Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Experiencias Experiencias

Noticia patrocinada

Descubre la torre de los italianos

Gozarte propone visitar el torreón en el que están enterrados miles de soldados muertos en la Guerra Civil.

03/11/2014 a las 06:00
Etiquetas
0 Comentarios
Sacrario militare italianoGozarte

Al final del Paseo de Cuéllar, junto al Canal Imperial, hay una iglesia dedicada a San Antonio que tiene una torre imponente y maciza. ¿Es un simple campanario? Pues no, nada más lejos. A principios de los años 40 Mussolini mandó construir en Zaragoza un Sacrario militare italiano para enterrar aquí los restos de la mayoría de los soldados italianos muertos en la Guerra Civil.

En un principio iban a enterrarse aquí solamente muertos del bando fascista, pero las vicisitudes de la Segunda Guerra Mundial llevaron a que la obra se acabase después de la muerte del dictador, con lo que también acabaron aquí los restos de algunos brigadistas internacionales. De arriba a abajo los muros están cubiertos de miles de lápidas con sus nombres, en muchas de las cuales hay notas, cartas… escritas por sus familiares, muchos de los cuales descubren todavía hoy que un antepasado está enterrado en Zaragoza.

Gozarte propone descubrir un impresionante edificio lleno de recuerdos de aquella “guerra de España”.


Visita a la torre de los italianos

Cuándo: Todos los domingos desde el 19 de octubre al 30 de noviembre a las 11’30 (excepto el 2 de noviembre).

Dónde: Puerta de la iglesia de San Antonio (Paseo de Cuéllar, 10).
Precio: 8 euros (7 euros para jubilados y estudiantes menores de 26 años; 4 euros para parados).

Reservas: Llamando al 976 207 363
Compra tu entrada aquí.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual