Despliega el menú
Branded

logística y transporte

Big Data: por qué integrarlo en la cadena logística

Controlar el ‘stock’, ajustar las rutas de transporte, mantener las máquinas o ofrecer una mejor atención al cliente son solo algunas de las aplicaciones con las que la inteligencia de datos puede mejorar la cadena logística.

El Big Data se puede aplicar en muchos puntos de la cadena logística.
El Big Data se puede aplicar en muchos puntos de la cadena logística.
Freepik

La irrupción de las nuevas tecnología y la digitalización ha supuesto toda una revolución para muchos sectores, y el de la logística y el transporte no ha sido menos. Además, esta realidad se ha visto incrementada con la pandemia, ya que, según el informe el informe ‘CEO Outlook 2020: COVID-19’, hasta un 80% de las empresas españolas ha iniciado o acelerado su transformación digital en respuesta a la situación creada por el coronavirus. De hecho, hasta un 30% de dichas compañías considera que actualmente se encuentran años por delante de lo que esperaban antes de la pandemia.

Así, la automatización de procesos, el ‘blockchain’, la inteligencia artificial e incluso los vehículos autónomos ya forman parte de los modos de trabajo de muchas empresas del sector. Otra de las tecnologías que está resultando clave es el ‘Big Data’ -o inteligencia de datos–, pues la recopilación de información en cada uno de los pasos de la cadena de suministro mejora su funcionamiento y eficacia.

Funciones

Una de las aplicaciones más importantes de la inteligencia de datos es la del control detallado del ‘stock’, para saber cómo está funcionando el flujo de materiales, dónde se encuentra un producto del almacén o si hay desabastecimiento.

La recopilación de información resulta igual de importante para ajustar y optimizar las rutas de transporte o para realizar el mantenimiento de maquinaria de forma más efectiva, previniendo posibles averías y revisiones.

Otra de sus funciones es la mejora en la atención al cliente, pues gracias al ‘Big Data’ se puede controlar un envío en todo momento, si ha sufrido alguna incidencia, cuándo se producirá la entrega con mayor exactitud, y cuál ha sido el grado de satisfacción por parte del cliente.

Además de estas cuestiones, la recopilación de datos externos, ya sea por parte de la propia empresa o de otras organizaciones y compañías también puede suponer un gran aliado para el sector logístico. Las previsión de las condiciones meteorológicas, el volumen de tráfico, el estado de las carreteras o la geolocalización son buen ejemplo de ello. 

Etiquetas
Comentarios