Despliega el menú
Branded

Elena Utrilla, directora de proyectos de la Fundación Térvalis: "La sociedad y el ser humano son más frágiles de lo que parecen"

Fundación Térvalis es una entidad sin ánimo de lucro que desarrolla proyectos para la mejora laboral, social y sanitaria de los colectivos más desfavorecidos.

Elena Utrilla, directora de proyectos de Fundación Térvalis.
Elena Utrilla, directora de proyectos de Fundación Térvalis.
Fundación Térvalis

Sois patrocinadores del Premio Reivención, que se ha entregado a una empresa que modificó su actividad ante las necesidades de la pandemia. ¿Por qué decidisteis colaborar con esta iniciativa de HERALDO?

En una situación tan compleja como la que hemos vivido y con la que todavía tenemos que lidiar, muchas personas, empresas y entidades han hecho esfuerzos muy importantes para ayudar en esta crisis sanitaria. Están siendo momentos duros, de una intensidad inédita y poner en valor la labor realizada por las personas que se dedican a sectores esenciales, como el sanitario, el agrícola y ganadero y el alimentario entre otros, que todos los días están dejándose la piel, es también importante, con estos premios se visibiliza su gran labor.

¿Os sentís identificados con este esfuerzo?

Sí. Desde Térvalis nos sentimos también identificados con ese reinventarse para seguir con la actividad y mantener el trabajo las personas empleadas, que son el principal objetivo de la Fundación. Desde que se inició el estado de alarma, el taller de costura de nuestro Centro Especial de Empleo (CEE) dejó de confeccionar prendas de vestir para coser mascarillas, batas y otros elementos de protección, que en gran parte fueron donados a los colectivos más necesitados, en estrecha colaboración con el IASS y el Ayuntamiento de Teruel. Además, el departamento de I+D+i del grupo comenzó a desarrollar un gel hidroalcohólico con aceite esencial de lavanda que ahora producen y envasan compañeros y compañeras en uno de nuestros centros. De este modo, la Fundación ha conseguido que no cese la actividad de nuestros CEE, garantizando así su sostenibilidad.

"La Fundación ha conseguido que no cese la actividad de nuestros Centros Especiales de Empleo"

¿Cómo pusisteis en marcha esta producción de mascarillas y gel?

Fue un proceso natural. Nos llegó la necesidad y no pudimos por menos que atenderla. La verdad es que casi se nos ha olvidado ya la situación tan grave que se presentó al inicio de la pandemia, pero era un momento en el que solo podías pensar en ayudar con los medios de los que disponíamos. Nos pedían mascarillas, batas impermeables, pantallas faciales... e hicimos todo lo posible por atender esas peticiones buscando proveedores de material, trabajando en el diseño más correcto e invirtiendo horas y horas de trabajo. Tenemos que agradecer a nuestros trabajadores de los Centros Especiales de Empleo que estuvieron ahí haciendo más horas de las que les correspondían y trabajando incluso los festivos. Después, cuando las cosas volvieron a la nueva normalidad, vimos que teníamos que reinventarnos y consolidamos la actividad de fabricación de mascarillas en nuestro taller, lo que nos ha permitido mantener el empleo en esta situación difícil.

El gel hidroalcohólico fue iniciativa del departamento de I+D de Fertinagro Biotech (empresa del Grupo Térvalis) y empezamos a fabricarlo para abastecimiento interno, pero vista su calidad y aceptación, decidimos comenzar un proyecto de comercialización que nos permite consolidar el empleo en nuestro Centro Especial de Utrillas.

¿Que otras iniciativas se desarrollaron desde la Fundación?

Otra de las cosas importantes y más gratificantes de este periodo han sido nuestras iniciativas de voluntariado y solidaridad. Lanzamos varios planes con los que conseguimos un equipo de 35 voluntarias que nos ayudaban a coser desde sus casas, nuevos voluntarios para el Banco de Alimentos, donaciones para comprar el material de las mascarillas y prendas de protección y mucha colaboración entre empresas y organismos. Visto con perspectiva, esta triste situación nos ha permitido vivir momentos emocionantes en los que hemos recuperado la fe en las personas.

¿Cómo ha afectado la covid a vuestro día a día en la fundación? ¿Se han pospuesto muchos proyectos o se han podido ir adaptando?

Bueno, como a casi todas las organizaciones, nos ha afectado la situación. En una de nuestras actividades, en la que trabajan 16 personas con discapacidad, la lavandería, ha habido que hacer un importante esfuerzo para buscar alternativas, ya que buena parte de nuestros clientes son hoteles y restaurantes. También hemos tenido que reorganizarnos y vamos resolviendo el día a día, afortunadamente, por el momento. En cuanto a nuevos proyectos, algunos los hemos aparcado y otros han quedado aplazados porque ahora no es el momento, y porque deberemos revisarlos para adaptarlos al nuevo entorno que se nos presenta.

"Creo que todos hemos aprendido que debemos mejorar nuestra infraestructura sanitaria y social"

Desarrolláis parte de vuestra labor en residencias, en el Banco de Alimentos de Teruel... Viendo en primera persona cómo ha afectado esta pandemia a los más vulnerables, ¿qué lecciones debemos aprender como sociedad?

Lo primero que hemos aprendido es que no estábamos preparados para algo así, que el ser humano y la sociedad son más frágiles de lo que podía parecer. En positivo, nuestra capacidad de adaptación ha mejorado. Si lo pensamos, hace un año, nadie hubiéramos creído ser capaces de cambiar nuestra vida del modo en que lo hemos hecho en general. A raíz de esta situación todas las personas sabemos que debemos mejorar nuestra infraestructura sanitaria, sociosanitaria y social. Deberíamos asegurarnos autonomía en servicios y productos esenciales en nuestro país y habría que pensar en un plan para esas actividades como el turismo, la hostelería y la cultura que hoy están en una situación gravísima y que, en muchos casos ya no les queda tiempo, pensemos que hay personas y proyectos de vida detrás.

Ver el especial Premios Empresariales Covid-19 de HERALDO

Etiquetas