Branded
Suscríbete por 1€
conferencias 'Puentes para el entendimiento'

Almudena Cid y Javier Fernández, en Zaragoza: "La retirada es dolorosa; es muy importante prepararse para ello"

Los exdeportistas Almudena Cid y Javier Fernández comparten vivencias en el ciclo ‘Puentes de entendimiento’, organizado por HERALDO y la Fundación La Caixa.

CICLO DE CONFERENCIAS EN EL CAIXA FORUM / ALMUDENA CID Y JAVIER FERNANDEZ / 27/04/2022 / FOTO : OLIVER DUCH[[[FOTOGRAFOS]]]
Almudena Cid y Javier Fernández durante el acto en Caixaforum
Oliver Duch

La inteligencia es la habilidad para adaptarse a los cambios. Y ellos, deportistas de élite, olímpicos, artistas cotizados en sus respectivas disciplinas, tuvieron que reinventarse cuando les sobrevino la retirada. Entonces dejaron tras de sí una trayectoria formidable, de reconocido prestigio internacional, de repetidos éxitos, para emprender nuevos desafíos, recorrer nuevos caminos e intentar consumar nuevos sueños. Se trata de Javier Fernández (patinaje) y de Almudena Cid (gimnasia rítmica), quienes participaron este miércoles en un coloquio organizado por HERALDO DE ARAGÓN, con la colaboración de Fundación La Caixa, bajo el título ‘Reiventarse: las vueltas que da la vida’, y que se desarrolló en el auditorio de Caixaforum de Zaragoza. La charla, moderada por Mikel Iturbe -director de HERALDO-, abordó la evolución vital de los dos protagonistas, quienes tuvieron que reorientar sus carreras tras haber abandonado el deporte profesional.

En este sentido, ambos optaron por decir adiós desde la cumbre de sus carreras. "Yo supe decidir el momento de retirarme", recordó Javier Fernández, quien dejó el patinaje de élite en 2019, con 28 años de edad -ahora tiene 31-, nada más conquistar la medalla de oro en el Campeonato de Europa de Minsk (Bielorrusia). "Es muy importante entrenarte a ti mismo para la retirada, tener un camino ya trazado, porque luego te tienes que enfrentar a un mundo de incertidumbre", confesó el madrileño, quien siempre ha continuado ligado al patinaje: ahora centra sus esfuerzos en impartir clases y seminarios, organizar campamentos, formar nuevos valores a través de su Academia y promover el deporte con su espectáculo ‘Revolution on ice’, además de participar en numerosos actos solidarios. Asimismo, ejerció de comentarista para Televisión Española en los últimos Juegos Olímpicos de Invierno.

"En mi caso, consideré que dejarlo era lo más sano, que había llegado el momento -añadió Fernández-. Además, no quieres que nadie te retire: yo estaba ya muy contento con mi trayectoria, con todo lo logrado, y las nuevas generaciones venían pisando muy fuerte. Sí, era el momento", reiteró el patinador madrileño, quien fue medalla de bronce en los Juegos de 2018, campeón del Mundo en dos ocasiones (2015 y 2016), y siete veces consecutivas medalla de oro continental (desde 2013 a 2019).

Almudena Cid, de 41 años, también escogió "el dónde, el cuándo y el cómo" de su retirada. Se produjo en 2008, en Pekín, nada más finalizar su participación en los cuartos Juegos Olímpicos de su carrera. "Lo hice con un gesto, besando el tapiz, que supusiera un punto de inflexión en mi vida", recordó la gimnasta, quien confesó que estuvo "hasta ocho años" preparándose para el adiós. "Me iba marcando objetivos a corto plazo, y prácticamente sin darme cuenta fui alargando mi carrera", explicó la vitoriana, quien alcanzó las finales en los Juegos de Atlanta 1996, Sídney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008, y que obtuvo el diploma olímpico en sus dos últimas participaciones.

En este sentido, Cid derribó barreras hasta entonces inabordables: "Si tuviera que destacar algo de mi carrera deportiva, me quedaría sin duda con mi constancia en la élite. Para mí ha sido un éxito mucho más importante que las medallas", advirtió la deportista vasca, cuya retirada se demoró hasta los 29 años "cuando lo normal era dejarlo a los 18". "Fue una guerra contra lo establecido. No entendía por qué las gimnastas tenían que abandonar a los 18 años, cuando en otros deportes no sucede así. Para mí ha sido un orgullo haber contribuido a cambiar esa mentalidad limitadora que existía antes. Afortunadamente, ahora ya es habitual ver en finales olímpicas a gimnastas que superan los 20 años de edad", afirmó Cid, que ahora, además de haber ejercido de comentarista de televisión, ha encontrado en la escritura y en la interpretación sus nuevas pasiones.

Las cosas que hubiera cambiado Almudena Cid en su vida

Miedo e inseguridad

"Es un mundo que me tiene totalmente enganchada. Me siento muy afortunada, porque me permite seguir expresándome", sostuvo la vitoriana, consciente de haber encontrado su camino "tras una retirada que siempre resulta dolorosa". "Por eso hay que estar preparada para el adiós -continuó Cid-; porque abandonas lo que siempre has amado, en lo que te sientes competente, y llega el golpe. Y hay que saber aceptar, entre otras muchas cosas, que las emociones que vives como deportista de élite ya no vas a volver a sentirlas. Además, cuando compites al más alto nivel te guían en todo momento, por lo que luego, cuando te retiras, te sobreviene un sentimiento de cierto miedo e inseguridad".

Idéntico discurso presentó Fernández, quien subrayó "la incertidumbre" a la que se enfrentan los deportistas profesionales en el momento del adiós. "Es un periodo doloroso, muy difícil. Antes, con los entrenamientos, los viajes y los campeonatos, lo tenías todo organizado; después, sin embargo, te encuentras con que no tienes horarios ni obligaciones, y toca reinventarse. En mi caso, lo que más me costó es encontrar una rutina, después de haber estado patinando desde los seis años. Retirarse es duro, y hay que estar preparado para ello", insistió el madrileño, quien no se olvido "del inmenso esfuerzo" realizado por sus padres para que él pudiera cumplir su sueño. "Yo patinaba por diversión, sin grandes ambiciones; pero la vida me cambió con 17 años, cuando un entrenador muy importante (Brian Oser) me propuso ir a trabajar con él a los Estados Unidos. El apoyo de mis padres fue esencial", señaló el madrileño.

Las cosas que hubiera cambiado Javier Fernández en su vida

En los mismos términos se expresó Cid: "Mis padres fueron muy generosos. Sin ellos, nada de lo conseguido hubiera sido posible", confesó la vitoriana, que con 13 años se fue a vivir a Madrid para construirse un futuro deportivo que le ha reportado numerosas satisfacciones. "Estar lejos de casa supone un aprendizaje brutal", sostuvo Fernández, inmediatamente después, para precisar que los deportistas son "como una estatua: de un trozo de piedra que eres al principio, vas moldeando tu figura a base de aprendizaje y esfuerzo".

Al acto de este miércoles acudieron Paloma de Yarza López-Madrazo, presidenta de HERALDO DE ARAGÓN; Ignacio Martínez de Albornoz, director del Área de Negocio de Prensa de HENNEO; Sergi Loughney, director de relaciones institucionales de la Fundacion La Caixa; y Ricardo Alfós, director de Caixaforum Zaragoza. El encuentro se enmarca en el ciclo de de conferencias ‘Puentes para el entendimiento’, que promueve HERALDO, en colaboración con la Fundación La Caixa, y que se inauguró el pasado 2 de febrero con la charla ‘Lo que estamos aprendiendo de la pandemia’. Posteriormente, el 24 de marzo, se celebró la segunda entrega bajo el título ‘El Aragón que nos espera’.

Así ha podido seguirse en directo:

Etiquetas