Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Estados Unidos

Obama desafía a la oposición republicana al designar un juez para el Supremo

Merrick Galand sucederá al juez Antonio Scalia que falleció el mes pasado. Hillary Clinton respaldó la decisión de Obama y tachó de "inaceptable" el bloqueo de los detractores.

Efe. Washington Actualizada 17/03/2016 a las 01:22
Obama confrma a Merrick Galand como juez para el supremoEfe

El presidente de EE. UU., Barack Obama, designó este miércoles al juez Merrick Garland para el Tribunal Supremo y abrió así una batalla política con el Senado, controlado por una oposición republicana que se niega a confirmar a ese candidato durante la agitada campaña previa a las elecciones presidenciales de noviembre.

Obama eligió a Garland, un juez respetado por progresistas y conservadores, para cubrir la vacante dejada en la máxima corte del país por Antonin Scalia, fallecido el mes pasado.
"He elegido a un candidato que no solo está ampliamente reconocido como una de las mentes más brillantes del país en el ámbito legal, sino que además aporta a su trabajo un espíritu de decencia, modestia, integridad, imparcialidad y excelencia", aseguró Obama en una declaración hecha en la Casa Blanca junto a Garland.

Desde la muerte de Scalia, los líderes republicanos del Senado han amenazado con vetar a cualquier candidato designado por Obama por considerar que el encargado de elegir un nuevo juez debe ser el próximo presidente, que asumirá el poder en enero de 2017. "He cumplido con mi deber constitucional. Ahora el Senado debe cumplir con el suyo. Los presidentes no dejan de trabajar en el último año de su mandato y los senadores tampoco deberían", subrayó Obama.


El gobernante pidió a los republicanos del Senado que sean "justos" con Garland y que voten su nombramiento, porque el Tribunal Supremo "debe estar por encima de la política" partidista.

Si los republicanos obstruyen el proceso, eso "provocará un ciclo interminable de ojo por ojo" entre los dos partidos y hará "que sea cada vez más difícil que cualquier presidente cumpla con la tarea que le encarga la Constitución", argumentó Obama.

"La reputación del Tribunal Supremo sufrirá inevitablemente, y la confianza en el sistema judicial sufrirá inevitablemente", agregó.
La respuesta del Senado no se hizo esperar, y el líder republicano en la Cámara Alta, Mitch McConnell, confirmó que bloqueará cualquier votación sobre Garland con el objetivo de que sea el próximo presidente estadounidense quien elija al sustituto de Scalia para ese Tribunal, integrado por nueve jueces.

"La gente de EE. UU. puede elegir a un presidente que designe a Garland o puede elegir a un presidente que designe a otro candidato diferente. Sea como sea, lo que queremos es dar voz al pueblo" mediante las elecciones de noviembre, argumentó McConnell.

dirigentes republicanos, como el presidente de la Cámara Baja, Paul Ryan, o el senador que preside el Comité Judicial del Senado, Chuck Grassley, respaldaron de inmediato la decisión de McConnell.
"No nos callaremos mientras Obama intenta instalar una mayoría progresista en el Supremo para minar nuestra Constitución y proteger sus acciones ilegales", indicó por su parte el presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, en su cuenta de Twitter.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, aseguró que Obama no retirará la designación de Garland incluso si la obstrucción del Congreso se prolonga hasta que abandone el poder en enero.
"No hay absolutamente ninguna buena razón para esperar hasta después" de las elecciones para confirmarlo, insistió Earnest en su conferencia de prensa diaria.

La muerte de Scalia, todo un estandarte del conservadurismo, ha dejado la corte dividida entre cuatro jueces que comparten esa inclinación y cuatro de tendencia progresista, por lo que su sucesor podría ser decisivo en las decisiones que tome el tribunal sobre temas como el aborto, el derecho a portar armas.

Mientras, el Supremo cuenta ahora con solo ocho miembros para evaluar temas tan importantes como el destino de las medidas migratorias de Obama para detener las deportaciones de millones de indocumentados, lo que puede generar empates en sus decisiones.

"Sin un noveno juez en el Supremo, la comunidad latina tiene mucho que perder", dijo en un comunicado la congresista demócrata Linda Sánchez, presidenta del caucus hispano del Congreso.
La favorita en la carrera demócrata para las elecciones de noviembre, Hillary Clinton, respaldó este miércoles la designación de Obama y consideró "inaceptable" el intento de bloqueo republicano. "El Senado tiene casi un año entero para evaluar y confirmar al juez Garland. Debería empezar esa tarea de inmediato", subrayó Clinton en un comunicado.

Garland, de 63 años, se mostró claramente emocionado al aceptar en la Casa Blanca su designación para el Supremo, que consideró el "mayor regalo" de su carrera.

La Casa Blanca aseguró que tiene "más experiencia judicial en el ámbito federal que ningún otro nominado para el Tribunal Supremo en la historia", y recordó que en 1997, siete republicanos que aún están en el Senado votaron a favor de su nominación para la Corte de Apelaciones del Circuito del Distrito de Columbia.

Según Earnest, Garland no expresó "ninguna reticencia" en privado a la hora de aceptar un cargo para el que no tiene garantías de ser confirmado en el Senado, y mañana jueves comenzará a tener reuniones con senadores con la esperanza de lograrlo.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual