Despliega el menú
Branded
noticia patrocinada

Atlas Copco: cuando lo sobresaliente ya forma parte del ADN de la empresa

La compañía internacional, con más de 145 años de historia y presencia en 92 países, es finalista de los galardones gracias en buena medida a su cultura empresarial, caracterizada por unos valores y un código ético que le permiten crecer a nivel económico y de excelencia operacional.

Zaragoza alberga desde 2018 la división ‘Power and Flow’ del área de negocio Power Technique de Atlas Copco, que cuenta con 225 empleados.
Zaragoza alberga desde 2018 la división ‘Power and Flow’ del área de negocio Power Technique de Atlas Copco, que cuenta con 225 empleados.

El Modelo EFQM (Modelo Europeo de Excelencia Empresarial) es un marco no normativo que busca que las organizaciones obtengan resultados sobresalientes que satisfagan las necesidades y expectativas de sus grupos de interés. Constituye así una de las metodologías más tenidas en cuenta a este respecto por multitud de empresas. Ejemplo de ello es Atlas Copco, empresa internacional con más de 145 años de andadura y operaciones en 92 países y cuyos servicios son utilizados por sectores tan diversos como la construcción, la industria, la minería o los eventos.

Desde 2011, Atlas Copco tiene presencia en Aragón con la fábrica Grupos Electrógenos Europa y en 2018 Zaragoza se convirtió en la sede de la división de ‘Power and Flow’. La actividad de esta unidad gira en torno a tres tecnologías: generadores, torres de iluminación y bombas de drenaje. Cuando en la entidad comenzaron a trabajar sobre el citado modelo, pronto se percataron de que la única diferencia entre este y lo que ya venían haciendo desde hace años eran la nomenclatura y las agrupaciones. 

"Todo ello gracias a nuestra cultura empresarial, que se sustenta en nuestros valores y código de ética empresarial y que nos permite crecer a nivel económico y de excelencia operacional. Una estrategia muy definida para lograr nuestra misión: un desarrollo sostenible y beneficioso", explica Jorge Ortiz Malfey, SHEQ manager de ‘Power and Flow’, quien añade que son una empresa aragonesa con "clara vocación de permanencia, con más de 30 años a sus espaldas y que pertenece a un grupo industrial sueco de más de 140 años de historia".

La organización es también la fabricante de las herramientas más extendidas en el mundo de la automoción, además de máquinas para poder elaborar paneles solares, pantallas de móviles, monitores, tablets, gases medicinales o medicamentos. Igualmente, son responsables de la espuma de la cerveza de la mitad de la producción mundial, equipos para rescates y aplicaciones tan complejas como la construcción de instalaciones en el mar.

Una serie de logros que hacen posible su amplio y ejemplarmente liderado equipo de 40.000 personas, caracterizadas por su talento, su dinamismo, su capacidad, su multiculturalidad y la continua formación en la que se hallan inmersos. Un grupo humano en el que casi 300 personas trabajan desde las instalaciones de Muel posibilitando que se puedan llevar a cabo operaciones quirúrgicas en hospitales, que funcione una granja o explotación de forma aislada, la extracción de grandes masas de agua de pantanos o cavidades, la realización de actividades científicas o de soporte en condiciones meteorológicas extremas o dar luz en zonas que acaban de sufrir una catástrofe. Todo ello desde el emplazamiento muelense, que incluye un centro de innovación, una oficina de proyectos y una fábrica.

En suma, "Atlas Copco conforma una empresa con una visión y misión claras, con vocación de mantener los resultados positivos en el tiempo, y, todo ello, con una estrategia bien fundamentada en unos valores y un código de ética empresarial", explica Rodolfo Reimberg, director general de la fábrica, que también destaca su elevada dosis de innovación en productos, procesos y servicios; su espíritu colaborador con grupos de interés y su compromiso con el medioambiente y el entorno en el cual interactúa. 

Una lista de hitos en la que ser finalista del Premio de Excelencia en Aragón supone, por el momento, el broche de oro y "un espaldarazo para la labor del equipo, integrado en su mayoría por jóvenes aragoneses de 40 años de media, y que pone de manifiesto nuestra posición de referente dentro del grupo industrial", concluye Ortiz Malfey.

Los criterios de un modelo para alcanzar la excelencia

El modelo EFQM de excelencia empresarial está basado en cinco criterios facilitadores de los que se derivan a su vez cuatro criterios de resultados. Pero la existencia de resultados en esas normas no basta, sino que estos deben ser positivos y mejorados a lo largo de los años permitiendo la comparación con objetivos y otros valores de referencia. 

"Se trata de un proceso de agrupación que permitió a Atlas Copco llevar a cabo un ejercicio crítico de la empresa y su situación arrojando luz sobre diversos puntos de mejora, algunos de los cuales ya hemos comenzado a implantar y otros que incorporaremos en breve", señala Jorge Ortiz Malfey, SHEQ manager de la división ‘Power and Flow’ del área de negocio ‘Power Technique’ de la compañía.

- Ir al especial 'Premios Excelencia Empresarial'.

Etiquetas