Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Premio Nobel de Literatura

Un poeta del rock profana la sagrada tumba de las letras

El cantante Bob Dylan ha sido nombrado premio Nobel de Literatura 2016.

M. Uribe 14/10/2016 a las 08:42
Etiquetas

Ha entrado un elefante en una sacristía. Caen los solemnes objetos de las estanterías, se remueven las tacitas de porcelana, arden las velas, se rompen los cálices sagrados, el mundo se derrumba. Un poeta del rock ha profanado la sagrada tumba de las letras. Bob Dylan es, por fin, Nobel de Literatura. A su lado, nuestro Echegaray, que tanta filfa provocó, es Dios.

Los bufidos de la tribu se oyen planetariamente. ¿Un rockero, Nobel? ¿A tal extremo de degradación ha llegado la Academia Sueca? Dejemos a la tribu bufar… Aunque lo mejor sería que, antes de darse al enloquecido chamanismo purgatorio, abriese algún libro de textos dylanianos y hasta algún disco, pongamos, de su época mercurial. Un poco de atención, aunque sea en 10 minutos, para observar, y en el caso de militar en la facción dylanita, para deleitarse, con textos surrealistas, simbolistas, prietos entre melodías.

Escribir una letra y ensartarla en música o viceversa es un arte que el hombre, como bien ha recordado la secretaria de la Academia Sueca, ha practicado desde tiempos inmemoriales. Es un arte difícil, que requiere una inspiración e inteligencia superiores. Expresar emociones vitales, hacer periodismo costumbrista, protestar contra el poder, cantar al amor, rebelarse contra los bienpensantes… y emparedar todo ello en músicas henchidas de ritmo y belleza, despertando sentimientos endorfinados, es tarea ardua, compleja, agotadora. Bien lo saben quienes a diario se enfrentan al folio y a las seis cuerdas de una guitarra.

Dylan, aunque lleva una larga temporada desconectado de esa creación, nutriéndose, no se sabe si por cansancio o por delectación, de temarios ajenos, es lo que ha hecho toda su vida, siguiendo el caudaloso río de sus discos y de sus músicas, desde aquellos cuatro primeros álbumes acústicos, en la estela de Woody Guthrie y los poetas ‘beat’, al surrealismo de su etapa mercurial, su conversión cristiana, su avistamiento a las praderas del country, el dolor de la ruptura matrimonial plasmada en el excelso ‘Blood On The Tracks’ o la reciente recuperación de las raíces profundas del cancionero americano.

Toda su obra está plagada de prosa poética. Contracultural, sí, pero enormemente bella, aunque hoy le pese a la tribu planetaria. El flamante Nobel ha cambiado el curso de la historia, ha retratado en ácidas canciones el mundo del último medio siglo XX y ha guiado a todos los poetas de la música pop. Nadie hasta que él llegó ha removido las entrañas de algo tan frívolo pero tan emocional como el rock. Han tenido que pasar siglos hasta que el noble arte de hacer canciones haya sido reconocido por la entidad mayor del mundo de las ciencias y el pensamiento. Nunca es tarde, aunque los bufidos de la tribu atruenen.
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual