Despliega el menú
Branded

guía de bodas 2019

El lugar soñado

¿Cómo elegir el sitio del festejo?

Un salón preparado para el convite de celebración.
Un salón preparado para el convite de celebración.
Freepik
  1. Presupuesto con el que se cuenta: Es imprescindible saber de cuánto dinero se dispone o se desea gastar. La calidad se paga y, a mayor cantidad de servicios contratados, mayor precio. Aunque lo normal es que todo salga adelante, contar con un seguro de cancelación garantiza no perder la totalidad del dinero en caso de que haya cualquier imprevisto.
  2. ¿Dónde nos queremos casar?: Hay personas que sueñan con contraer matrimonio en lugares exóticos como una playa o, simplemente, sitios especiales para ellos: su lugar de origen, su pueblo, donde conoció a su media naranja, donde se casaron sus padres... Una buena elección hará que el día sea recordado, además, por dónde sucedió.
  3. Boda y convite, dos en uno: La tendencia de escoger el mismo lugar para la boda y el convite cada día va a más. Pero si no es el caso, es conveniente buscar lugares cercanos y bien comunicados entre sí. Para los invitados que vienen de fuera y deban hospedarse, no está de más que haya un hotel o alojamiento al lado.
  4. ¿Qué servicios y espacios ofrece?: Aunque hay gustos para todo, en la decisión suele pesar que el sitio ofrezca, además, un espacio exterior como un jardín (sobre todo, para primavera o verano)y que tenga alternativas en caso de que el mal tiempo arruine el día. La decoración del mismo puede ser un servicio a contratar aparte.
  5. Exclusividad: Es necesario saber si se va a compartir espacio con otras celebraciones, del tipo que sea. La privacidad es muy relevante si se desea una boda íntima, sin que nadie externo a ella pueda estropearla. También hay que tener en cuenta el número de horas del que se dispone para la celebración o el horario.
  6. ¿Cuál va a ser el número de invitados?: Dependiendo del volumen de invitados, hay espacios que obligan a un mínimo o que tienen un aforo máximo. Hay que valorar si merece la pena reservar un espacio muy grande para una boda con pocos asistentes. Otra cuestión a negociar es si se debe pagar el cubierto en caso de ausencias de última hora.
  7. ¿Cocina propia o cáterin?: Uno de los platos fuertes de la velada es el banquete, acompañado generalmente, por un cóctel o aperitivo. Para ello es esencial la contratación de un buen cáterin, aunque hay quien prefiere que el sitio tenga cocina propia. Más tarde, llega el momento de decidir qué platos se ofrecerán a los invitados.
  8. Consultar opiniones de usuarios: Las personas que trabajarán ese día en el lugar son parte fundamental del resultado de una boda. Para ello, uno puede consultar opiniones sobre el sitio, seguir recomendaciones o valorar cómo ha sido el trato a la hora de contactar con los responsables y durante los preparativos y las pruebas del menú.

- Ir a la Guía de Bodas.

Etiquetas