Branded
Suscríbete
en colaboración con el gobierno de aragón

El Real Monasterio de Sijena cumple 100 años como Monumento Nacional

Es símbolo del patrimonio cultural de Aragón por su valor histórico-artístico y por la costosa recuperación de los bienes que le fueron expoliados en el siglo pasado. Ahora, en el monasterio de Sijena se está pendiente de culminar un proyecto museográfico.

Vista generall del Real Monasterio de Santa María de Sijena en 2021.
Vista generall del Real Monasterio de Santa María de Sijena en 2021.
Juan Carlos Gil Ballano

El próximo martes 28 de marzo se celebra el centenario de la declaración del Real Monasterio de Santa María de Sijena como Monumento Nacional, todo un hito para este conjunto arquitectónico de gran valor artístico e histórico para Aragón. Tanto es así que este 2023 se conmemora el Año de Sijena, con múltiples actos celebrados durante todo el año en la Comunidad en forma de exposiciones, charlas, crecreaciones históricas, edición de publicaciones y conciertos. Según palabras de Felipe Faci, consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, "queremos que el monasterio de Sijena sea conocido en todo Aragón y también fuera de la Comunidad".

Concretamente en la fecha de la efeméride, se celebrará en el cenobio un Consejo de Gobierno extraordinario, que se completará con la presentación de la edición facsímil de la regla de Sijena, un texto inédito sobre el día a día de la comunidad religiosa femenina que residía en el monasterio aragonés.

Este año, además, se recuperará la antigua liturgia por parte del grupo Schola Cantorum Paradisi Portæ, que no se ha celebrado desde que las monjas sanjuanistas abandonaron el convento en 1970. También está prevista la reapertura de la exposición de los bienes artísticos de Sijena, objeto de expolio y de posterior litigio con la Generalitat de Cataluña. Se confía en que se materialice el esperado regreso de las pinturas murales desde el Museo Nacional de Arte catalán, únicos bienes que quedan por devolver. "Somos optimistas. Creemos que el Tribunal Supremo nos dará la razón. –Afirma Faci–. Por nuestra parte, tenemos todo listo para su llegada y, dentro de las actuaciones acometidas en el monasterio, hemos preparado un espacio-taller en la Sala Capitular para poder aclimatarlas en su regreso y poder trabajar en su eventual restauración".

Luces y sombras en un siglo

Fue en 1923 cuando el monasterio de Sijena pasó a ser Monumento Nacional por la Real Orden de 28 de marzo de la Dirección General de Bellas Artes. De estilo románico, el cenobio fue fundado en 1188 por voluntad de la reina Doña Sancha de Castilla, esposa del monarca aragonés Alfonso II el Casto, y sirvió de residencia a varias familias de la Corona de Aragón, de depósito del tesoro real, de archivo e, incluso, de panteón de los monarcas aragoneses.

Años después de este hito acontecido en 1923 que ahora se celebra, tuvo lugar el incendio del monasterio de Santa María en Sijena durante la Guerra Civil española. El patrimonio que sobrevivió al suceso fue recuperado por la Generalitat de Cataluña. Tras el conflicto bélico, en 1939, la Diputación Provincial de Huesca ya pidió la devolución de los bienes, solicitud que reiteró durante las décadas siguientes. La respuesta de las administraciones fue tan insignificante como las inversiones que recibió el monumento a mediados del siglo XX.

Esta tendencia cambió en 1988, año en el que se transfirió la competencia de patrimonio cultural al Gobierno de Aragón. Desde entonces, el Ejecutivo autonómico ha invertido más de 6, 5 millones de euros en obras de restauración de bienes muebles, acondicionamiento de los dormitorios, rehabilitación de la iglesia, el refectorio, la capilla y la Sala Capitular, así como obras en el edificio de acceso.

La inversión más importante en cuanto a volumen se llevó a cabo entre los años 2000 y 2015. Un presupuesto de 3.175.808 euros permitió realizar obras de mejora y consolidación imprescindibles para la buena conservación del monasterio. Se procedió a la eliminación de humedades en el subsuelo y las cubiertas, se rehabilitaron diversos bienes muebles y se redactaron los proyectos de restauración de la Capilla de la Inmaculada y la Sala Capitular, así como la consolidación de la pintura mural de la iglesia.

A partir del año 2016, el Gobierno de Aragón ha ejecutado la restauración y acondicionamiento de la Sala Capitular y la adecuación y mejora de los sistemas eléctricos y la climatización. Concretamente, 1,8 millones se han gastado en los ejercicios de 2022 y 2023 para terminar las obras de restauración de la panda este del claustro y la adecuación de las naves en las que se ubican los antiguos dormitorios con el objetivo de ampliar la actual zona expositiva. Al respecto, el consejero Faci señala: "Allí expondremos los bienes recuperados este 2023, respetando la esencia del monumento y creando un auténtico discurso expositivo que no solo ponga el valor el Real Monasterio, sino que también dé a conocer al visitante cómo era la vida de la comunidad monástica". 

Descubre el antes y el después de Sijena

REALIZADO POR AML
Este contenido ha sido elaborado por Aragón Media Lab, unidad Branded Content de Henneo.