Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Accidente de tres españoles en Marruecos

"La camilla con Martínez cayó al río y tras una noche en el agua falleció"

Juan Bolívar, único superviviente del accidente en Marruecos,​ cuenta el horror vivido en el Atlas y critica el operativo de rescate: "No fue normal".

Efe. Granada Actualizada 10/04/2015 a las 08:44
9 Comentarios
Juan Bolívar, espeleólogo superviviente del accidente en MarruecosEfe

El policía nacional y espeleólogo Juan Bolívar Bueno, que llegó a España tras sobrevivir al accidente de Marruecos en el que murieron dos compañeros de expedición, ha dicho en Granada que el rescate llevado a cabo por miembros de la gendarmería marroquí "no fue normal".

Acompañado por su padre y por miembros de Club de Espeleología Lliberis, Juan Bolívar ha detallado en rueda de prensa los seis días que transcurrieron desde que se despeñaron por un barranco dos de los tres miembros de su expedición hasta que fueron rescatados.

De este grupo formaban parte Gustavo Virués, José Antonio Martínez y él, y fueron estos dos los que se despeñaron por causas a las que no encuentra explicación.

El primero en despeñarse fue Virués, que murió en el impacto, mientras José Antonio Martínez, quedó colgado en las cuerdas a metros del suelo y con heridas.

"Cinco días después acudieron dos gendarmes con cuerdas a rescatarnos. Me dijeron que no tenían maquinaria y que todo sería a pulso. La camilla en la que pretendía rescatar a Martínez cayó al río con riesgo de que se ahogara. Al día siguiente, tras una noche en el agua falleció", ha explicado Bolívar, rompiendo a llorar y muy emocionado.



El accidente se produjo en el barranco de Wandrass, en el Alto Atlas marroquí y los restos de José Antonio Martínez llegarán a Granada y los de Gustavo Virués a Chiclana, en la provincia de Cádiz.

Bolívar ha contado que de la expedición formaban parte seis personas, acompañadas de un guía local y que una vez en el barranco se dividieron en dos grupos de tres, "y nos despedimos hasta dentro de tres días", ha proseguido.

"Nosotros tres caminamos juntos, tranquilos, durante muchas horas. No éramos un grupo que va de excursión, llevábamos todo punto por punto, dossier, un plano topográfico, que nos decía que a 500 metros que nos quedaban habría una cascada y a cinco metros un atajo", ha agregado Bolivar.

Una vez superada la cascada y hallada la pared, Gustavo Virués fue el primero en comenzar la escalada. Martínez desde abajo comenzó a darle la cuerda y él quedó abajo recogiendo el material de las mochilas.

Bolívar añadió que con el ruido de la cascada no se oía bien y que Martínez subió un poco para ver como iba Virués, si estaba todo bien, etcétera, y que después los vio hablando.

"En un momento dado, que miras para abajo y te despistas, miras para arriba y ves a los dos cayendo. Ese momento es una película no piensas que sea la realidad", ha continuado Bolívar, rompiendo a llorar.

Virues falleció del impacto. "No tenía movimiento. Los ojos, blancos. Estaba muerto", ha dicho Bolívar, que vio que no podía hacer nada por él; y fue hacia Martínez, que estaba herido, le ayudó a desprenderse del arnés y lo bajó.

"Le hice una especie de iglú en la nieve con toda la ropa que encontré, incluida la de Gustavo, ya que desgraciadamente a él no le hacia falta, y cubrí a José Antonio", ha comentado Bolívar, que ha incidido en que los siguientes días Martínez se recuperó y él todos los días le llevaba comida y agua.

Bolívar mandó mensajes "a todo el mundo" a modo de despedida, según ha señalado, esa misma noche. Así aguantaron seis días.

Un día escucharon voces y eran dos personas con cuerdas, que identificó como miembros de la Gendarmería marroquí, que venían a rescatarlos.
Con una camilla procedieron a sacar a Martínez, pero de un tirón de las cuerdas, cayó a la catarata. El español, según le dijeron los marroquíes, estaba vivo.

Pero al día siguiente, tras una noche en el agua falleció, ha explicado Bolívar, que ha contestado afirmativamente a la pregunta de si cree que la muerte de José Antonio fue "un asesinato".

Ha relatado cómo la camilla en la que fue rescatado su compañero cayó a la catarata, y tras interpelar al gendarme éste le dijo: "Está bien, tiene la cabeza fuera del agua", según Bolívar, que mantiene que escuchó a su compañero decir: "Me ahogo".

A la mañana siguiente, cuando él ya daba a José Antonio "por perdido", la camilla cayó al río, donde quedó "hundida".

"El de la gendarmería se largó, se fue para arriba y a las dos horas llegó Protección Civil de Marruecos, que ayudó a sacar la camilla del río. José Antonio había fallecido", ha relatado.

Sobre su situación, ha negado que le rescatara la gendarmería, pues ha explicado que hizo cuatro horas de caminata y que "cien metros antes de la ambulancia le metieron en una camilla".

Bolívar, que dice sentir "rabia e impotencia" porque a su compañero "lo dejaron en el río", ha calificado como "un consejo de sabios" el interrogatorio al que fue sometido en Marruecos..

Por su parte, el Gobierno de Marruecos aseguró horas antes d e la rueda de prensa de Bolivar que "no escatimó ningún esfuerzo para rescatar a los tres montañeros españoles" accidentados.

Los cadáveres de los dos montañeros muertos llegaron a primera hora de la tarde de este jueves al aeropuerto madrileño de Barajas.

Los restos de José Antonio Martínez serán trasladados a Granada y los de Gustavo Virués a Chiclana, en la provincia de Cádiz.


  • nin12/04/15 00:07
    Me parece indignante e injusto que con motivo de este fatídico accidente, impresentables critiquen a Marruecos. Se trata de gente que hace deportes de riesgo, es decir que les gusta jugarse la vida por el puro placer de hacerlo y no entiendo como después critican a los demás por no sacarles de los apuros en que voluntariamente se meten. Me parece admirable que un gendarme marroquí se juegue la vida por intentar infructuosamente rescatar al herido. Criticar a Marruecos por haber fracasado en el rescate es injusto. Porque no le sacó del río su compañero???. A mi me parece bien que cada uno haga lo que quiera pero es mezquino criticar a los demás después de cometer la imprudencia de separarse del grupo y asumir unos riesgos a todas luces excesivos y probablemente errores en la sujección de las fijaciones.
  • pepito10/04/15 18:22
    Al final, los familiares de cualquier suicida, denunciarán a las Autoridades por no llegar a tiempo de evitarlo.  Comidilla de abogados.
  • giner10/04/15 18:01
    # alianza opino igual que tu, si quieren tener un buen srvicio de rescate no puden ir a un pais tercermundista, que vallan a suecia  
  • Darwin10/04/15 15:00
    Horroroso lo que cuenta el espeleólogo. Pero más horrenda es la actitud de Marruecos. Este gobierno nuestro que siempre se baja los pantalones ante Marruecos debería tomar una decisión. Basta ya. Mi pésame a las familias.
  • Pedro10/04/15 09:00
    Terrible ha tenido que ser la tragedia vivida en ese accidente y mayor el horror de estar manejados por conciencias de voluntad tan primitiva. Pero es como jugar con cuchillas de navaja, hay que prever hasta lo peor. Sin embargo, quizás alguien pudiera haber hecho algo más.
  • Alianza de Culturas???10/04/15 08:54
    Aunque sea duro decirlo, sigo pensando que cuando uno se expone al peligro y algo sale mal no se debe culpar a los demás de las consecuencias pero este desenlace nos enseña que hay algo muy importante que pasamos cuando vamos a otros paises las prioridades en lo que se refiere a la seguridad pueden ser muy diferentes y con esto no culpo a nadie simplemente que se vive a otra velocidad y se hacen las cosas de una manera diferente. Que descansen en paz.
  • indignada10/04/15 08:53
    Y luego a nuestros efectivos en el sur se les juzga por todo lo que pasa con los que quieren entrar en España. Todos los que salen en redes sociales y en manifestaciones y similar juzgaran igualmente a los que han dejado morir a José? por no dejar que nuestros efectivos especializados salieran para allí antes, se les juzgara? Que vergüenza....
  • José10/04/15 08:13
    Verdaderamente espeluznante.  Pobres familias, tener que escuchar este relato multiplicará sin duda su dolor.  Mi reflexión después de dar el pésame, es que muchas veces no somos conscientes de donde nos metemos.  No solo en el caso que nos ocupa sino muchos simples turistas españoles que nos vamos de vacaciones a sitios donde si no pasa nada todo va bien, pero si pasa, solo te queda encomendarte a Dios.  Para las vacaciones yo recomendaría a todo el mundo que no salga de España hasta haberla visto enterita.  Y si aquí te pasa algo, tienes a servicios públicos que te ayudan y tutelan en cualquier situación que se te pueda dar.  En muchos países extranjeros ya vemos lo que te puede pasar si tienes un problema.  Mas que rescatarte directamente te matan.
  • En serio10/04/15 00:48
    Garzón sigue haciendo de las suyas [“de su capa un sayo”] Tb. se ha dicho:  «Vamos a tomar medidas legales, incluso el gabinete jurídico del juez Garzón se ha puesto en contacto con nosotros para ofrecerse a llevar el caso, y daremos pasos cortos pero firmes». Aunque la decisión está tomada por todos los miembros del grupo, con una trayectoria de más de 40 años en la montaña, «respetaremos la decisión de las familias y su propia forma de actuar». CÓDIGO DEONTOLÓGICO Adaptado al Estatuto General de la Abogacía Española, aprobado por Real Decreto 658/2001, de 22 de junio Artículo 7.- De la publicidad 2. Se entiende que vulnera el presente Código Deontológico, aquella publicidad que comporte, entre otros supuestos: (…) e) Dirigirse por sí o mediante terceros a víctimas de accidentes o desgracias que carecen de plena y serena libertad para la elección de abogado por encontrarse en ese momento sufriendo una reciente desgracia personal o colectiva, o a sus herederos o causahabientes.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual