Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Madrid

Rato asegura que las tarjetas 'black' eran legales y duda de la buena fe de Bankia

Ha asegurado que al día siguiente de acceder al cargo, el entonces director general Ildefonso Sánchez Barcoj le entregó una tarjeta para uso personal.

Efe. San Fernando de Henares Actualizada 05/10/2016 a las 09:19
Rodrigo Rato llega a los juzgados en Madrid.Efe

 El expresidente de Caja Madrid Rodrigo Rato ha explicado en la Audiencia Nacional que las tarjetas opacas de la entidad constituían "un incentivo perfectamente legal" y ha cuestionado la "buena fe" de Bankia, cuya denuncia dio origen a la investigación judicial.

En la cuarta sesión del juicio contra los 65 usuarios de las "black", acusados de apropiarse de forma continuada del patrimonio de la caja, también ha intervenido su ex director general Ildefonso Sánchez Barcoj, que ha asegurado que tanto la entidad como Hacienda incluyeron los gastos que hizo con las tarjetas en su declaración, aunque posteriormente Bankia le sugirió que no era necesario.


Durante cerca de dos horas, Rato se ha sometido únicamente a las cuestiones planteadas por su defensa y el fiscal Anticorrupción Alejandro Luzón, quien se ha mostrado más incisivo que en la sesión anterior y ha planteado un denso interrogatorio.


En relación a las tarjetas de Caja Madrid, el exvicepresidente del Gobierno ha asegurado que se trataba de un incentivo equiparable a los que se veían "en el resto del sector", y ha explicado que tenían un límite anual fijado antes de su llegada a la entidad que nunca modificó hasta la integración en Bankia.


Además, ha reiterado que nadie "ni de Caja Madrid ni de ningún organismo externo" mencionó nunca problema alguno, y ha añadido que conoció las supuestas irregularidades "como el resto de los españoles", tras la denuncia presentada por el actual equipo de Bankia ante el FROB.


Rato ha indicado que en el pasado "tenía mucha mejor opinión de Bankia, a la que le presumía buena fe", pero que posteriormente cambió, entre otros motivos, al darse cuenta de que la entidad ocultó el nombre de la cuenta en la que se cargaban las tarjetas, que no tenía justificante de los gastos y que, por contra, se los siguió deduciendo hasta 2015.

Sobre las tarjetas emitidas tras la constitución de Bankia, ha explicado "no estaba aumentando la retribución reconocida por contrato y que además estaba limitada por ley" ya que era un mero "elemento de liquidez".

De este modo, ha ilustrado Rato a un contrariado Luzón, que pide para él cuatro años y medio de cárcel,"lo que gastaba se me descontaba de la retribución", todo lo contrario de cuanto sucedió en la época de Caja Madrid cuando las tarjetas eran "un complemento".

También se ha referido a la retribución percibida durante los últimos años al frente de la entidad, y ha reconocido que recibió "una llamada de Bankia en la que me dicen que los gastos realizados en 2011 no estaban bien sostenidos y que los personales que creía 'neteados' -en términos netos- contra mi indemnización tampoco".

Rato ha añadido que "como no tenía intención de discutir con Bankia sobre temas de dinero, pregunté cuánto era y lo ingresé".

También ha lanzado un dardo al ex consejero delegado de Bankia Francisco Verdú, quien declarará como testigo en los próximos días y que, según el exvicepresidente del Gobierno, nunca hizo uso de su tarjeta, aunque jamás comentó que el sistema no fuera el adecuado.

Apenas dos horas más tarde, era Barcoj el que desfilaba ante la sala, presidida por la juez Ángela Murillo, quien ha acordado alterar ligeramente el orden en las declaraciones.

El ex director general de Caja Madrid ha relatado, a veces en un tono tan espontáneo que ha despertado las risas ahogadas de los presentes, que todo lo relativo a las tarjetas, con las que gastó 484.200 euros, era responsabilidad de los presidentes.

Por su parte, el exconsejero de Caja Madrid en representación de IU, José Antonio Moral Santín, ha sostenido, en una prolija intervención, que nunca le pidieron justificar los 456.500 euros desembolsados con una tarjeta que, ha explicado, se trataba de un método de remuneración, "no de retribuciones".

El exsindicalista Francisco Baquero, el último en declarar, ha insistido en que el plástico era una "legítima remuneración de libre disposición" y no ha dado por buenos los 266.400 euros de gastos que se le imputan, ya que incluyen "cenas en restaurantes" cuando "estaba en el extranjero".

Tras casi nueve horas de sesión, la sala ha emplazado para mañana las 10:00 horas al resto de los acusados, entre otros el ex secretario de Estado de Hacienda Estanislao Rodríguez-Ponga y el que fuera representante del PSOE en Madrid Antonio Romero Lázaro, que serán los siguientes en declarar.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo