Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Petrus fugit

Mario Olmo Actualizada 18/04/2013 a las 20:16
0 Comentarios

Oyó un estruendo y se acercó al lugar de donde procedía el ruido, abandonando su atalaya. Le gustaba pasear de noche, al abrigo de las sombras, protegido de las miradas de los curiosos. Dueño de sus pasos y de la ciudad postrada a sus pies, metálicos como el artefacto que la vertebraba desde hace meses.

Extraño artilugio que durante un tiempo perturbó su descanso y alteró sus dominios, reflejo de la modernidad que a punto estuvo de condenarlo al olvido. Olvido conjurado antaño por el hechizo de la piedra que un día levantó la muralla de su ciudad y le acompañó durante miles de noches en vela, impertérrito ante las ofensas, las celebraciones y el latido de la urbe.

Piedra testigo de mil batallas, vencida por la indolencia y que ahora, al derrumbarse, lloraba cascotes sobre sus calles. Y al contemplarla, Augusto, su padre, su hermano, su dios metálico, lloró con ella.

Mario Olmo

Haz clic para volver al suplemento del concurso de relatos de HERALDO.es











Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual