Branded
Suscríbete por 1€
En colaboración con IQE

Descarbonización, clave para paliar el impacto ambiental

IQE está embarcada en un ambicioso proyecto de reducción de emisiones de gases fruto de su actividad en el sector químico.

IQE Placas
Instalación solar fotovoltaica de la planta de IQE en el País Vasco (SIMAL).
IQE 

Como empresa del sector químico e intensiva en el consumo de energía, el impacto ambiental asociado a las emisiones de Industrias Químicas del Ebro (IQE) es uno de los más significativos de su actividad. Consciente de ello, la empresa se ha embarcado en un proyecto de descarbonización y reducción de la huella de carbono, es decir, transformar los consumos energéticos que suponen la emisión de gases de efecto invernadero de manera directa o indirecta a procesos libres de ellos.

Esta ambiciosa tarea no es fácil y requiere de un gran conocimiento de la organización, así como de experiencia, de conocimientos técnicos, normativos y de mercado. Todo ello con el objetivo de definir cuál es la mejor estrategia para descarbonizar las tres plantas del grupo. lQE se encuentra ahora en la fase de la elaboración de esta hoja de ruta, colaborando con especialistas referentes en el sector de la gestión sostenible de la energía.

Por el momento, ya se han instalado en las plantas de Zaragoza y Bilbao placas fotovoltaicas para generar electricidad para su autoconsumo con energía solar. Aunque queda mucho camino, los frutos de estos primeros pasos ya se están recogiendo: en el último año, se han generado de esta manera 640.000 kWh, cantidad que se ha dejado de consumir de la red, evitando así la emisión de 144 toneladas de dióxido de carbono. "Este es sólo el comienzo de un proyecto que en los próximos años confiamos transforme nuestra compañía en una organización neutra en lo que a emisiones de gases se refiere", señalan fuentes de la empresa.

Las acciones de este plan, que requiere para IQE replantearse la manera habitual de hacer las cosas, tienen como objetivo el ahorro y la autonomía energética, sustentada en el uso de combustibles de origen renovable. "Las características de nuestra empresa nos sitúan como un gran consumidor de gas natural y electricidad. La búsqueda de fuentes energéticas alternativas más sostenibles y su optimización, a través de la electrificación de procesos térmicos, la combustión verde o el uso de energía solar o eólica, son alternativas estudiadas a medio plazo", apuntan.

En el primer año de uso de placas solares se ha evitado la emisión de 144 toneladas de CO2

En un horizonte más lejano, IQE se plantea el uso de hidrógeno, consciente de que para eso es necesaria la unión de muchos agentes: "La participación de todo el sector industrial y el liderazgo institucional parecen claves y los fondos Next Generation son una oportunidad de acercar esta solución a nuestra región".

IQE es una empresa aragonesa fundada en 1958 y centrada en el sector de los detergentes, los neumáticos, el tratamiento de aguas o la alimentación animal.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas