. El consejo de Eva para degustar este turrón es dejarlo a temperatura ambiente durante unos minutos, antes de servir, para que se templen todos los ingredientes y se produzca una explosión de sabores al morderlo.

Turrón de calabaza.
*

Turrón de calabaza dulce con aire de jengibre y canela

Este turrón es un guiño a Lacasa, cuya receta esta inspirada en los continuos viajes de Eva a Jaca, cuna de esta empresa familiar. En la capital de La Jacetania probó por primera vez el pan de calabaza con sal y canela, que le ha servido de inspiración para este turrón, que incluye, como nota original, jengibre en lugar de sal.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas