Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

La casa de las flores secas

Germán del Cacho Actualizada 19/04/2013 a las 10:47
0 Comentarios

—¿Arriesgarías tu vida por la inmortalidad tirando un dado?—preguntó Chechu mientras barajaba las cartas del guiñote—. Uno, dos y tres: mueres. Cuatro, cinco y seis: vives para siempre. 

Alodia no pudo responder, una corriente de viento estremeció la habitación y las puertas se cerraron de un portazo.

—Veinte en copas y, con el as, cincuenta y una buenas—concluyó Alodia, somnolienta y visiblemente cansada—. Partida.

Cuando Chechu bajó las escaleras, a la mañana siguiente, Alodia se hallaba recostada en la cama hojeando una revista de decoración. En el exterior, el viento aullaba, soplando y meciendo los árboles. Sobre la mesa de la cocina, ahora había un dado. «Cinco». Chechu inspiró y, aunque se estaba riendo por dentro, notó sus manos sudadas y temblorosas. Tiró el dado. «Uno».

En el balcón abierto, alguien había olvidado regar las rosas de las macetas. Marchitas y ennegrecidas, esas flores secas afeaban la fachada de la única casa rural del pueblo.

Germán del Cacho


Haz clic para volver al suplemento del concurso de relatos de HERALDO.es










Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual