Despliega el menú
Branded

ALCAÑIZ

Donde la mezcla de culturas construyó los cimientos de una gran metrópoli

Situada en la comarca del Bajo Aragón y bañada por varios afluentes del Ebro, la ciudad de Alcañiz se ubica en un enclave privilegiado de la geografía española.

Torre gótica.
Torre gótica.
Ayuntamiento de Alcañiz

Todos aquellos que se acerquen hasta Alcañiz podrán disfrutar de su enorme patrimonio fruto de la mezcla de las culturas que han convivido en este histórico emplazamiento. Actualmente, las huellas de varias sociedades de diferentes épocas se conservan y ayudan a comprender mejor las crónicas que cuentan a los viajeros las calles y rincones de la ciudad.

Situada en la comarca del Bajo Aragón y bañada por varios afluentes del Ebro, la ciudad de Alcañiz se ubica en un enclave privilegiado de la geografía española, conectada en un radio de 300 kilómetros con los principales núcleos urbanos e industriales del norte de la Península. En la loma de Pui Pinos, el castillo Calatravo, actualmente reconocido como Parador Nacional, observa impasible el paso del tiempo mientras miles de nuevos visitantes se interesan cada año por conocer los secretos que todavía guarda esta fortificación del siglo XIII.

Por otro lado, la casa consistorial de Alcañiz, localizada en la actual plaza de España, es uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura renacentista aragonesa. Formando ángulo con la lonja, ambos edificios fueron declarados Conjunto de Interés Histórico-Artístico en 1931. La construcción de este edificio se concluyó en 1570 y su fachada principal es una magnífica obra manierista. Por su lado, la lonja es un inigualable ejemplo de arquitectura civil gótica del siglo XV. Está definida por tres grandes arcos apuntados y ha sufrido importantes ampliaciones y modificaciones. La de mayor envergadura supuso el añadido de la galería superior, utilizando un esquema similar al del edificio consistorial.

Otro de los grandes atractivos que posee Alcañiz es el que oculta bajo sus calles. Debajo de la Oficina de Turismo hay un espacio subterráneo al que se accede por una estrecha escalera totalmente excavada en la roca. Desde esta bodega de planta rectangular parten dos estrechos pasadizos, uno en dirección a la calle Mayor y otro a los bajos de la Plaza de España. Ahí, una impresionante sala subterránea se ha relacionado con una antigua nevera medieval, de 20 metros de longitud, en la que se debía guardarse durante todo el año la nieve y el hielo del invierno para la conservación de alimentos o artículos sanitarios.

Muy próxima al conjunto de la lonja y de la casa consistorial se eleva la gran iglesia parroquial de Santa María la Mayor, que fue colegiata hasta 1851. Del antiguo templo gótico solo se conservan la gran torre campanario y una pequeña esquina de la nave de la epístola. A principios del siglo XVIII se tomó la decisión de demoler el templo gótico y elevar uno nuevo de estilo barroco, que acogió la antigua torre campanario y la recién concluida capilla de la Soledad.

En plena naturaleza

Pero además de todo este rico patrimonio artístico –del que también forman parte el Teatro Municipal, el Antiguo Mercado, el arco románico de San Pedro o la pinturas rupestres del Val de Charcos de Agua Amarga, entre otros–, Alcañiz también puede presumir de un entorno perfecto para los amantes de la naturaleza.

El río Guadalope, en su curso medio, pasa por la localidad formando un meandro con vegetación típica de ribera. El parque fluvial es una zona excepcional para el paseo y la práctica de deportes y acoge en su entorno restos de obras hidráulicas utilizadas en el pasado.

Por otro lado, la Ruta de Las Saladas recorre las lagunas saladas de Alcañiz, un conjunto de unas 30 cubetas de diferentes tamaños. En este tipo de cuencas, el agua fluye subterránea desde las zonas de recarga perimetrales hacia el centro de la cubeta y esta se pierde únicamente por evaporación, por lo que las sales se concentran en estas lagunas otorgándoles su actual nombre.

La Estanca es un embalse situado a 4 kilómetros de Alcañiz, en la partida llamada Las Margaritas. De origen natural, fue recrecida y mediante un canal recibe agua del río Guadalope, que se aprovecha para regar las huertas de Valmuel y Puigmoreno.

La Semana santa alcañizana

Dentro de las fiestas y tradiciones alcañizanas más relevantes destaca la Semana Santa, celebración declarada de Interés Turístico Internacional y en la que se se conmemora la pasión y resurrección de Cristo. Además, Alcañiz forma parte, junto a ocho poblaciones cercanas más, de la Ruta del Tambor y el Bombo, uno de los grandes atractivos de la zona. Las particularidades de esta celebración en la ciudad son que no se toca el bombo y tampoco se rompe la hora. El origen de esta conmemoración en la localidad bajoaragonesa se encuentra en la iniciativa que llevó a cabo fray Mateo Pestel, cuaresmero de la colegial de Santa María la Mayor que, en 1678, celebró por primera vez la procesión del Pregón, encabezada por tres penitentes con trompeta, campanas y timbales. Las matracas y tambores se incorporaron con el tiempo.

Una rica gastronomía con denominación de origen

El aceite de oliva del Bajo Aragón, el jamón de Teruel o el melocotón de Calanda, sin olvidar el Ternasco de Aragón, son los principales manjares que ofrece la gastronomía alcañizana. Con estos productos se elaboran platos típicos como las judías con perdiz, la fritada con caracoles, el arroz de bacalao con patatas, la olleta o adobo y el chirigol. Para los más lamineros, también se cocinan pastas tradicionales como las tortas de alma, los mantecados, los almendrados, los roscones, la torta de nueces, la torta de Pascua en Semana Santa o las tetas de Santa Águeda, entre otros.

Vencimiento del dragón

Cada 23 de abril, día de San Jorge, Alcañiz celebra, desde 1996, la representación del Vencimiento del Dragón en su reconocible plaza de España. La recreación está basada en la adaptación que cuenta la intervención milagrosa del Santo en la batalla de Alcoraz.

Domingo del Voto

Dos semanas después del Domingo de Resurrección, Alcañiz celebra el día del Voto con una romería a la ermita de la Virgen de los Pueyos. Una tradición que comenzó el 25 de abril de 1738, cuando el concejo de la ciudad hizo voto de acudir una vez al año con la finalidad de dar las gracias a la patrona por haber librado a Alcañiz de la sequía y salvar así las cosechas.

En Facebook. Ayuntamiento de Alcañiz

En Twitter. @AytoAlcaniz

YouTube. Ayuntamiento de Alcañiz

En la web. www.alcaniz.es

- Ir al especial Aratur 2019.

Etiquetas
Comentarios