Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Entrevista a Lara Almarcegui

"Por el arte me hice hortelana"

Lara Almarcegui es una artista zaragozana vinculada al 'art land' y a la creación conceptual que representó a España en la Bienal de Venecia.

Antón Castro. Zaragoza Actualizada 02/09/2013 a las 10:53
6 Comentarios
Lara Almarcegui.

Lara Almarcegui (Zaragoza, 1972) es artista. Está vinculada al ‘art land’ y a la creación conceptual. Realiza intervenciones e instalaciones en la naturaleza. Representó a España en la pasada Bienal de Venecia con un trabajo sobre los escombros y los descampados. Reside desde años en Róterdam, antes también vivió en Ámsterdam, y es una de las artistas españolas de las nuevas generaciones mejor consideradas en el extranjero. Ha hecho proyectos muy diferentes en Bélgica, Holanda, Suecia, Italia, Brasil o España, entre otros países. Los títulos de sus intervenciones dan una idea de su preocupación por los espacios: ‘Un paseo por los descampados de Liverpool’, ‘Cavando sobre una montaña de escombros’, ‘Un café al aire libre para los hortelanos’ o ‘El descampado de la fábrica Michelin se abre al público’. Recibió el premio Ojo Crítico de arte de RNE en 2008. Más que los objetos en sí, le interesan los lugares.

-¿Qué suele hacer una artista como usted en verano?
Lo habitual es no tener vacaciones pero este año empezamos por las exposiciones de Marsella y Arlés, la más increíble la del chileno Sergio Larrain. Luego seguimos, acampando con una furgoneta y un colchón, por montañas desde el Pirineo incluyendo Panticosa y Ordesa a zonas mineras de Asturias y el Bierzo.

-¿Cómo define su obra?

Mi trabajo es un intento de entender algo sobre el lugar en el que estoy y parte de las preguntas de cómo se ha generado ese territorio y qué sucede ahí.

-¿Qué artista quiere ser: reflexiva, poética, política, alguien que quiere ofrecer una mirada sobre el mundo, una artista crítica?
Cuando empecé me preocupaba mucho cómo posicionarme, necesitaba demostrar que estaba involucrada en serio con aquello con lo que trabajaba; por eso cavaba durante semanas, me hice hortelana y realizaba mucho trabajo físico. Ahora ya no me preocupa mi posicionamiento o las preguntas acerca de mí. Frente a tanta construcción y especulación, la urgencia de ponerse a trabajar y las dificultades de llevar a cabo los proyectos anulan cualquier otra consideración.


-¿Cómo valora la exposición de la Bienal de Venecia?
Lo que hace la Bienal tan especial para un artista es la oportunidad de trabajar con un pabellón entero, de forma que si hace falta le puedes dar la vuelta completa al edificio porque te han dejado sola con él. Para un artista que trabaja con la construcción como yo es una oportunidad única. Por otra parte, la producción del proyecto ha sido muy dura. Tras pelearme mucho, por suerte al final conseguí realizar lo que quería.

-¿Cuáles serían algunos artistas y algunas exposiciones vinculadas a algún verano inolvidable?
-Este verano me impresionaron los restos de los grabados del ‘Apocalipsis’ de Durero quemados durante las luchas de la Comuna de París. Pero los mejores recuerdos veraniegos son proyectos en proceso, como cuando Tomas Saraceno, tras varios intentos fallidos y dos horas de espera, al final consiguió hacer que se elevase su gran estructura voladora este pasado agosto. Otro acontecimiento, histórico, fue en el verano de 1999 cuando Aleksandra Mir organizó en las dunas la llegada de la primera mujer a la luna. Éramos muy pocos pero fue una fiesta que, por supuesto, se convirtió en un evento mediático: “la primera mujer en ir a la luna”.

-¿Tiene canciones del verano, discos fetiches?
Let’s play hippies de Begoña.

-En su casa, ¿qué obras, qué artistas la acompañan? ¿A quién le gusta ver o a quiénes le gustaría mirar cada mañana?
Una foto de un cine al aire libre en Jenin (Palestina), parte del proyecto ‘Cinema Jenin’; un cartel de la última exposición en un centro de arte que cerró debido a los recortes en presupuesto. Pero lo mejor de mi casa es la vista de la ciudad.

-Una artista como Lara Almarcegui, vinculada al paisaje, ¿dónde encuentra la inspiración? ¿Cuál es el vínculo que establece entre inspiración y trabajo?
Busco espacios abandonados y descampados con insistencia, dedico tiempo a recorrer y observar estos lugares y mis proyectos surgen a partir de ellos. Las características específicas de cada lugar me dan el contenido, me ayudan a construir mi discurso y generan la forma de mis proyectos. Por ejemplo, a pesar de que hacía tiempo que me lamentaba de la destrucción de descampados, no fue hasta que visité un descampado maravilloso en el puerto de Róterdam que pensé que podía hacer un proyecto para conservarlo.

-¿El viaje y la ciudad de su vida o de un verano especial?
Sao Paulo.

-Usted ha sido de las primeras artistas en irse de Zaragoza. ¿Por qué? ¿Cómo ve la ciudad, qué relación tiene con ella?
En Zaragoza aprendí mucho de la escritora Ana María Navales y de la pintora Olga Rubio, mujeres fuertes con enorme libertad. Pero luego, como no había Facultad de Bellas Artes, ni Museo ni Centro de Arte Contemporáneo, al igual que muchos otros tuve que salir para formarme, perdiendo así mucha relación con la ciudad.

-El verano está asociado a la infancia y a la adolescencia. ¿Le persigue algún recuerdo especial?
Subir a los árboles, saltar por los tejados y el deseo de construir una cabaña.

-¿Cuál sería el menú de un día perfecto?
Lo mejor es que todo sea una sorpresa.

-¿Cómo fue su primera vez?
La primera vez que vi arte contemporáneo, una exposición de Dan Camerón en la Caixa y otra de arte político en el Círculo de Bellas Artes, no me lo podía creer. El arte contemporáneo se presentaba mucho más vivo y excitante de lo que había soñado.

-¿Quién ha sido el gran personaje, real o imaginario, de sus veranos?
Sin héroes, por favor.

-¿La mejor o la más extraña anécdota veraniega vinculada a su obra, a su profesión?
El tifón que azotó Taipei tras la inauguración de la Bienal de 2010 y provocó el colapso de la casa en la que había realizado mi proyecto.
Más información


  • Jambo03/09/13 00:00
    ¿Esta es la que metió una escombrera dentro de Venecia? Lo que no sé es cómo le dejaron...
  • alertas03/09/13 00:00
    Leer para creer. Debo de estar mal de la cabeza. 
  • Bill03/09/13 00:00
    Como le gusta al Heraldo sacar a esta artista. Debe ser porque le da mucho juego en los comentarios de sus acérrimos detractores. Afortunadamente sigue siendo fácil escandalizar
  • Alberto03/09/13 00:00
    Será lo que sea, pero a mi me parece que lo suyo son escombros dentro de una galería. 
  • Paco02/09/13 00:00
    Será al Land Art, no al art land...
  • ...02/09/13 00:00
    ...te recuerdo tímida y callada dibujando en el estudio Cañada





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual