Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Sociedad

Del quirófano al aula de Derecho

El cirujano Carlos Val-Carreres regresó a la Universidad de Zaragoza a los 65 años para cursar Derecho. Recomienda no dejar nunca de estudiar.

Andrea Gil Actualizada 08/04/2015 a las 22:42
Etiquetas
0 Comentarios
El doctor Carlos Val-Carreres, en las escaleras del edificio Paraninfo.Guillermo Mestre

Cambió el bisturí por los libros. En concreto, de Derecho. A sus 65 años, está cursando el primer curso de este grado en la Universidad de Zaragoza. Por muy diferentes que parezcan la Cirugía y la Justicia, el doctor Carlos Val-Carreres sabe encontrar un nexo en común entre ambas disciplinas.

El cirujano que operara a Padilla o al Juli ahora se sienta entre chavales de 17 y 18 años en las aulas de la facultad del campus de San Francisco. Aunque, como él mismo explica, "el cambio no es tanto como puede parecer". Su retirada del Hospital Provincial le ha permitido dedicarse a inquietudes que ya le vienen de lejos. "Me matriculé en Derecho por mi tío Juan Bautista, que fue un gran abogado penalista, y porque siempre me ha interesado esta disciplina", confiesa. Era una espinita clavada y por fin ha conseguido sacársela.

Para él, el Derecho penal y la Cirugía son similares. En las dos hay que investigar y actuar "con todas tus armas", apunta. "Para mí –confiesa– son dos ramas muy echadas para adelante". Según Val-Carreres, el Derecho en Aragón siempre ha tenido mucha importancia y agradece el "gran espíritu docente" de sus profesores.

Es una persona con unos horizontes "muy claros". "Al abandonar el Hospital Provincial, me quedó un vacío importante". Pero afirma que lo que suplido eligiendo Derecho. "Estoy orgullosísimo de mi decisión", sentencia, en la que ha contado con todo el apoyo de su familia. De esta, y de haber escogido primero la Medicina, porque en última instancia, quiere morir "siendo médico".

Se considera buen alumno y quiere que sus compañeros vean que se puede "hacer de todo". Y puede, ya que cada noche se acuesta a las 3.00. Por estudiar. Un poco de Medicina y otro poco de Derecho, sin dejar de lado la Cirugía. Pero como todo estudiante sabrá, conciliar trabajo y estudios es complicado y, pese a los esfuerzos, Val-Carreres confiesa entre risas que en las calificaciones del primer cuatrimestre "ha habido de todo".

Ha sabido adaptarse bien al cambio. Para él, ir a clase es estar un buen ambiente. "Mis compañeros y profesores son encantadores". Incluso le han propuesto salir una noche con ellos. "Son el reflejo de la eterna juventud, me gusta ver lo que hacen los jóvenes de ahora, aunque hay veces que me hablan de grupos de música que yo ya ni conozco", ríe. Ademas, apunta que son muy buenos estudiantes y que no faltan a las clases.

La implantación del plan Bolonia no le ha supuesto apenas dificultades. Además, con las plataformas en internet se maneja de maravilla. Pero se ha dado cuenta de que, con el nuevo plan, "es bueno ir a cuantas más clases mejor". Aún así, es consciente del momento de cambio e inestabilidad que está pasando la universidad. "No me parece bien que se proponga un nuevo modelo cuando hace dos días que se han instaurado los grados –explica–, no tiene sentido, encima siendo más caro para los estudiantes". "Se debería de tener un poco de cabeza", sentencia.

Aunque no cree que vaya a ejercer como abogado, le haría ilusión trabajar con su hijo Antonio. Y es que en la familia Val-Carreres se da una situación que él define como "curiosa": de padre médico, sus hijos son licenciados en Medicina y en Derecho.

A la gente jubilada y a sus jóvenes compañeros, les recomienda que nunca dejen de estudiar. Sea lo que sea. "Yo estoy muy contento en la universidad, haber vuelto estudiar me ha traído muy buenos recuerdos", concluye.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual