Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Arqueología

​Hallan la copia del evangelio más antigua encontrada hasta ahora en una máscara de momia

Se trata de un fragmento del Evangelio de Marcos, que fue escrito durante el primer siglo.

Europa Press. Madrid Actualizada 20/01/2015 a las 22:41
2 Comentarios
La máscara estaba hecha con papiroAndong National University

El papiro utilizado para crear la máscara de una momia en el antiguo Egipto podría contener la copia del evangelio más antigua hallada hasta ahora. Se trata de un fragmento del Evangelio de Marcos, que fue escrito durante el primer siglo, concretamente antes del año 90, según han señalado los expertos.

Aunque las momias de los faraones egipcios usaban máscaras hechas de oro, la gente común tenía que conformarse con máscaras hechas de papiro (o lino), pintura y pegamento. Teniendo en cuenta lo caro que era el papiro, a menudo la gente reutilizaba hojas sobre las que ya se había escrito.

En los últimos años los científicos han desarrollado una técnica que permite que el pegamento de las máscaras de momias se deshaga sin dañar la tinta sobre el papel. De esta manera, decenas de científicos y estudiosos están trabajando para descubrir el evangelio del primer siglo, uno de los textos más buscados.

"Estamos recuperando documentos antiguos de los primeros, segundos y terceros siglos. Documentos no sólo cristianos y bíblicos, sino textos griegos clásicos, comerciales, papeles mundanos o cartas personales", ha explicado uno de los responsables de este trabajo, Craig Evans.

En declaraciones a 'LiveScience', Evans ha indicado que los documentos incluyen textos filosóficos y copias de las historias del poeta griego Homero, mientras que las cartas comerciales y personales, a veces, tienen fechas muy útiles para la investigación.

En el caso de esta copia del Evangelio, los expertos la dataron mediante el análisis de los otros documentos que se encuentran en la misma máscara. También se les realiza una datación por carbono 14. Esto les llevó a situarlo en el primer siglo. Los ejemplares supervivientes más antiguos de textos evangélicos que se habían encontrado hasta ahora datan del siglo II (de los años 101 a 200).

Destrucción de máscaras

Sin embargo este trabajo tiene una desventaja, el proceso utilizado permite descubrir nuevos documentos, pero destruye la máscara de la momia, por lo que se ha generado un debate entre los científicos, acerca de si este sistema debe seguir utilizándose o no.

Pero Evans lo tiene claro, y ha destacado que estas máscaras que están siendo destruidas, revelan, a cambio, nuevos textos que aportan numerosos datos de la historia de la humanidad. "No estamos hablando de la destrucción de cualquier pieza de museo", ha apuntado.

Además, ha precisado que los propietarios de las máscaras de momias conservan la propiedad de las hojas de papiro después de que se disuelva el pegamento en ellos.


  • Es lo que hay21/01/15 10:24
    #1 Pues sí. De ser confirmada por expertos independientes sería una importantísima noticia para la ciencia y la historia sobre todo por su antigüedad puesto que se trata de una nueva copia del evangelio que, según se considera actualmente, se escribió el primero y que se atribuyó al citado Marcos (aunque ninguno de los evangelios fue escrito realmente por los evangelistas sino por alguno de sus discípulos). Además de confirmar sus diferencias con el resto de sinópticos sería lógico encontrar disensiones con copias posteriores que nos ayudarían en su conocimiento.
  • es pa no echar gota20/01/15 20:46
    Esta puede ser la noticia científica del siglo, pero no hay un presunto experto que le haga caso. Esto es desilusionante...





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual