Despliega el menú
Branded
teruel

Arquitectura modernista y arte mudéjar en la cuna del amor

Su rico y variado patrimonio, la Leyenda de los Amantes y las citas culturales son solo algunos de los fuertes de Teruel, que este año celebra con diversos actos el 850 aniversario de su incorporación al Reino de Aragón.

El récord de visitantes que se batió el pasado mes de febrero en la fiesta de las Bodas de Isabel de Segura puso de manifiesto la importancia de la principal seña de identidad que define a Teruel: el amor. Pero, aunque sea su elemento más conocido, la ciudad es mucho más que la Leyenda de los Amantes.

De hecho, es un enclave que cuenta con un rico patrimonio modernista, lo que se refleja en la veintena de edificios de este estilo que se encuentran repartidos por su centro histórico. Las casas Bayó, El Torico, La Madrileña, Ferrán o Escriche, la ermita del Carmen o la iglesia de Villaspesa son ejemplos vivos del ‘art déco’ de la ciudad, los cuales se dan a conocer en la Semana Modernista, una cita que se celebra en el mes de noviembre y en la que la urbe vuelve a la época que se vivió a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Así, estas jornadas recuperan elementos de las tradiciones locales, como el cancionero de los Amantes de Domingo Gascón o ‘un día en la plaza del Mercado’ (plaza del Torico), en el que los participantes visten indumentarias propias de la época. Unos días en los que se realizan diversas recreaciones, cantes, bailes y se abordan figuras como las del arquitecto Pablo Monguió, que vivió y trabajó en Teruel entre 1897 y 1918 y que fue el artífice de algunos de sus inmuebles más emblemáticos. Todo ello con el fin de poner de relieve la importancia de esta manifestación artística, la cual, a pesar de la relevancia que tuvo en su día para la ciudad, sigue siendo para muchos la gran desconocida.

Símbolo del romanticismo

Cada mes de febrero, Teruel retrocede al siglo XIII para acompañar a Diego de Marcilla en su regreso a la ciudad después de cinco años de lucha para reunirse de nuevo con Isabel de Segura, quien se comprometió a desposarse con él a su retorno. Sin embargo, tras un lustro de espera y ante los rumores sobre su fallecimiento, el destino llevó a la joven a acabar cediendo su mano a Pedro de Azagra, señor de Albarracín. Ante tal desdicha y tras la negativa de Isabel de entregarle un beso, Diego muere de forma trágica solo unas horas antes de que ella se una a él para siempre en la otra vida.

A pesar de su intensidad dramática y de su triste final, la leyenda de los Amantes de Teruel vuelve cada año con más fuerza, lo que se refleja en los miles de visitantes que la siguen edición tras edición. Los restos de Isabel y Diego, quienes concedieron a la ciudad el título de ‘Ciudad del Amor’, descansan en el Mausoleo de los Amantes.

Desde 2011, además, tiene lugar en octubre la representación de la primera parte de este mito medieval, que cuenta la partida de Diego a la guerra tras ser llamado a filas por el rey Pedro II de Aragón.

Un arte con estilo propio

Las torres mudéjares, declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1986; la catedral de Santa María de Mediavilla, Bien de Interés Cultural desde 2004; o el Museo Provincial, de estilo renacentista aragonés y con joyas como la colección de los mosaicos del yacimiento del Camino de la Vega de Albalate (Calanda), son algunos de los atractivos que más éxito cosechan entre los visitantes.

Una lista de monumentos en la que también ocupa un lugar destacado la muralla medieval, a la que se unen los Arcos, diseñados por Pierres Vedel en el siglo XVI y cuya función era la de abastecer de agua a la ciudad desde la Peña del Macho. La muralla está experimentando un proceso de restauración que aumentará próximamente su tramo visitable. El pasado año, el paño de la fortificación recibió 7.943 visitantes.

Congreso del Amor

Una de las ciudades más románticas por excelencia es también el escenario ideal para compartir opiniones y experiencias sobre este sentimiento. Ese es el fin principal del Congreso del Amor, organizado por la Cadena SER, que se celebra en el mes de noviembre, y donde profesionales destacados del mundo de la cultura, la comunicación o la ciencia ofrecen interesantes conferencias al respecto. Todo ello dentro de un programa que incluye música y visitas turísticas, además de actividades paralelas, como talleres o experiencias sensoriales.

Fiestas de la Vaquilla del Ángel

La primera quincena de julio, Teruel se paraliza para celebrar unos festejos muy populares en toda la Comunidad, que cada año congregan a miles de personas y en cuyo marco se llevan a cabo numerosos actos, entre los que destacan sobremanera el toque del Campanico y la puesta del pañuelo al Torico, pero donde también cosechan un gran éxito los conciertos, los recorridos de las charangas o las actividades al aire libre. Las peñas ocupan un lugar preeminente en el desarrollo de estas fiestas, declaradas de Interés Turístico de Aragón, siendo las encargadas de colocarle la prenda al emblema de la ciudad.

850 años de su entrada el Reino de Aragón

En 1169, Teruel se incorporó al Reino de Aragón. Un hito histórico que cumple su 850 aniversario este año, motivo por el cual el Ayuntamiento ha organizado diversos actos que incluyen exposiciones, conferencias, publicaciones y la edición de un sello dedicado a su muralla, los cuales se celebrarán hasta el próximo mes de noviembre.

La primera actividad consiste en una muestra que ya puede visitarse y que tiene como título ‘Las murallas de Teruel: cartografía y fotografía histórica’, un proyecto muy interesante para conocer con detalle la manera en la que ha evolucionado esta construcción en los últimos 100 años. Asimismo, el programa incluye diferentes jornadas, muestras sobre los castillos de Teruel, conferencias y la edición de un libro dedicado a la fortificación.

- Ir al especial 'Aratur 2019'.

Etiquetas