Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aquí hay ciencia

¿Existe el instinto paternal?

Una buena pregunta para el Día del Padre. Tanto la biología materna como la paterna se modifican al llegar un bebé. Existe un circuito neuronal de la paternidad.

Elena Sanz 19/03/2016 a las 06:00
Etiquetas
Todos los bebés encienden en el cerebro de sus progenitores el circuito neuronal de la paternidad.Benjamin Gettinger

"Madre no hay más que una", reza el refranero. Pero, para ser justos, la sabiduría popular también debería reconocer que "Padre no hay más que uno". La ciencia ha demostrado, sin ningún resquicio de duda, que el cerebro paterno se modifica tanto como el materno tras el nacimiento de un bebé, y que los cambios hormonales que produce un hijo en el género masculino permiten hablar de un indiscutible 'instinto paternal'.

Quizás los bebés no siempre lleguen con un pan bajo el brazo, pero todos pulsan en el cerebro de sus progenitores el botón de encendido del circuito neuronal de la paternidad. Ese es el nombre con el que científicos israelíes de la Universidad de Bar-Ilan han bautizado al conjunto de neuronas que se pone en marcha tanto en madres como en padres tras la llegada de una criatura al mundo. Este circuito incluye, por un lado, una ruta que se activa proporcionalmente al tiempo que se pasa junto al recién nacido y en la que están involucradas la amígdala, la ínsula y el núcleo accumbens, estructuras cerebrales ligadas a las emociones fuertes, el vínculo social, la atención, la vigilancia y la recompensa. La otra red de neuronas contiene partes de la corteza cerebral relacionadas con la experiencia, el aprendizaje y la planificación, que permiten adelantarse a las futuras necesidades del neonato.

Si eres de los que piensan que una madre reconoce mejor que nadie el llanto de su recién nacido, te equivocas de lleno. Esta leyenda urbana fue desmentida hace poco por científicos franceses de la Universidad de Lyon a través de un experimento con 27 nuevos padres y 29 nuevas madres destinado a comprobar si distinguían el llanto de sus hijos de los sollozos de otros bebés. Los resultados revelaron que no existen diferencias en las respuestas de los progenitores en función del sexo, y que la respuesta depende, exclusivamente, del tiempo que se pasa junto al bebé. Si está por encima de cuatro horas al día, tanto padres como madres aciertan en un 10% de los casos.

Tampoco debemos obviar que, mientras que en las féminas el instinto de protección hacia los hijos está directamente ligado a la secreción de grandes cantidades de oxitocina, una hormona producida por el hipotálamo que aumenta la resistencia al estrés y la agresividad ante amenazas contra su prole, en los padres la molécula clave es la testosterona. Estudios recientes revelan que los padres que pasan tiempo con sus vástagos tienen niveles de testosterona más bajos que el resto. Por si fuera poco, cuando duermen con el bebé en la misma cama la testosterona desciende mucho más que si solo comparten habitación con el bebé o pasan la noche en dormitorios distintos.

"Los hombres con la testosterona elevada tienen más masa muscular, exhiben comportamientos agresivos y de dominancia social, se muestran más competitivos y asumen más riesgos", explicaban el antropólogo Lee T. Gettler y sus colegas de las universidades de Notre Dame y Nortwesthern en la revista PLoS ONE. Y aunque esta hormona es evolutivamente importante porque favorece el apareamiento, no es menos cierto que "reduce los recursos que el padre puede invertir en sus hijos y merma su sensibilidad ante las necesidades de la descendencia, lo que explica que biológicamente resulte beneficioso que descienda cuando hay un recién nacido cerca", puntualizan los investigadores. "Hemos comprobado que la biología masculina cambia sustancialmente para satisfacer las demandas de un recién nacido", concluye Gettler, que matiza que el descenso en los niveles de testosterona es temporal.

En definitiva, tanto la biología materna como la paterna se modifican al llegar un bebé para brindarle los mejores cuidados.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual