Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Día Mundial de la Rabia

El 99% de los contagios del virus de la rabia en personas son por mordeduras de perros domésticos

Esta patología está presente en todos los continentes y se transmite a las personas por medio de mordeduras o arañazos.

Europa Press. Madrid Actualizada 28/09/2016 a las 12:40
Etiquetas
La rabia transmitida por los perros ha sido eliminada en muchos países.A. San Luis

El 99% de los contagios del virus de la rabia en personas son por mordeduras de perros domésticos, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), recogidos con motivo de la celebración del Día Mundial de la Rabia.

Se trata de una enfermedad viral infecciosa que afecta a los animales domésticos y salvajes y que se transmite a las personas por medio de mordeduras o arañazos. Esta patología está presente en todos los continentes, a excepción de la Antártida, si bien más del 95% de las muertes por esta causa se producen en niños de entre 5 y 14 años de Asia y África.

El periodo de incubación de la rabia suele ser de uno a tres meses, si bien puede variar de una semana a un año dependiendo de la ubicación en la que se haya producido el contagio y de la carga viral de la rabia. Los síntomas iniciales se caracterizan por fiebre, dolor o sensación de hormigueo inusual y, si el virus se propaga en el sistema nervioso central, inflamación cerebral y de la médula espinal.

La manera más eficaz de prevenir esta enfermedad es vacunar a los perros, si bien existen otras vacunas para inmunizarse previamente indicadas a los viajeros que pasan mucho tiempo al aire libre, especialmente en las zonas rurales, que participan en actividades tales como andar en bicicleta, acampar, o senderismo, y a los expatriados que viven en zonas con un riesgo significativo de exposición a mordeduras de perros.

Inmunización
Asimismo, la inmunización previa también se recomienda a los trabajadores de laboratorio que manipulan virus de la rabia u otros relacionados con esta enfermedad, y a las personas que trabajan en contacto directo con murciélagos.


Y es que, los murciélagos son la fuente de la mayoría de las muertes por rabia humana en América, si bien ya han aparecido casos en Australia y Europa occidental. Las muertes humanas después de la exposición a los zorros, mapaches, mofetas, chacales, mangostas y otras especies huésped salvaje carnívoros son muy raras.

Asimismo, la transmisión también puede ocurrir cuando el material infeccioso (por lo general la saliva) entra en contacto directo con la mucosa humana o heridas en la piel. En este caso, la OMS ha informado de que la transmisión entre personas es "teóricamente posible" aunque "nunca se ha confirmado".

El tratamiento consiste en curar la herida tan pronto como sea posible y administrar la vacuna, si está indicada, de la inmunoglobulina antirrábica (RIG). Una actuación que, según la OMS, puede prevenir la aparición de síntomas y la muerte de la persona.

La rabia transmitida por los perros ha sido eliminada en muchos países latinoamericanos, incluyendo Chile, Costa Rica, Panamá, Uruguay, la mayor parte de Argentina, los estados de Sao Paulo y Río de Janeiro, en Brasil, y gran parte de México y Perú.

Muchos países del sur de Asia Sudoriental de la OMS han emprendido campañas de eliminación en línea con el objetivo de la eliminación regional en 2020. Bangladesh puso en marcha un programa de eliminación en 2010 y, a través de la gestión de las mordeduras de perro, la vacunación masiva de perros y una mayor disponibilidad de las vacunas de forma gratuita, las muertes por rabia humana se redujeron en un 50% durante 2010-2013.

Ir al suplemento de salud







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual